<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Queman sede del PSUV en Mérida tras protesta por falta de comida

Lo vecinos, por no lograr comprar leche, arreciaron la manifestación en las calles de Lagunillas, en el centro de la entidad andina, destrozando el Pdval del sector.

La productora y distribuidora de alimentos perteneciente al Estado, Pdval, prometió vender leche la tarde del martes en el sector Lagunillas del estado Mérida. Sin embargo, la venta no se llevó a cabo y el incumplimiento del compromiso inició una protesta pasada las 7:30 de la noche.

La protesta inició con trancas de calles con basura y cauchos quemados, de esta manera, los vecinos de Lagunillas exigían la venta del lácteo. Minutos después, sin tener una respuesta positiva del Pdval del sector, los lugareños decidieron arreciar la manifestación e incendiar una sede del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). 

En esa misma revuelta, un grupo de sujetos encapuchados incendiaron entrada de la Alcaldía del municipio Sucre y destruyeron parte de un depósito del ayuntamiento, al igual que un automóvil de marca Malibú, según informaron funcionarios policiales en el lugar.

Uniformados de Polimérida reprimieron la manifestación con perdigones y gases lacrimógenos, lo cual dio como resultado una decena de heridos y asfixiados. Horas después, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) llegaron al lugar para restablecer el orden.

Jhonny Nava, sub director de Polimérida, informó a medios de comunicación que los funcionarios están trabajando para dar con los responsables de las acciones violentas en Lagunillas, ubicada en el municipio Sucre.

El diputado por el estado Mérida, Carlos Paparoni, informó vía Twitter que hay 11 personas detenidas el día de hoy por estos sucesos.

En este mismo estado pero en el municipio Santos Marquina, específicamente en la población de Tabay, vecinos protestaron porque los «combos de comida» que estaban vendiendo en la zona solo tenían un paquete de 1 kilo de harina de maíz y solo podían volver a acceder al mismo producto en el mismo establecimiento 15 días después.

Frente al limitado acceso al alimento el día de ayer, los ciudadanos se reunieron y acordaron trancar la calle. Sin embargo, un pequeño grupo de personas no identificadas intentaron saquear los centros de comida del sector.

En Tabay, efectivos de Polimérida y de la GNB arremetieron de la misma manera como lo hicieron en Lagunillas.

La tercera protesta del día de ayer en Mérida se dio en Doña Rosa, municipio Libertador, donde vecinos trancaron calles con basura y cauchos quemados obstaculizando así el tránsito vial. Se presume que fue en rechazo a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), pues consideran que no satisfacen las necesidades de los ciudadanos.