<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Sara Fernández: 83,3% de los casos de femicidios en Venezuela ocurren en el hogar (+ Audio)

La migración que ha provocado la crisis humanitaria venezolana ha llevado a la mujer a un grado de vulnerabilidad mayor. Sara Fernández, abogada y oficial de incidencia del Cepaz, puntualizó que cuando la mujer que emigra se enfrenta a riesgos

Sara Fernández: 83,3% de los casos de femicidios en Venezuela ocurren en el hogar (+ Audio)

El caso de las muertes de Eliannys Martínez y Eduarlis Falcón, de 17 y 20 años respectivamente, causó alarma, no solo en Turén, donde sucedieron, sino en toda Venezuela. Los casos de femicidios en el país muestran estadísticas que han ido creciendo y que evidencian el grado de vulnerabilidad que tienen muchas mujeres en el país.

Sara Fernández (@Saracfr), abogada y oficial de incidencia del Cepaz, dio a conocer el resultado del más reciente estudio del Observatorio Digital de Femicidios. El mismo señala que en el mes de enero se produjeron 18 muertes, lo que significa que una mujer fue asesinada cada 38 horas por formas extremas de violencia de género, causadas por odio.

“El último informe del Centro de Justicia y Paz (Cepaz) realizado en enero, muestra que murieron 18 mujeres. Pero, entre muchos de los factores preocupantes en las estadísticas del estudio, señala que el 83.3% de las mujeres fueron asesinadas en el hogar. Precisamente el lugar que debe ser el más seguro, resultó ser el más violento”.

Según la abogada, estos casos se maximizan en tiempos de aislamiento por la pandemia. “Muchas veces las mujeres han quedado encerradas con el agresor y esto es grave, no solo por el hecho de la muerte en sí, sino en lo que hay en su entorno. En enero vimos el caso de una mujer que fue asesinada y dejó dos hijos pequeños, estos niños presenciaron el hecho”.

El estudio del Cepaz mostró que no hay características homogéneas de las víctimas, por lo que cualquier mujer puede serlo. El rango de edad en enero sí dice que el 44.5% de las víctimas tenían entre 22 a 42 años.

“En la mayoría de los casos encontramos que pueden haber vínculos entre la víctima y el agresor, es lo que llamamos femicidio íntimo. El 27.8% de los casos eran miembros de la misma familia, es decir tíos, primos, hermanos. Esto significa que la violencia contra la mujer se inscribe en un plano estructural de prácticas discriminatorias, que se reflejan y se reproducen en la cotidianidad”.

Otro de los datos del estudio revela que el 16,7% de las víctimas estuvo desaparecida antes del hallazgo del cadáver. Una de ellas era una adolescente y fue víctima de ataque sexual. Las otras dos tenían edades comprendidas entre 22 y 25 años.

El estado con más casos fue Miranda con 27.8%, seguido por Distrito Capital y Falcón con 11.1%. “Y algo delicado. Pudimos constatar, tanto en el último reporte como en anteriores, que el 94.4% de los casos de femicidio no se hace referencia a una denuncia previa. Esto nos deja ver la falta de motivación para denunciar hechos de violencia y una falta de confianza en el sistema judicial”.

Fernández agregó que el 38.9% de los casos de femicidio se cometieron con arma blanca y el 33% con las propias manos del agresor. “Esto demuestra el alto nivel de violencia que existe”.

La migración ha sido un caldo de cultivo

La migración que ha provocado la crisis humanitaria venezolana ha llevado a la mujer a un grado de vulnerabilidad mayor. Sara Fernández, abogada y oficial de incidencia del Cepaz, puntualizó que cuando la mujer que emigra se enfrenta a riesgos.

“La migración impacta de forma diferenciada a la mujer. En el trayecto puede ser víctima de violencia sexual o de estas bandas de trata, aunque también puede que no cuente con redes de apoyo en los países de destino, eso las expone a una mayor vulnerabilidad y no les permite tener un mejor proceso de adaptación”.

Fernández indicó que en el Cepaz llevan una estadística sobre las mujeres que emigran. Dice que en enero hubo un total de 10 femicidios entre Colombia y Perú. “Estos casos se agravan sino se tiene una política migratoria, en el caso de los países receptores. Si no se tiene un análisis diferenciado con un enfoque de género, se pierden los insumos necesario que permitan generar una política adecuada para tratar este tema”.