Raúl Isaías Baduel murió de un presunto infarto en el Helicoide

A los 66 años murió el exministro de Defensa de Hugo Chávez, exgeneral y preso político durante 12 años. Tenía covid-19, lo que le produjo el paro cardíaco, según la versión oficial. La familia, que lo vio tres días antes, lo niega. Desde hace muchos años, y según denuncian, el militar sufría malos tratos, condiciones inhumanas y enfermedades

Raúl Isaías Baduel murió de un presunto infarto en el Helicoide

Raúl Isaías Baduel, prisionero político del chavismo desde hace 12 años, exministro de la Defensa de Hugo Chávez y general del Ejército, murió hoy 12 de octubre de un infarto producto del covid-19, según la versión oficial del régimen de Nicolás Maduro. Tenía 66 años.

La versión oficial la difundió el fiscal general Tarek William Saab en un tuit que, más que informar, parecía una excusa:

“Lamentamos el fallecimiento del general Raúl Isaías Baduel, de un paro cardiorespiratorio producto del covid, mientras se le aplicaban los cuidados médicos correspondientes y recibido la primera dosis de la vacuna. Transmitimos nuestras condolencias a sus familiares y amigos”, escribió.

¿Por qué tanta explicación? Pues porque durante años, los familiares de Baduel denunciaron malos tratos, aislamiento, falta de tratamiento médico y varias patologías causadas por las condiciones de malvivir del general retirado.

La actitud de Tarek William Saab es similar a la que mantuvo cuando la muerte de Fernando Albán. En esa ocasión también anunció la muerte del concejal opositor y dio la causa de muerte, supuesto suicidio, lo que resultó no ser verdad. De hecho, luego el mismo Ministerio Público abrió una investigación al respecto, debido a la presión internacional.

Lea también: Caso Fernando Albán: 2 mentiras, 2 contradicciones y 1 amenaza de Tarek William Saab

Familia Baduel desmiente covid

La viuda del general Baduel , Cruz María Zambrano, dijo en declaraciones a la periodista Carla Angola, del canal EVTV, que su esposo no tenía covid.

“No nos han dicho nada, llamé a una persona cercana  y me dicen que esta confirmado, que había fallecido”

“El no tenia covid,  no es verdad. A el cuando lo sacaron de la Tumba no tenía covid, lo vacunaron antes se sacarlo, aproximadamente siete días antes”, dijo la señora Baduel.

En mas de dos años no se nos había permitido que los abogados o visitaran. Lo vi hace cuatro semanas, antes de que lo sacaran de La Tumba”, agregó.

Baduel estaba en el Helicoide desde 2017, acusado de conspiración, pero sin juicio. Desde finales de 2020 y hasta mediados de 2021 estuvo aislado, lo que denunciaron sus familiares. Esta era la segunda vez que estaba preso. Anteriormente estuvo en calabozos del Sebin por acusaciones de corrupción. En total, Baduel estuvo más de doce años privado de libertad.

Varios movimientos de defensa de los derechos humanos, incluyendo Amnistía Internacional, abogaron inútilmente a su favor, para que le concedieran condiciones dignas de reclusión y atención médica.

VTV justifica reclusión

Por su parte, los servicios de propaganda del régimen entre ellos el portal en Internet del canal de señal abierta VTV, justificaron de algún modo las condiciones de detención de Baduel y las causas del proceso.

“El año pasado, en el 2020, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró inadmisible la solicitud de avocamiento propuesta por el abogado defensor de Baduel, imputado por la presunta comisión de los delitos de Traición a la Patria e Instigación a la Rebelión, previstos y sancionados en los artículos 465 numeral 25 y 481 del Código Orgánico de Justicia Militar, en la causa que cursa ante el Tribunal Militar Primero de Primera Instancia en Funciones de Control del Circuito Judicial Penal Militar del Área Metropolitana de Caracas”, dijo en una nota anunciando el fallecimiento.

El avocamiento es una figura excepcional “que permite a un superior conocer un caso cuyo conocimiento, correspondería normalmente a un inferior. En Venezuela, es una potestad común de las Salas del Tribunal Supremo de Justicia”, recuerda el diccionario jurídico de la ONG Acceso a la Justicia.

