<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Táchira registra más de 10.500 contagios de covid-19 en tres meses

Las cifras de tachirenses contagiados por covid-19 en las últimas semanas son alarmantes. La gobernadora Laidy Gómez presentó estos datos que se basan en los registros de los seis principales hospitales de Táchira y no incluyen los CDI, ni los del Seguro Social

Táchira registra más de 10.500 contagios de covid-19 en tres meses

Más de 10 mil 500 pacientes con sintomatología de covid-19 han sido atendidos durante las últimas 12 semanas en la red hospitalaria del estado Táchira, informó la gobernadora Laydi Gómez. Y esto sin contar los ingresos en CDI, institutos del Seguro Social y clínicas privadas.

La cifra revelada por la mandataria regional está respaldada por la Corporación de Salud del Táchira y se afianzan en los indicadores de los seis principales hospitales de la región, el Central de San Cristóbal, Padre Justo de Rubio, Samuel Darío Maldonado, en San Antonio; Ernesto Segundo Paulini, de Colon; el hospital de La Grita y el ambulatorio de Puente Real.

Se trata de un promedio de 3.500 personas por mes tan solo en estos seis hospitales.

Laidy Gómez, reflexionó sobre las dificultades económicas y sociales que se presentan como factor determinante en el incremento de la pandemia en la región fronteriza con Colombia: “Hemos encontrado testimonios muy duros de personas que están enfermas y no tienen ni siquiera para un pasaje que le permita llegar al hospital para realizarse un diagnóstico, o de gente que tampoco pueden comprar un tapaboca, alcohol o antibacterial”.

Existen en el Táchira núcleos familiares donde han perdido la vida tres o cuatro miembros de la misma familia, “es algo impactante, sensible a toda instancia, pues esta terrible situación no es un tema de los políticos, de los medios o de la sociedad civil, es un tema que está generando graves consecuencias y daños irreparables a la sociedad”.

Pero también cuestionó la responsabilidad colectiva y advirtió que hay una total falta de conciencia ciudadana en la preservación de las medidas de seguridad para proteger a la familia de los contagios y se refirió a las actividades que se vienen desarrollando en el estado: comerciales, deportivas, culturales, entre otras, donde se ha restado importancia a la preservación de las medidas de bioseguridad, “lo que incrementa el riesgo para la salud y la vida de los ciudadanos”.

Reconoció que es cierto que existen necesidades básicas y que la economía no se puede paralizar; y menos en un estado donde la gente no puede comer tres veces al día, donde para comprar la bombona de gas necesitan tener pesos colombianos que no los gana nadie: «paralizar la economía también es una decisión mercenaria, pero debe prevalecer la seguridad y el cuidado de la familia», destacó Laidy Gómez.