<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Así es la vida en un club de orgías en Nueva York durante la pandemia

El club Nueva Sociedad para el Bienestar sigue las reglas de la Fase 2 que deben cumplirse en Nueva York. ¿Cómo es posible? Con mucha creatividad e imaginación.

Así es la vida en un club de orgías en Nueva York durante la pandemia

¿Puede sobrevivir un club de orgías en medio del nuevo coronavirus? Si se toma la distancia social adecuada, parece que sí.

Nueva York, desde este lunes 22 de junio, se encuentra en la Fase Dos, eso significa, entre muchas cosas, que grupos de menos de 50 personas pueden socializar. Esa es una gran noticia para un club de sexo ubicado en Soho.

Según el New York Post, el club solo para miembros llamado NSFW, Nueva Sociedad para el Bienestar, abrió las puertas, implementado nuevas reglas y regulaciones que según ellos eliminan el riesgo de contagio.

«Tuvimos que descubrir cómo hacer esto de la manera más segura posible, donde nadie se sienta en riesgo o peligro y pueda disfrutar», dijo el fundador de NSFW, Daniel Saynt. De hecho, a principios junio, la ciudad emitió algunas pautas para el sexo grupal, que incluyen copular en un área bien ventilada y tener a mano un desinfectante a base de alcohol.

Entonces, Saynt, cuyo título de trabajo es «jefe conspirador» del club, redactó precauciones de seguridad adicionales, como controles de temperatura obligatorios en la puerta; llevar un cambio adicional de ropa limpia en una bolsa de plástico; usar una máscara (NSFW tiene su propia marca) y guantes y, finalmente, estaciones de saneamiento en todo el espacio.

Pero hay una regla fundamental: no hay «sexo nuevo», es decir, no puedes conectar con nadie más que no sea la pareja con la que llegaste. Por ahora todo se mantiene en la línea del voyeurismo. Al no poder tocar a un tercero, los participantes deben darse por satisfechos con mirar y no tocar más que a la propia pareja. Sin embargo, sí hay juguetes que pueden usarse, desinfectados, en varias estaciones.

Para cumplir con la política de distanciamiento social, el club  solo permite que 20 miembros asistan en persona, que es el 10% de la capacidad del espacio. «Mantendremos el límite bajo y agradable, al menos hasta que lleguemos a la Fase Tres», confesó Saynt.

Sin embargo, la innovación para sobrevivir durante la pandemia, comenzó el el fin de semana pasado, cuando se realizó un «sex-tival» de dos días, con personas en el lugar y transmisión en streaming. Artistas adultos y bailarines eróticos se presentaron través de la plataforma de transmisión en vivo Cam4. Los espectadores en línea debían cancelar 10 dólares si eran miembros y 25 si no pertenecían al club.

Si quieres leer más, puedes leer el reportaje completo aquí.

Lecciones bolivianas

Sencillo y simplista es ver el resultado de las elecciones en Bolivia desde la óptica polarizante. Ramón Guillermo Aveledo propone otra mirada que permite, incluso, extraer un aprendizaje. O varios: para cada bando hay