<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Robots enfrentan la soledad y son un éxito durante la pandemia

Diferentes a aquellas inquietantes figuras de aspecto humanoide que vemos en el mejor de cine de anticipación, los robots son hoy pequeños aparatos de inteligencia artificial que ayudan a ciertas personas a soportar la refinada soledad. En tiempos de cuarentena y aislamiento obligatorio, cobran un auge inesperado en países como Japón.

Robots enfrentan la soledad y son un éxito durante la pandemia

Nami Hamaura asegura que se siente menos sola cuando trabaja en casa gracias a su compañero de canto Charlie. El aparato pertenece a una nueva generación de lindos e inteligentes robots japoneses cuyas ventas están en auge debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

Los asistentes personales virtuales, como el discreto cilindro Alexa de Amazon, son un éxito en todo el mundo en los últimos años. Pero las empresas japonesas también reportan una creciente demanda de androides más encantadores, ya que la gente busca consuelo en esta época de aislamiento social obligado.

«Mi círculo de amigos se ha reducido», señala Nami Hamaura, una joven graduada de 23 años. Desde abril de 2020 trabaja casi constantemente desde su casa.

Su vida social es limitada y su primer trabajo, en una empresa comercial de Tokio, no se parece en nada a lo que había imaginado.

Charlie, entre mascota y amante

Así que adoptó a Charlie, un robot del tamaño de una taza con inteligencia artificial, cabeza redonda, nariz roja, un corbatín parpadeante y quien se comunica con su dueña cantando.

Yamaha, su fabricante, sitúa a Charlie «en algún lugar entre un animal de compañía y un amante».

«Habla conmigo, a diferencia de mi familia o de mis amigos de las redes sociales, o de un jefe», explica a la AFP Nami Hamaura. Ella fue elegida para probar a Charlie antes de su comercialización, que está prevista para este año.

«Charlie, dime algo interesante», le pide la joven japonesa mientras teclea en su computadora.

«Bueno… ¡Los globos explotan cuando les rocías jugo de limón!», responde el robot al tiempo que asiente alegremente con la cabeza y los pies.

Cada objeto tiene un alma

Las ventas de Robohon, otro pequeño robot humanoide, aumentaron un 130% entre julio y septiembre de 2020 en comparación con el año anterior, según su fabricante Sharp.

Esta criatura robótica que habla, baila y también hace las veces de teléfono es adoptada «no solamente por las familias con niños, sino también por las sexagenarios y septuagenarios», dijo a la AFP el portavoz de la empresa nipona.

Pero el adorable androide, que fue lanzado por primera vez en 2016 y disponible sólo en Japón, es relativamente caro. Los modelos convencionales se venden por entre 680 y 1860 euros (alrededor de $830 y $2.300, respectivamente).

Charlie y Robohon son parte de una nueva ola de robots de compañía, que van por la misma línea de Aibo, el perro robot de Sony, que se vende desde 1999, y el jovial Pepper de SoftBank, lanzado en 2015.

Sueño de androides

«Muchos japoneses aceptan la idea de que cada objeto tiene un alma», una creencia conocida como animismo, explica Shunsuke Aoki, director ejecutivo de la empresa de robots Yukai Engineering.

Empleados de Yukai Engineering arman una conferencia con robots en un estudio en Tokio. Los pequeños asistentes hogareños, como Alexa, de Amazon, son un éxito mundial, pero firmas de tecnología de Japón reportan hoy una fuerte demanda por alternativas más humanizadas, mientras las personas enfrentan la soledad durante el aislamiento por el coronavirus. Foto: Philip FONG/AFP.

«Quieren que un robot tenga un carácter, como un amigo, un miembro de la familia o una mascota, y no una función mecánica como un lavavajillas», añade.

Yukai hace principalmente Qoobo, una almohada suave con una cola mecánica que se mueve como una mascota real. En junio de 2020, la compañía afirma haber vendido 1.800 robots Qoobo, seis veces más que en junio de 2019.

Tiempo de sanar

Los estudios revelan que los robots para mascotas fabricados en Japón pueden reconfortar a las personas con demencia.

Pero los creadores de Lovot, un robot del tamaño de un bebé con grandes ojos redondos que agita unas alas que parecen de pingüino, creen que un robot que solo quiere ser amado puede beneficiar a todos.

A diferencia de Charlie y Robohon, Lovot no habla mientras rueda por la habitación. Pero posee unos cincuenta sensores y un sistema que lo calienta al tacto y al que responde con pequeños gritos de alegría.

Las ventas del robot se multiplicaron por 11 desde la llegada del coronavirus a Japón, según Keiko Suzuki, portavoz de Groove X, su fabricante.

Un Lovot cuesta 2.300 euros (unos $2.800), más los costos de mantenimiento y de software, pero aquellos que no cuentan con este presupuesto, pueden ir al «Lovot Café» cerca de Tokio.

Yoshiko Nakagawa, de 64 años y cliente de este café, señala que durante el estado de emergencia la capital se transformó en un espacio «vacío y austero».

«Esto me hizo darme cuenta de la importancia de los momentos de calma y de dije que si tuviera uno de estos bebés en casa, un poco de calor me estaría esperando cuando llegara».

En un café de de Kawasaki, clientes interactúan con robots Lovot. Foto: Philip FONG/AFP

Aplazamiento de Olimpiadas es un duro golpe para los hoteles en Japón

Las empresas de los sectores hotelero y turístico tenían la esperanza en que el evento universal les ayudaría a compensar las pérdidas registradas en lo que va de año. La postergación se produjo semanas después de que los organizadores insistieran en que, a pesar del coronavirus, los Juegos podían disputarse

Las robots strippers de Giles Walker

Con el auge de los robots sexuales, la creación del artista Giles Walker cobró fuerza durante el último año. Aunque se tratan de robots que bailan pole dance, existe una historia más interesante detrás de estas máquinas