<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Ser apoyado por Venezuela, lo único seguro que tiene López Obrador

Mucho se dice del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México. Los venezolanos encendieron las alarmas al tener recuerdos poco agradables con la llegada al poder de este líder de izquierda. Sin ánimos de ser pitonisos, todo apunta a cambios en las tensas relaciones entre ambos países.

Ser apoyado por Venezuela, lo único seguro que tiene López Obrador

«Es un tema en el que aún hay sombras e incertidumbres. López Obrador es un personaje que tiene claros nexos con la izquierda latinoamericana; y el Foro de Sao Paulo bebe de esas fuentes, por lo tanto uno podría imaginarse que ve con más cercanía a un gobierno como el de Maduro», consideró el consultor político radicado en México, Edgard Gutiérrez en una entrevista con El Estímulo.
Sin embargo, la incertidumbre sobre los nuevos «amigos» que tendrá el gobierno de  México tiene un claro antecedente. Latinoamérica ha visto desfilar en las últimas dos décadas una cantidad de líderes asociados a ideologías de izquierda, que ahora enfrentan a la justicia. Cargos de corrupción, lavado de dinero, posibles nexos con el narcotráfico y financiamiento del terrorismo enfrentan dirigentes como Luiz Inacio Lula Da Silva, Rafael Correa, Mauricio Funes, Cristina Fernández Kirchner u Ollanta Humala. La lista es larga y puede crecer con el tiempo.
Pero más que una «ideología de izquierda», el factor común entre estos mandatarios es que pertenecen a un club selecto en el que también están afiliados muchos muchos partidos latinoamericanos: el «Foro de Sao Paulo». Una agrupación creada y liderada en su momento por el líder de la revolución cubana, Fidel Castro.
Por lo tanto, ver políticos que, en discurso y estilo, emulan a los más destacados miembros del «Foro», ha desatado una ola de críticas, advertencias y miedos en los mexicanos y sobre todo desde los países que pagan las consecuencias de las políticas impulsadas por líderes que tomaron el nacionalismo y la igualdad social como banderas.
Aunque AMLO «fue prudente en este tema y por razones de estrategia hasta se desmarcó del chavismo», como lo indica el asesor político, es importante considerar que entre los partidos políticos miembros del Foro de Sao Paulo podemos encontrar el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), al cual pertenece López Obrador.
 
Morena, como miembro del Foro de Sao Paulo, tendrá que cumplir con las exigencias de la coalición internacional durante la gestión con AMLO en la presidencia mexicana, según los analistas. Para esto hay que recordar que entre los miembros de este grupo, figura el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y el Movimiento Progresista del excadidato presidencial colombiano, Gustavo Petro.
Aunque pertenecer a esta organización no obliga a AMLO ser un aliado incondicional al gobierno de Nicolás Maduro, es importante considerar que el vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello, anticipó el lunes un “tiempo de acercamiento” con México tras el triunfo electoral. Asimismo, el mandatario venezolano mostró su alegría por la llegada del líder de izquierda al Palacio de Los Pinos.
«También es cierto, público y notorio, que en su gobierno hay fervientes defensores del madurismo, que avalan el régimen venezolano sin mayor pudor. No solo de antes, sino desde siempre», agregó Gutiérrez, quién se cuestionó el impacto que pueden tener estos personajes en la gestión de López Obrador.
Entro los supuestos que maneja el consultor político, asoma que «lo más probable -y ya lo ha asomado en un par de declaraciones- es que AMLO retome desde el principio la doctrina Estrada de no intervencionismo».
«Eso ya de plano marcaría un claro contraste con lo que fue la acción de la diplomacia mexicana en estos dos últimos años, ordenada por Peña Nieto y ejecutada agresivamente por Luis Videgaray desde la Secretaría de Relaciones Exteriores», apuntó el politólogo.
Más allá de esto, Luis Medina ‘Toty’, consultor político venezolano con experiencia laboral en campañas electorales mexicanas, dijo a El Estímulo que hay que manejar cuatro posibles  escenarios políticos para poder determinar la futura relación entre Caracas y Ciudad de México.
Uno de ellos, es la corriente socialpopulista hegemónica relacionada con el difunto expresidente Hugo Chávez; el reformismo populista asociado con Lula Da Silva en Brasil.
También figura un escenario similar a la restauración del populismo socialdemócrata mexicano ejercido por  Lázaro Cárdenas a López Portillo de la tolda opositora a Morena, el Partido Revolucionario Institucional (PRI); o la de un gobierno socialdemócrata de centro izquierda, como lo asumió en su momento Tabaré Vásquez en Uruguay.
«Toca esperar cuál será la tendencia o corriente del ‘progresismo latinoamericano’ que adoptará la nueva administración de la residencia de Los Pinos para saber cuál será el impacto sobre los esfuerzos emprendidos en el contexto de organismos como la OEA para el rescate de la democracia en Venezuela», afianza el asesor.
No obstante, el también galardonado por el premio iberoamericano “Consultor Senior 2017”, dice que «es posible predecir que se pierde un aliado del llamado Grupo de Lima, o al menos se tendrá en la cancillería mexicana un aliado más ‘tibio’ y menos dispuesto a actuar en conjunto para tomar decisiones» en contra del gobierno de Nicolás Maduro.
 
Hasta ahora es improbable hacer proyecciones de la política mexicana, se tendrá que ver las acciones que tomará AMLO, cómo manejará su política exterior frente a Venezuela. Lo único seguro -hasta ahora- es que bajará la intensidad de sus acciones ante el gobierno de Maduro.]]>