¿Quién es Martha Sepúlveda, la mujer que debía morir este domingo?

Este domingo 10 de octubre, Martha, de 51 años, se convertiría en la primera persona con enfermedad no terminal que recibirá la eutanasia en Colombia. Esta mujer de fe la veía como un regalo divino. A última hora, se la suspendieron

¿Quién es Martha Sepúlveda, la mujer que debía morir este domingo?

Martha Sepúlveda es católica practicante. Va a misa los domingos, tiene mucha fe. También una sonrisa que contagia… y Esclerosis Lateral Amiotrófica, ELA, esa enfermedad destructiva e incurable que se lleva a la gente poco a poco y con dolor.

Mañana domingo 10 de octubre, Martha se convertiría en la primera colombiana sin enfermedad terminal (la ELA no entra en esa categoría) en recibir la eutanasia. Ella misma escogió la fecha de su muerte, un domingo, porque es el día que más la conecta con su religión, según le confesó al medio AS.

Pero, a última hora, a las 5.21 pm hora de Colombia, el Comité Científico del Instituto Colombiano del Dolor, decidió suspender la eutanasia.

Pero ¿quién es esa mujer que veía la eutanasia como un regalo divino?

“Lo mejor que me va a pasar es descansar”, le dijo esta mujer al diario digital Ámbito. Y a la cadena Caracol le afirmó: “Estoy más tranquila desde que me autorizaron el procedimiento, me río más y duermo más tranquila”.

Y agregó: “Como el domingo siempre vamos a la iglesia, entonces escogí que fuera un domingo. Desde el primer momento quise como que fuera un domingo. Hablo del procedimiento, la cremación, la entrega de las cenizas y la eucaristía que se haga el mismo día. Que no haya una sala de velación. Me parece que eso alarga el sufrimiento de las personas”, añadió.

Martha nació en Antioquía y tiene 51 años. Hace 3, a los 48, le diagnosticaron ELA. La enfermedad ha avanzado implacable, y ya no la deja caminar. El futuro se sabe: perder gradualmente todas las funciones del cuerpo, estar estática pero con la mente lúcida, hasta solo poder mover los ojos. Depender de otros hasta para lo más mínimo.

Martha cuando aún podía caminar sin mucho dolor. Foto cortesía

“Yo sé que la vida la da la voluntad de Dios. Pero creo que él me está permitiendo esto. Y me está premiando a mí porque no voy a estar postrada en una cama”, agregó a Ámbito.

Quien más apoya a Martha es su hijo Federico, de 22 años. Al principio le costó aceptarlo pero, con el tiempo, entendió a su madre que “ya no vive, sobrevive”, y ahora está “enfocado en hacerla reír”, dice.

Martha Sepúlveda

Martha y Federico, en una época mejor. Foto cortesía

Igual pasa con los once hermanos que tiene la mujer. La apoyan. Pero su madre sí está más reactiva a la idea.

Hasta finales de septiembre, Martha aún trabajaba, en una constructora. Pero cada vez le era más doloroso moverse. Y ya con la autorización para acabar con el sufrimiento, decidió renunciar. Mientras tanto, desde su casa de Bello, al norte del Valle de Aburrá, planificó los detalles de su despedida.

Martha Sepúlveda solicitó el 27 de julio, al estado colombiano, la autorización para su eutanasia. El 6 de agosto recibió respuesta afirmativa. Se suponía que ocurriría en Medellín, mañana domingo 10 de octubre. Y la convertiría en la persona 158 que recibe el procedimiento en Colombia. Ahora Martha vuelve al limbo.