<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Sucumbe la democracia en el mundo ¿Vives en autocracia?

Los académicos dicen que los países del mundo experimentan un aumento de gobiernos autocráticos y disminución en los ideales y prácticas democráticas. Más de la mitad del mundo vive bajo gobiernos no democráticos.

Sucumbe la democracia en el mundo ¿Vives en autocracia?

La democracia está en problemas, a pesar de los levantamientos populares y los movimientos sociales dinámicos en Asia, Europa y América Latina.

El gobierno autocrático -también conocido como autoritarismo- es cuando un líder o partido político ejerce el poder completo para gobernar un país y su pueblo.

El año 2008 fue cuando la democracia alcanzó su punto máximo, según un destacado grupo de defensa de la democracia, Freedom House.

Fue entonces cuando el mundo tuvo el porcentaje más alto de países totalmente «libres», con 46,1%.

Este porcentaje se redujo a 44,1% en 2018, aunque la democracia total o parcial sigue siendo la forma más común de gobernanza.

Las definiciones de democracia varían al igual que los índices como el The Economist.

Todos los ciudadanos en una democracia tienen la posibilidad de votar en las elecciones, que deben ser libres y justas.

Los medios de comunicación independientes, la libertad de expresión y de reunión y el estado de derecho figuran en la mayoría de las percepciones contemporáneas de la democracia.

Las disminuciones democráticas son más notables en las regiones con la mayor concentración de democracias del mundo. Eso incluye Europa, América del Norte y América Latina.

Un ejemplo: Estados Unidos en 2018 fue calificado como una “democracia defectuosa”, cayó de la posición 21ª a la 25ª entre 167 países y territorios.

En los viejos tiempos, los autócratas a menudo llegaban al poder o lo conservaban a través de golpes militares y violentas medidas represivas. Ahora el cambio de la democracia a la autocracia es más lento y menos obvio.

Mientras que el control sobre las fuerzas de seguridad sigue siendo esencial en el libro de jugadas autocráticas, las tácticas abiertamente agresivas no lo son.

10 puntos en común

El investigador Shelley Inglis pasó más de 15 años con las Naciones Unidas, asesoró a gobiernos y defensores de la democracia sobre cómo fortalecer el estado de derecho, los derechos humanos y la gobernanza democrática.

Inglis afirmó que los líderes de hoy con tendencias autoritarias no sólo están interesados en usar la fuerza bruta para llegar al poder.

Son más inteligentes, más resistentes y pueden ajustar sus métodos para tener en cuenta los nuevos desarrollos, como las tecnologías modernas y una economía globalizada.

Aquí están algunas de las tácticas más nuevas usadas por los aspirantes a autoritarios:

  1. Ampliar el poder Ejecutivo

El pilar del autoritarismo de hoy en día es el fortalecimiento de su poder y, al mismo tiempo, el debilitamiento de las instituciones gubernamentales, como los parlamentos y los poderes judiciales, que proporcionan controles y equilibrios.

La clave es utilizar medios legales que, en última instancia, den legitimidad democrática a la toma de poder.

Las formas extremas de esto incluyen la abolición de los límites del mandato presidencial, lo cual se hizo en China; y reformas constitucionales regresivas para expandir el poder presidencial, como en Turquía.

  1. Reprimir la disidencia y los esfuerzos ciudadanos para que el gobierno rinda cuentas

Las restricciones a la financiación y otras limitaciones burocráticas a la democracia silencian la capacidad de la población para exigir responsabilidades a los que están en el poder.

Más de 50 países han aprobado leyes que reprimen a los grupos de ciudadanos. Las democracias también se han subido a este carro. Las limitaciones de los permisos para protestar públicamente, la detención de manifestantes y el uso excesivo de la fuerza para disolver las manifestaciones son herramientas que se utilizan con frecuencia.

  1. Capturar el apoyo de la élite y, cuando sea necesario, demonizarlos también

El crecimiento económico y la prosperidad son fundamentales para retener el apoyo de las élites o de las oligarquías a los líderes autocráticos.

Ya sea a través de empresas estatales, conglomerados de medios de comunicación o conexiones más sofisticadas entre gobiernos y corporaciones de libre mercado, el dinero y la política, traducidos en favores gubernamentales para los ricos, pueden ser una mezcla tóxica para la democracia.

Irónicamente, el disgusto popular con la corrupción de élite es tan alto que los populistas autocráticos modernos, como el presidente Jair Bolsonaro en Brasil, han llegado incluso al poder con promesas anticorrupción.

  1. Llamado al populismo y al nacionalismo

La mayoría de los líderes autocráticos se aprovechan de las tensiones existentes en las sociedades complejas para consolidar su apoyo.

En muchos lugares, el miedo a los migrantes y refugiados alimentó el resurgimiento del nacionalismo, impulsó políticas como la del Reino Unido Brexit. En la India, el nacionalismo de base religiosa ha mantenido el poder del Primer Ministro Narendra Modi.

