<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Relaciones con América Latina no serán prioridad para el nuevo presidente de EEUU

James Lindsay, analista del Council of Foreign Relations, aseguró que la mayor mancha en la región es el futuro político de Venezuela. Dijo que el gobierno de Barack Obama se ha alejado para no lucir como un actor parte en la crisis.

Relaciones con América Latina no serán prioridad para el nuevo presidente de EEUU

No creo que el próximo presidente de Estados Unidos eleve las relaciones con América Latina a nivel de alta prioridad. En general las relaciones son buenas obviamente la mayor mancha es el futuro de Venezuela y lo que sucederá”, afirmó James Lindsay vicepresidente y director de estudios del Think Tank Council of Foreign Relations.

Para el analista los planes y la forma actual de lucha contra el narcotráfico en la región tampoco será modificada, esto sin importar quien resulte triunfador en la contienda electoral de noviembre en Estados Unidos.

El especialista en política exterior de Estados Unidos dijo: “Venezuela es obviamente un país con inestabilidad y una profunda crisis, por lo menos en lo económico. Para nadie es mentira que el señor Maduro no es un seguidor de Estados Unidos y trata de justificar su gobierno y explotar que su situación actual de crisis deriva de Washington”.

Indicó que no sabe cómo se va a desarrollar la situación de Venezuela, pero aseguró que indudablemente, por su gran riqueza petrolera, es una nación con importante influencia en América Latina.

“Pase lo que pasé en el país será significativo no sólo para América Latina sino para Estados Unidos. El gobierno del presidente Barack Obama, por lo que percibo, ha hecho todo lo posible por no inmiscuirse o lucir como un actor parte de lo que sucede en Venezuela, al punto que puede resultar decepcionante para ciertos grupos que esperan mayor apoyo”, argumentó.

Explicó que las últimas elecciones han modificado un poco el panorama. “Las parlamentarias venezolanas mostraron la esperanza de un cambio, que es la perspectiva de Washington. Nuevos gobiernos comprometidos con mejores respuestas para alcanzar un mayor éxito”, aseveró.

Sin embargo, aseguró que en Nicaragua el presidente Daniel Ortega será reelecto en los próximos comicios del 6 de noviembre tras ser anulada la oposición por decreto del Tribunal Supremo e inhabilitación del Consejo Supremo Electoral.

Lindsay agregó que en Washington se siguió de cerca lo que pasó en Brasil con el juicio a la ahora ex presidenta Dilma Rousseff, por la prueba que representó para las instituciones del país ante tantos escándalos de corrupción, un problema que considera endémico en la región y que afecta la política de todos los países.

¿Y Cuba? Sobre las relaciones con la isla, el experto aseguró que ha sido el presidente Obama el que ha dado los primeros pasos para el acercamiento, mientras que el Congreso ha impedido un mayor vínculo.

Lindsay indicó que el año pasado Obama debió utilizar órdenes ejecutivas para aumentar las interacciones de los estadounidenses con Cuba y de las empresas norteamericanas con la isla, por la negativa del Legislativo de aceptar esos cambios. Sin embargo, dijo que no se pudo persuadir al gobierno para desmontar el embargo.

“No veo como en el futuro cercano se pueda votar para eliminar la medida. Para mí la pregunta más pertinente es si el próximo presidente, mantendrá esa política. Por el momento parece que la ex secretaria de Estado Hillary Clinton si lo hará. Del señor Trump no se sabe, en parte, porque no ha sido crítico de esa propuesta de Obama”, concluyó.

Lecciones bolivianas

Sencillo y simplista es ver el resultado de las elecciones en Bolivia desde la óptica polarizante. Ramón Guillermo Aveledo propone otra mirada que permite, incluso, extraer un aprendizaje. O varios: para cada bando hay