RTVE pasará a manos de Podemos tras decisión de Pedro Sánchez

La más reciente decisión  del presidente español, Pedro Sánchez ha causado revuelo en la nación Europea tras concederle la presidencia del canl RTVE al partido de izquierda Podemos, al mando de Pablo Iglesias, quien designó al periodista, Andrés Gil como nuevo jefe del medio, lo que ha causado revuelo y descontentos en las demás agrupaciones politicas.

RTVE pasará a manos de Podemos tras decisión de Pedro Sánchez

Lo que má smolestias causó fue la manera en que negociaron la presidencia y el toma y dame de nombres barajados para que Sánchez terminara por aceptar a Gil, quien trabajo en medios como El País, y revista Prisa, entre otros. En la actualidad se desempeña como redactor jefe de política en Eldiario.es.

Otra causa de molestias fue la actitud de Iglesias, quien se mostró con ansias de poder y no conforme con tener el control de RTVE solicitó que se le concediera jurisdicción sobre la agencia de noticias EFE, informó el diario español El País.

Desde Bruselas, el presidente del Gobierno no quiso confirmar ni desmentir ese acuerdo con Iglesias y relacionó toda esta controversia de nuevo con su situación de minoría parlamentaria. “Necesitamos el concurso de más grupos”, dijo, y acto seguido les pidió a esos partidos, con los que fraguó la moción de censura hace 27 días, “generosidad y responsabilidad para llegar a un acuerdo” con él y con los propios trabajadores de la corporación pública.  Sánchez destacó la necesidad de convertir RTVE “en un servicio público veraz, objetivo e independiente” y ofrecer un horizonte de estabilidad”. El líder socialista apeló a sus socios a “anteponer intereses comunes de regeneración democrática a los intereses de cada partido”.

La candidatura de Gil se complicó mucho durante el día, como pasó el jueves con las de Escolar y Pardo de Vera. El nombramiento depende de la aprobación de la mayoría absoluta del Congreso, para la que es fundamental el voto de los nacionalistas e independentistas. Tienen que estar todos. Solo con que fallara el PNV —que dejó claro a EL PAÍS que no apoyará a Gil por la forma en que se ha negociado, sin contar con ellos—, ya no saldría.

El viernes hubo nuevas reuniones entre el PSOE y Podemos y todo parece abierto hasta el lunes a las 12.00, cuando finaliza el plazo para presentar la lista de consejeros que deberá ser votada en el pleno del Congreso esa tarde. En el Gobierno insisten en que tienen otros candidatos que suscitarían más consenso, pero aún no se han puesto encima de la mesa y de momento el acuerdo que incluye la candidatura de Gil no se ha roto. El fin de semana será sin duda clave.