<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Que no se culpe a nadie por sacarse el carnet de la patria

Pedirle a quien está en el límite de la satisfacción de sus necesidades básicas que rechace el carné de la patria es irresponsable. Lo primero que le viene al pensamiento de quien apenas cubre sus necesidades de alimentación y de servicios básicos es que quienes le invitan a no hacerlo disponen de los recursos para comprar esos bienes y servicios a precio que sea, o a un valor a partir del límite inferior del ofertado por quienes viven de los mercados negros.

Que no se culpe a nadie por sacarse el carnet de la patria

La displicencia “posfactual” en estos tiempos hacia el saber en el campo de la economía de las emociones conduce a ignorar que el impacto de las emociones negativas es superior al de las buenas, y que la información de cosas malas es procesada más a fondo que las buenas, que mueve mucho más evitar pérdidas que obtener ganancias.
La única manera de contrarrestar la negatividad humana es a través de la conciencia de sí y para sí (no la de clases – categoría de la sociología marxista). Se necesita una elevada dosis de ciudadanía y de sentido de propósito entre los factores democráticos para que la gente se decida a alinearse con un rechazo al carné de la patria y negarse al registro de la nómina de los empleados y trabajadores, condiciones éstas necesarias para acceder al subsidio directo a la gasolina y al salario mínimo.
No es lo mismo votar o abstenerse que registrarse o no en el carné de la patria.
Al abstenerse el opositor evita una cola, molestias y el sentimiento inconsciente de que hace el esfuerzo con la seguridad de que no tendrá en lo inmediato nada, incluso puede pensar que el resultado puede cambiar su indeseada realidad por otra peor.
Evento probable: no votará. Por el contrario los sostenedores del régimen tienen el poderoso incentivo negativo de la posibilidad de pérdida si no concurren a votar.
En el caso del carné de la patria opositores y sostenedores del régimen enfrentan una pérdida anticipada más probable en su juicio que un supuesto resultado positivo si acompañan a una élite que no coloca en riesgo su “pellejo”: evento probable: se registrará para obtener su carné de la patria.
Esta arrogancia en el trato hacia la economía como ciencia deja a los factores democráticos en la indigencia política y el régimen con el “sartén por el mango”. No se puede ser ganadero de fin de semana, ni geólogo cuando tiembla, ni médico cuando se enferma y peor poseer esos conocimientos para promover lo contrario de su saber o manipular con la charlatanería.
 
WhatsApp Image 2018-08-24 at 11.44.27 AM
 
Cola en Maracaibo este viernes 24 de agosto para registrarse en el sistema de racionamiento de bienes y servicio
«Carnet de la Patria» (Foto: Cortesía)
 ]]>