“Debe tratarse de un caso de manifiesta injusticia, o cuando a juicio de la Sala existan razones de interés público o social que justifiquen la medida o cuando sea necesario restablecer el orden de algún proceso judicial que lo requiera en razón de su trascendencia e importancia”, es una de las razones.

“Que en el juicio cuya avocación se solicite, exista un desorden procesal de tal magnitud que exija su intervención”, agrega.

La defensa de Baduel reiteradamente denunció las irregularidades en este proceso y sus motivaciones  políticas. Baduel fue, en efecto  uno de los presos  políticos más notables del régimen chavista que ahora encabeza Nicolás Maduro.

“La sentencia N° 25-2020, con ponencia de la vicepresidenta de la Sala de Casación Penal, magistrada Elsa Janeth Gómez Moreno, señala que la petición planteada fue declarada inadmisible luego de constatarse el incumplimiento de las regulaciones exigidas en el ordenamiento jurídico venezolano, para la procedencia de tal solicitud”, dice VTV.

La visión de los vencedores

“En 2007, el Comandante Hugo Chávez calificó al General retirado como un traidor de sus principios militares. En ese orden, Chávez manifestó que Baduel se prestó a intereses políticos de los grupos de derecha y respaldó actos desestabilizadores contra la Revolución Bolivariana”.

“Raúl Isaías Baduel ha caído en un foso, pareciera que era inevitable (…) yo, más del sentimiento hacia él, debo decir que nos dio una puñalada tras afirmar que si se aprueba la Reforma Constitucional (2008) estábamos dando un golpe de Estado contra Venezuela”, dijo Chávez.

La Fiscalía General Militar imputó en 2009 a Baduel por la sustracción de 11 millones de Bolívares (un millón 741 mil dólares), agrega sin precisar que Baduel cumplió sentencia por ese caso y luego de liberado fue devuelto a la cárcel por otras acusaciones nunca juzgadas.

Su papel como militar

Baduel fue uno de los cuatro fundadores del Movimiento Bolivariano Revolucionario, el primer partido de Hugo Chávez. En 2002 lideró la restitución en el poder de Chávez.

Baduel

Fue comandante general del Ejército venezolano desde enero de 2004 hasta julio de 2006, y ministro de la Defensa de junio de 2006 hasta julio de 2007. Durante su gestión se logró la politización de la Fuerza Armada venezolana.

Cuando él era ministro en las entradas del Fuerte Tiuna, principal bastión militar en Caracas, que se colocó una pancarta gigante con la proclama “Patria, Socialismo y Muerte”. Ese sería  el lema que, en ese entonces, esgrimía siempre Hugo Chávez, hasta su propia muerte.

En 2007, sin embargo, por apoyo a la democracia, defendió los resultados de la votación de la Enmienda Constitucional que buscaba Chávez para perpetuarse legalmente en el poder. Eso le valió el odio del régimen.

En 2009, el régimen chavista finalmente lo detuvo tras armarle un caso de presunta corrupción. Primero con Hugo Chávez y después con Nicolás Maduro se iniciaron sistemáticos tratos inhumanos que solo se detuvieron, momentáneamente, en agosto de 2015, cuando salió en libertad condicional porque no se le pudo probar ninguna acusación.

Fue encarcelado nuevamente en 2017. Esta vez, el chavismo-madurismo presentó un expediente por supuesta traición.

Por orden del gobierno de Nicolás Maduro en 2018 fue degradado de todos sus títulos militares.

 

El 11 de abril de 2002, la historia sin fin

Han pasado 19 años y aún los lamentables sucesos del 11 de abril de 2002 se intrican como una maraña de mentiras. Unas pocas certezas, sin embargo, relucen: la renuncia de Chávez, sus lágrimas en la Orchila y los 19 muertos que dejó la impresionante marcha a Miraflores. El gobierno no ha querido saldar la deuda y de las 79 investigaciones abiertas solo cuatro llegaron a juicio