También es común culpar a las fuerzas externas de los problemas de un país, como la demonización del líder húngaro Viktor Orban de George Soros, un filántropo nacido en Hungría que apoya la construcción de la democracia.

  1. Información de control en el país; desinformación en el extranjero

Aunque la propaganda y los medios de comunicación estatales no son nuevos, el control de la tecnología y la información modernas se ha convertido en un campo de batalla clave.

China desarrolló tecnologías sofisticadas para censurar y prevenir la circulación de información no deseada y para rastrear a las personas en la sociedad.

Rusia está a la vanguardia del control de los medios de comunicación estatales en su país, al tiempo que genera desinformación en el extranjero.

Muchos países pequeños han utilizado los apagones de Internet para bloquear la organización y comunicación de los movimientos sociales.

  1. Paralizar a la oposición

Ahora es esencial perjudicar a los partidos de la oposición, aunque no destruirlos por completo.

Las fiestas de infiltración, la cooptación de miembros y el uso de tácticas de miedo puro son algunas de las posibles acciones en el libro de jugadas del autócrata.

Esto sirve para mantener el objetivo de la competencia pseudopolítica y, al mismo tiempo, obstaculizar la posibilidad de que nuevas fuerzas más democráticas ganen terreno.

  1. Manipulación electoral encubierta

La mayoría de las veces han quedado atrás los días de la manipulación y compra de votos como una vía hacia el poder.

Los aspirantes a autócratas encontraron formas más inteligentes de inclinar el campo de juego a su favor en la democracia.

Estas nuevas tácticas incluyen obstaculizar el acceso a los medios de comunicación, el gerrymandering, cambiar las reglas de elección y elegibilidad de los votantes y colocar aliados en las comisiones electorales.

  1. Jugar la carta de emergencia

Algunos líderes autocráticos siguen utilizando tácticas tradicionales de mano dura, como la declaración de estados de emergencia, para permitir una mayor represión.

Desde 2001, el uso de la amenaza del terrorismo o de la delincuencia organizada contribuye a fomentar el régimen autocrático.

La guerra contra las drogas del presidente Rodrigo Duterte, que parece haber causado miles de muertos en Filipinas, es un ejemplo.

Desde un intento de golpe de Estado en 2016 hasta 2018, por ejemplo, Turquía se encontraba bajo un estado de emergencia que permitió al presidente Recep Tayyip Erdogan encarcelar y perseguir a académicos, funcionarios del gobierno, medios de comunicación y defensores de los derechos humanos.

  1. Ampliar su modelo e influencia

Los gobernantes autocráticos de hoy no se guardan para sí mismos.

Utilizando el escenario internacional y sus crecientes proezas económicas, países como China están extendiendo su influencia a través de iniciativas de financiación como el Cinturón y la Carretera para construir infraestructuras en toda Asia hasta Europa.

Están contratando a consultores profesionales para que asesoren y presionen a los capitales extranjeros para que adopten políticas que refuercen su poder y socaven la democracia.

  1. Aprender y compartir

Caracterizadas como “aprendizaje autocrático” por los académicos, las autoridades nacionales de Rusia, China, Irán, Venezuela, Bielorrusia, Siria y otros lugares están desarrollando e intercambiando modelos para contener las amenazas de los movimientos sociales y las llamadas “revoluciones de color».

Las reuniones internacionales y los clubes intergubernamentales pueden proporcionar una plataforma para el intercambio.

Por ejemplo, el Primer Ministro de Camboya, Hun Sen, logró reunir a los gobiernos vecinos para ayudar a oprimir la oposición a su gobierno utilizó la organización regional ASEAN.

Funcionarios del gobierno de Malasia impidieron recientemente que miembros de la oposición camboyana regresaran a su país a través de Malasia.

Dirección desconocida

Algunos expertos afirman que el mundo se encuentra en un punto de inflexión en el que la disminución de la fe en la democracia impulsará el dominio de la autocracia a nivel mundial.

Los movimientos sociales de hoy inspiran cierta esperanza de que la sociedad civil -un ingrediente clave para la democracia-, aunque bajo presión, lucha contra esta tendencia.

Sin embargo, el fortalecimiento de la democracia en todo el mundo resultará imposible si incluso las democracias más establecidas hoy en día caen presas de las tácticas de los autócratas en potencia.

¿Cuánto cuesta una transición política? ¿Y en Venezuela?

Ahora es febrero y la ciudad en que habito está relativamente desierta. Febrero, acá, es como el agosto de mis recuerdos de un tiempo que me parece muy lejano. Hoy me desperté, tomé unos cuatrocientos mililitros de agua, y me preparé un yogur descremado con duraznos, salvado de avena, granola y almendras (puede agregar un toque de miel, si lo desea).

¿Por qué hoy en Venezuela no estalla otro Caracazo?

Es la pregunta que muchos se hacen por estos días en Venezuela. Con una inflación que devora el poder adquisitivo de los ciudadanos, una moneda que vale menos que el papel donde se imprime, unos registros de violencia pavorosos y colas "hasta para respirar", ¿cómo es posible que en este país no se haya desatado una rebelión popular?