"Scenes from a Marriage": Houston, tenemos un problema... con el sexo

La serie de HBO que protagonizan Oscar Isaac y Jessica Chastain es una de las mejores de 2021 y seguramente ganará muchos premios. Pero hubo un problema en las escenas íntimas que le restaba credibilidad al programa

"Scenes from a Marriage": Houston, tenemos un problema... con el sexo

Si no has visto “Scenes from a Marriage”, debes parar de leer esta nota y correr a verla. Está disponible en HBO y probablemente arrasará en todas las categorías que se presente como serie limitada (apenas dura 5 capítulos, ¡pero qué capítulos!). Es una joya, con unos diálogos brillantes y unas actuaciones magistrales. Nunca antes una pareja había destilado tanta química como Oscar Isaac y Jessica Chastain en un programa televisivo.

“Scenes from a Marriage”, traducida horriblemente al español como “Secretos de un Matrimonio”, más que contar una historia, presenta frente a la cámara una desintegración, un colapso y un ¿cierre? de una relación que pasa por una crisis profunda.

Es una adaptación de la miniserie sueca de 1973 del mismo nombre, dirigida por Ingmar Bergman. Solo que aquí, se intercambian los roles. Era obvio que una revisión de la paternidad, la fidelidad, la autorrealización y otros elementos inherentes a las relaciones monogámicas debían ser repensadas para actualizar la obra y eso lo consigue muy bien Hagai Levi (“In Treatment”, “The Affair”).

Es curioso que Chastain haya comentado que las escenas de sexo en el programa resultaron un problema al principio, dado que uno de los elementos más comentados del show es la química entre los protagonistas.

“Las escenas de sexo, para mí, son vergonzosas”, dijo Chastain en una entrevista con Vulture. Y confesó que las grabaciones se pararon porque las escenas no eran lo suficientemente eróticas y reales como para convencer al público.

Chastain aclaró que no era una cuestión de incomodidad. Todo lo contrario, es una gran amiga de Isaac. De hecho fue él quien “le rogó” para que participara en esta serie, pues se conocen desde hace más de 20 años y estudiaron juntos en  Juilliard School, un prestigioso conservatorio de artes ubicado en Nueva York. Además, ya fueron pareja en 2014, cuando coincidieron  en “Un año más violento”, del director J. C. Chandor.

Pero con todo y eso, durante una toma, el coordinador de intimidad intervino porque el  sexo no parecía creíble. Chastain intentó emplear más “acciones de arriba a abajo”, sin embargo le preocupaba que aún no pareciera particularmente erótico. Al sentir su angustia, Isaac ideó una estrategia para ayudar a su coprotagonista a relajarse.

“Oscar es muy buen amigo. Como yo estaba tan nerviosa, puso un poco de música y bebimos un poco de bourbon. Él solo me decía: ‘Imagínate que no hay nadie más aquí’. Y empezó a cantar una canción que realmente me gustaba entre toma y toma. Así que pensé: ‘ok, simplemente mírale a los ojos’. La parte más hermosa de una escena de amor es cuando se miran el uno al otro. Así que eso nos ayudó mucho”, explicó la actriz que le da vida a Mira.

Chastain también le da crédito a Isaac (Jonathan) por haberla ayudado a transitar por el material más pesado de la serie, aunque agrega que actuar frente a alguien que puede verte con tanta claridad es tanto una “bendición como una maldición”. “Podía ver que estaba en un lugar difícil, donde nadie más en la habitación podía darse cuenta”, recuerda Chastain. “Esa es la parte de la maldición. Porque estaba como, está bien, estoy a punto de emprender este viaje con este compañero de escena del que no puedo ocultar nada”.

Al final, la actriz dice que la relación era tan cercana que era como tener “un esposo” en el set:  “No había un muro entre nosotros. Bromeamos que es mi marido de trabajo. Me di cuenta de inmediato si alguien decía algo y le molestaba”.