<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Sin perrarina: los ladridos del hambre

Como nadie se escapa en esta república de revoluciones y desmanes, las mascotas también están pasando hambre. No hay alimentos para animales. Algunos proveedores aseguran que el stock acaso puede aguantar un mes. Los maullidos y ladridos por la escasez se escuchan con más furor en tanto los estómagos rugen y se enferman.