<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Sustituto de Rafael Simón Jiménez ante el CNE es miembro del partido de Henri Falcón

La jugada le duró poco al gobierno de Nicolás Maduro. Siempre puede más el interés y, menos de dos meses después, Rafael Simón Jiménez se retira de un CNE nombrado a dedo por el oficialismo. Su puesto lo asume ahora Leonardo Morales, integrante de la dirección nacional de Avanzada Progresista

Sustituto de Rafael Simón Jiménez ante el CNE es miembro del partido de Henri Falcón

Ya hay un sustituto para Rafael Simón Jiménez, vicepresidente del Consejo Nacional Electoral, quien renunció el jueves 6 de julio a su cargo. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) designó a Leonardo Morales como rector y nuevo vicepresidente del CNE.

Leonardo Morales es politólogo, aunque también es integrante de la dirección nacional de Avanzada Progresista, el partido del exgobernador de Lara Henri Falcón, quien se lanzó a las elecciones presidenciales contra Nicolás Maduro, a pesar que la oposición no quiso participar por denuncias de fraude.

Los expertos señalan que Morales no podía ser designado porque, al ser integrante de una partido, se viola la ley. Además, el exvicepresidente del CNE debía ser sustituido por el rector Delpino, según el reglamento.

¿Por qué renunció Jiménez?

Lo hizo para lanzarse como diputado a la Asamblea Nacional, en las cuestionadas elecciones convocadas por el gobierno de Nicolás Maduro.

Jiménez no duró ni dos meses en el cargo. El nuevo Consejo Nacional Electoral fue conformado el 12 de junio de este año.

Fue muy criticado porque se hizo irregularmente a través de la Sala Constitucional del TSJ, para poder convocar unas elecciones apresuradas por el gobierno de Maduro para renovar un poder legislativo que le es adverso y que no ha podido opacar con la Asamblea Nacional Constituyente, un organismo paralelo que creó el mismo gobierno.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, formado por magistrados afectos al chavismo, designó un nuevo CNE el viernes 12 de junio. El organismo nombró a dedo como rectores a un grupo de personas también vinculadas con el oficialismo y unos presuntos opositores que, en realidad, aceptan unas reglas de juego cuestionadas por la oposición más consolidada. Entre ellos estaba Rafael Simón Jiménez.

La jugada les duró poco. Siempre puede más el interés y, menos de dos meses después, Jiménez (que se suponía representaba a esa oposición negociada) se retira supuestamente para lograr un curul en la futura Asamblea Nacional, dicen que por el estado Miranda.

Constantes ataques a la verdadera Asamblea

Analistas políticos y dirigentes anticiparon que con ese CNE, la oposición real quedará al margen de los próximos procesos electorales. Ni el régimen de Maduro ni sus actos discrecionales son reconocidos por unos 60 gobiernos democráticos de corte occidental.

Desde 2015, el Parlamento es aniquilado en cámara lenta. En diciembre de ese año, la oposición ganó la mayoría absoluta a través de una hoy desaparecida coalición de partidos de centro, derecha e izquierda llamada MUD. En 2017, y después de varias otras acciones para restarles autoridad,  el gobierno de Maduro decidió armar en paralelo otro parlamento, al que llamó Asamblea Nacional Constituyente, con unas elecciones en las que solo participaron delegados oficialistas.