Saime para extranjeros: desprecio a la condición humana y retrasos absurdos

Venezuela no solo tiene un pasaporte caro y sin poder, sino que su servicio de identificación, migración y extranjería también hace pasar por diversas dificultades a cualquier ciudadano. Esta es la historia de un extranjero que, a pesar de pagar y visitar constantemente la sede que le impusieron, todos los días ruega por que salga un permiso o el documento que necesita para viajar y ver a su madre enferma

Saime para extranjeros: desprecio a la condición humana y retrasos absurdos

Cualquiera que no sea venezolano o residente en Venezuela podría leer la web y redes sociales del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) y estar tentado a creer en sus publicaciones. Pero la realidad sobre las entregas de pasaportes, visados y permisos dista de ser un proceso sencillo y los testimonios sobran, en especial cuando se es extranjero.

Desde hace algunos años los extranjeros en Venezuela solo tienen disponible una oficina del Saime para solicitar cualquier trámite, ubicada en Coche, Caracas. El hecho de que sea la única para toda la población extranjera se ha traducido en una sola cosa: mínima atención, atropellos y corrupción, confiaron testigos a El Estímulo.

Lo más simple, como pasar la visa de residente vigente a un pasaporte nuevo (recuento de visa) puede tardar más de tres años y si el Saime no la otorga, el extranjero no tiene permiso para salir de Venezuela. Además, hay que decir que en otros países el proceso no existe: solo debes llevar la visa en el pasaporte viejo anexada.

Una historia de oprobio

Para contextualizar está este relato de un extranjero que, habiendo hecho el proceso con anticipación, solo ha recibido dos largos años de espera y la negativa de un permiso para salir a ver a su madre enferma. Su historia la cuenta con resguardo de su nombre por temor a represalias que puedan dilatar más su trámite kafkiano.

«Nosotros, los extranjeros, estamos en la obligación de hacer un recuento de nuestra visa cuando nuestro pasaporte que tiene la visa vigente caduca. No, no es como en Estados unidos que uno puede entrar con los dos pasaportes.

Ese recuento muchos de nosotros lo esperamos desde varios años. En lo personal, lo estoy esperando desde hace 3 años. Nos cobraron una suma importante por el trámite, nos lo anularon – sin reembolso-, volvieron a cobrarlo y seguimos esperando.

Mientras tanto, cada vez que queremos salir del país, hay que pedir un permiso al Saime. Sí, entendieron bien, los extranjeros tenemos que pedir permiso al Gobierno para salir de un país que no es nuestro. Si salimos sin ese permiso, perdemos nuestra condición.

Total que, para todos los extranjeros, hay una sola oficina que hace ese trámite: El Saime de Coche. Esa también es la única sede donde los extranjeros tenemos que pedir nuestra prorroga de visa, nuestra cédula.

El maltrato en esas oficinas es de verdad abismal. En septiembre de 2020, para mi permiso de viaje, me hicieron esperar 12 horas parado.

Cada vez que alguien intentaba sentarse, había una persona que exigía que nos metiéramos en la cola. 12 horas después, cuando finalmente me llaman para ese permiso, me dicen que no me lo van a dar. Aluden que mi vía es irregular y me confiscan mi cédula.

En otras palabras, no podía salir del país, pero yo ya estaba en una situación ilegal.

Al día siguiente, luego de otras largas 8 horas de atropello y gracias al hecho de que me presente con un abogado, logré hablar con un funcionario de alto rango. La persona se disculpó por el error que habían cometido.

Total que ese atropello fue porque yo había protestado contra el maltrato de los funcionarios hacia la gente. Ese día me prometieron mi recuento.

Cuatro meses después, vuelvo al Saime porque necesito salir del país. Mi madre estaba hospitalizada en República Dominicana, sola, y con graves problemas de salud. Me presento el lunes y el Saime estaba cerrado. Voy al día siguiente y me informan que el recuento no está listo.

Me había adelantado a esa negativa y llevé la sopotocientas cantidad de papeles que piden para un bendito permiso de salida, y me dicen que no me lo pueden dar porque toca por número de cédula. Según esa regla, mi turno son los lunes, pero mala suerte: el Saime para extranjeros estaba cerrado el lunes siguiente al igual que la semana anterior.

Les explico que es una emergencia, que mi madre puede morir y que les puedo procurar un papel de un médico. Me dicen que no, que tiene que ser el próximo lunes y que no se podía hacer nada. Pero ese día ya sería demasiado tarde: mi mamá estaba en condición de ser repatriada a mi país, en Europa.

También me dice que una vez entregados los papeles, se necesitan 5 días más para que se otorgue el permiso de viaje.

Todo ese zaperoco por salir de un país que no es mío, por la incapacidad de cumplir con su deber a pesar de que cumplí a cabalidad todos los pasos necesarios.

Esta es mi historia, una entre tantas otras de la oficina del Saime para extranjeros. Pero no es nada, si hablamos del Saime para extranjeros».