Se duplica en dos años colonia venezolanos en Chile, dice El Mercurio

La creciente migración es atribuida a la situación política y económica que vive Venezuela. Solo en enero se registraron 432 asentamientos, señala el diario El Mercurio.

Se duplica en dos años colonia venezolanos en Chile, dice El Mercurio

Hace cinco meses, Leonardo Rojas decidió abandonar su natal Venezuela. Agobiado por la crisis política y económica que vive el país del Orinoco, este ingeniero decidió armar las maletas —junto con su esposa e hija— y tomar el avión rumbo a Chile, informó la edición impresa del diario El Mercurio, en un reportaje firmado por las periodistas Lucía Adriasola y Sofía Salazar.

“El país estaba siendo muy peligroso, las historias eran a diario de robos, atracos, secuestros y asesinatos. Cada vez se hacían más frecuentes y cada vez le tocaba a gente más cercana a uno. En virtud de esta situación, como familia, decidimos venirnos a Chile, por su estabilidad económica y social y por seguridad, además de todos sus indicadores”, afirma Rojas, quien agrega que antes de asentarse en Chile era gerente de operaciones de General Motors en Valencia.

Como él y su familia, son 7.551 los ciudadanos venezolanos que se han asentado en Chile entre 2012 y enero de este año, según cifras del Departamento de Procesamiento de Estadísticas de la Jefatura Nacional de Extranjería y Policía Internacional.

Los inmigrantes de nacionalidad venezolana son los que más han crecido en los últimos años en cuanto al registro de visas de trabajo y de residencia. Sin ir más lejos, en 2012, un total de 1.698 venezolanos se asentaron en el país. Al compararlo con 2014, la cifra aumentó en un 97%, ya que 3.349 personas solicitaron este tipo de permisos en Chile.

A diferencia de los ciudadanos provenientes de países limítrofes —que se desempeñan, en su mayoría, en el sector de servicios—, los venezolanos que han arribado a Chile cuentan con mayor preparación, y, por lo general, tienen una carrera universitaria o bien vienen con posgrado.

Lo anterior es corroborado por el vicepresidente del Instituto Católico Chileno de Migración (Incami), Idenilso Bortolotto, quien asegura que de los 71 venezolanos registrados voluntariamente en esta organización, 55 declararon ser profesionales en diferentes áreas.

“Ampliando el perfil de este migrante, podemos decir que tanto hombres como mujeres están dentro de un nivel educativo superior, población joven de entre los 25 a 40 años. En su mayoría cuentan con más de tres años de experiencia laboral”, explica Bortolotto.

El jefe del Departamento de Extranjería del Ministerio del Interior, Rodrigo Sandoval, señala que debido a sus características profesionales, “no ha sido necesaria una preocupación especial”. Al contar con recursos, estas personas se han instalado principalmente en las comunas de Santiago, Las Condes y Providencia, muchos prescindiendo de ayudas tanto estatales como municipales.

Respecto a la llegada de nuevos ciudadanos provenientes de ese país, Sandoval afirma que “tanto institucional como económicamente se está preparado para recibir estos flujos migratorios”. De acuerdo a cifras manejadas por este departamento, hay un total de 9.066 venezolanos con su situación regularizada en el país. La cifra aumentó en 22% en relación a 2013.

Solo en enero, 492 venezolanos llegaron a vivir a Chile. De seguir a ese ritmo, deberían arribar alrededor de 5.900, lo que sería 76% más que lo registrado el año pasado. “He recibido muchas consultas de venezolanos médicos que quieren venirse. No hay cómo crecer en Venezuela. Un médico no tiene ni utensilios para trabajar”, adelanta María Laura Liscano, vocera de la comunidad venezolana.

Una compañía de capital paraguayo conspira para quedarse con Monómeros

La situación con la estatal Monómeros Colombo Venezolanos va más allá de acusaciones cruzadas y sospechas: el diario El Espectador plantea que hay un entramado para despojar al país de la propiedad de la empresa que comercializa más de 40% de los fertilizantes en Colombia. Aquí las claves que ayudan a entender un poco un escenario complejo y que todavía tiene muchas zonas oscuras y preguntas que ameritan ser respondidas