<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Sebin rodea casa de Iván Simonovis ante presunta fuga

Funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) tienen rodeada la casa del excomisario de la Policía Técnica Judicial (PTJ), Iván Simonovis, desde la mañana de este jueves por una presunta fuga de su arresto domiciliario.

Sebin rodea casa de Iván Simonovis ante presunta fuga

Bony Pertiñez, esposa de exfuncionario, denunció a través de las redes sociales que desconoce su paradero.

«En este preciso momento no tengo ninguna información sobre el paradero de mi esposo. Durante días el Sebin ha estado amenazándolo con regresarlo a la cárcel», publicó Pertiñez a través de su cuenta personal en Twitter.

El abogado Joel García, defensor de Simonovis, aseguró que el estatus del excomisario es de «desaparecido».

«Si tiene un GPS en el tobillo (Simonovis), es imposible que no se sepa su ubicación», dijo el jurista, quien también es el representante legal del diputado a la Asamblea Nacional, Juan Requesens.

Funcionarios del Sebin mantienen restringido el paso al lugar. Incluso, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) denunció que la policía política del chavismo detuvo a los periodistas Mayker Iriarte Oliverio, Mariana de Barros, Héctor Sánchez y Romel Gorosabel, por encontrarse en los alrededores de la casa del exfuncionario, ubicada en la urbanización La Florida en Caracas.

Iván Simonovis cumple condena de casa por cárcel desde 2014. En 2009 fue acusado a 30 años de presión por los sucesos de Puente Llaguno el 11 de abril de 2002, vinculados con el golpe de Estado contra el expresidente Hugo Chávez.

 

Lo que nunca te dijo la bruja de Hansel y Gretel

El mundo está concebido en una fórmula simple: si eres mujer joven, esperas casarte. Si eres adulta, ya deberías estar casada y ser madre. ¿Qué pasa con quienes no formamos parte de ese mecanismo tan eficiente? Pues nada, no pasa nada. Porque nadie nos recuerda