Siete cosas que quizás no sabías de Cerati

Gustavo Cerati estaría cumpliendo hoy 61 años. Un músico, casi mítico, que a través de su carrera con la agrupación Soda Stereo y su trayecto solista, dejó huella en gran parte de Latinoamerica. Muchos lugares comunes adornan su figura, sin embargo, su humanidad fue lo que lo hizo merecedor del reconocimiento de miles de fanáticos

Siete cosas que quizás no sabías de Cerati

“Gracias totales”. Sí, esa frase que marcaba el fin de una época de buen rock latino. Soda Stereo se despedía de sus fanáticos en una Buenos Aires hipnotizada por una voz: la de Gustavo Cerati. Dicho agradecimiento caló tanto en nuestra cultura popular, que la canción que lo contiene -al menos esa versión-: “Música Ligera” en vivo, no puede faltar en ninguna fiesta o guateque que se digne de ser americana -al menos de México para abajo-.

Pero Cerati fue más, mucho más. Su vida disipada -son bien conocidas sus historias con las drogas y el alcohol-, y una especie de divismo selectivo que mostraba a uno y ocultaba de otros, lo convirtieron en un arquetipo perfecto para describir una época donde las guitarras eléctricas y las letras desenfadas caminaban como “la espada de Bolívar”, por toda América Latina.

Y para hacer un pequeño homenaje -partiendo un poco de la nostalgia-, le presentamos a los menos versados de los andares de Cerati, siete cosas que quizás no conocían de él.

1) Privacidad ante todo

No es un secreto que todos los artistas valoran su intimidad. Más si llegan al nivel que tenía Cerati. Sin embargo, él lo llevó a otro nivel al ser muy discreto -al punto casi del ermitaño-, a la hora de hablar sobre su familia. Posición que contrastaba con su estilo de vida artístico, donde siempre se dejaba ver en fiestas y reuniones.

Una vez que sufre el accidente cardiovascular luego de un concierto en Caracas en 2010, su familia confirmó lo que todos sabían: atestiguar la batalla de Cerati por su vida, quedaría sólo para unos pocos. Lo que contribuyó a que su figura se elevara donde corresponde: en su música.

2) No más Soda

Luego que Soda Stereo se separara en 1997 por problemas personales entre sus integrantes, tuvieron que pasar diez años para que volvieran a reunirse en una gira: “Me verás volver”. Poco después de los veintidós conciertos de reencuentro que dieron en América Latina, Cerati comentó que eso no volvería a pasar.

“Creo que ahora hicimos un mejor trabajo que en nuestra última etapa en Soda hace diez años. Buena música. Pero, honestamente, no creo que vuelva a pasar”.

3) Buenos Aires por siempre

Cerati siempre vivió en la capital argentina. A pesar de pasar algunas temporadas en Chile o Estados Unido -adoraba Nueva York-, nunca se fue de Buenos Aires. Inclusive, tras la crisis financiera que afectó a ese país en 2001, Cerati no se mudó,  y declaro que “yo he estado por Venezuela y Colombia durante momentos difíciles, pero, tendría que pasar una situación de violencia muy fuerte para obligar a irme”.

4) Una constante ingenuidad

Sus amigos más cercanos comentaban luego de su muerte que Cerati siempre fue un niño. Más allá de comentarlo en tono despectivo, lo decían porque a través de su ingenuidad y visión “chiquillezca” de la vida, logró forjar grandes amistades.

Una de sus grandes amigas fue la cantante colombiana Shakira, que siempre apoyó a Cerati y fue una de las primeras en lamentar su muerte. “Podré tener 60 años y seguiré comportándome igual”, comentó una vez.

5) Lucha con los vicios

El cigarrillo y el alcohol eran -entre otros-, sus grandes vicios. Con el primero, luego de una tromboflebitis que lo afectó en 2006, trató de dejarlo, pero sin mucho éxito. Sus allegados comentaban que podía fumar hasta 40 cigarros al día.

6) Actuó en una película

Estelarizada por Gustavo y Bárbara Ruth, la película “Bien” cuenta la historia de tres amigos deciden salir de sus vidas aburridas mediante cambios radicales.

Cerati interpretó a Jorge, un hombre que perdió a su mujer e hija luego de un terremoto y tras esa tragedia decide buscar a un viejo amor. La película fue dirigida por Eduardo Capilla.

7) Canciones sin su firma

Cerati compuso la mayoría de los temas de Soda Stereo. Sin embargo, dos de las más famosas no llevan su firma. “Trátame suavemente”, single de mayor éxito en el disco debut de la banda fue escrita por Daniel Melero. Uno de los colaboradores del grupo. Mientras que “Persiana Americana” fue compuesta por un fanático que ganó un concurso.