Rihanna se convierte en la héroe nacional de la nueva república de Barbados

Rihana se suma a un selecto grupo de otros diez conciudadanos designados héroes nacionales de Barbados, que el martes se desvinculó de la Corona británica y se proclamó como una república

Rihanna se convierte en la héroe nacional de la nueva república de Barbados

Justo después de convertirse en la república más nueva del mundo, Barbados declaró oficialmente héroe nacional a su ciudadana más famosa, la cantante Rihanna.

Este país ya había otorgado el título de embajadora extraordinaria y plenipotenciaria a la varias veces ganadora del premio Grammy y le encargó la promoción del turismo y la educación.

La autora de «Umbrella» o «Diamonds» ha infundido «imaginación al mundo a través de la búsqueda de la excelencia con su creatividad, su disciplina y, por encima de todo, su extraordinario compromiso con su tierra natal», dijo la primera ministra Mia Mottley a los dignatarios reunidos en las celebraciones del martes.

«De parte de una nación agradecida y de un pueblo todavía más orgulloso, te distinguimos con la designación de héroe nacional de Barbados, embajadora Robyn Rihanna Fenty», dijo Mottley invitando a la estrella a juntarse con ella.

Mottley también alabó los orígenes humildes de Rihanna, nacida hace 33 años en Saint Michel y criada en la capital Bridgetown.

Aprovechando su éxito musical, la cantante ha levantado un imperio del maquillaje y la moda, con unas ganancias que empequeñecen las de otras superestrellas como Madonna o Beyonce.

Forbes estimó en agosto que tenía una fortuna de 1.700 millones de dólares, de los que 1.400 procedían de su compañía de cosméticos Fenty Beauty, una asociación con el gigante de la moda francés LVMH.

Rihana se suma así a un selecto grupo de otros diez conciudadanos designados héroes nacionales de Barbados, que el martes se desvinculó de la Corona británica y se proclamó como una república.

Adiós a la reina

Barbados se convirtió oficialmente en una república el lunes por la noche en una ceremonia en la que la reina Isabel II dejó de ser la jefa de Estado de la isla.

Independiente del Reino Unido desde 1966, Barbados celebró su transición de monarquía a república después de unos cuatro siglos de sumisión a la monarquía británica.

La isla conocida por sus playas paradisíacas, su ron y por ser la cuna de la superestrella mundial Rihanna, tiene como jefa de Estado a una mujer, Sandra Mason, hasta ahora gobernadora general del país, tras su elección el 21 de octubre.

Mason juró su cargo la medianoche del lunes en la capital del país, Bridgetown, en una ceremonia oficial en la que también se sustituyó el estandarte real por la bandera presidencial.

«Yo, Sandra Prunella Mason, juro ser fiel y guardar verdadera lealtad a Barbados de acuerdo con la ley, con la ayuda de Dios», dijo la nueva presidenta.

En uno de los primeros actos de la nueva república, la primera ministra Mia Mottley otorgó a Rihanna el título de héroe nacional por haber infundido «imaginación al mundo (…) y, por encima de todo, por su extraordinario compromiso con su tierra de nacimiento».

Commonwealth

La ceremonia, a la que asistieron el príncipe Carlos, hijo mayor de Isabel II, y Rihanna, no estuvo abierta al público, a pesar de que se había suspendido el toque de queda por la pandemia para que los residentes pudieran disfrutar de los festejos, que incluyeron fuegos artificiales en toda la isla.

«No estoy muy emocionado de que Barbados se convierta en una república, simplemente porque la gente realmente no sabe realmente que nos estamos convirtiendo en una república», dice Ian Trotman, un fabricante de textiles de 58 años que echó de menos una campaña informativa para los habitantes.

Barbados sigue siendo miembro de la organización de la Commonwealth, como señaló el lunes el primer ministro británico, Boris Johnson, en un comunicado.

«Seguiremos siendo amigos y aliados incondicionales, aprovechando las afinidades y conexiones duraderas entre nuestros pueblos y el vínculo especial del Commonwealth», escribió Johnson.

Durante su estancia en Barbados, el príncipe de Gales fue foco de críticas por unos comentarios que supuestamente hizo hace unos años sobre el color de piel de los futuros hijos de su hijo Harry y Meghan Markle.

Las declaraciones, recogidas en un libro que se publicará el martes, fueron desmentidas por la oficina del príncipe Carlos: «Esto es ficción y no merece más comentarios», dijo un portavoz de la corona británica.

Los problemas de la influencia británica y el racismo fueron dos elementos clave en la decisión de Barbados de convertirse en república, ya que el legado de siglos de esclavitud sigue marcado a fuego en la isla.

Prejuicios del pasado»

Varias voces en Barbados criticaron que la primera ministra Mottley invitara al príncipe Carlos -heredero de la corona británica- a la toma de posesión de Mason, y que le concediera la Orden de la Libertad de Barbados, el más alto honor nacional.

«La familia real británica es una fuente de explotación en esta región y, hasta ahora, no han ofrecido una disculpa formal ni ningún tipo de reparación por los daños sufridos», dijo Kristina Hinds, profesora de relaciones internacionales de la Universidad de las Indias Occidentales en Barbados. «No veo cómo alguien de la familia puede recibir este premio».

Para algunos activistas como Firhaana Bulbulia, fundadora de la Asociación Musulmana de Barbados, el colonialismo británico y la esclavitud son responsables de la inequidad moderna de la isla.

«La desigualdad económica, la capacidad de poseer tierras e incluso el acceso a los préstamos bancarios tienen mucho que ver con las estructuras construidas a partir de la dominación británica», afirma Bulbulia, de 26 años.

«Las cadenas físicas (de la esclavitud) se han roto y ya no las llevamos, pero las cadenas mentales permanecen en nuestras mentes», asegura.

Venezuela se estrena como productor de quinoa

Hasta ahora solo era posible encontrar en el mercado quinoa de otros países. Finalmente, una alianza entre un productor de Escagüey, en Mérida, y la empresa Alimentos Arawak hace posible el cultivo y la comercialización de este súper cereal, como lo denominó la OMS

Tedros Adhanom insiste: "La pandemia está lejos de terminar"

Ante los periodistas, en un principio y contrario a otras autoridades reconocidas, acusó a la nueva cepa de "desbordar" los centros de salud "incluso en los casos de menor gravedad". Luego admitió que "ómicron es tal vez menos grave en promedio, pero decir que se trata de una enfermedad benigna es inexacto"