Talibanes atacan a tiros a la familia de un periodista de Deutsche Welle y matan a uno

Los radicales los buscaron puerta por puerta y les dispararon. El saldo es un muerto y un herido. Buscaban al periodista de la cadena alemana

Talibanes atacan a tiros a la familia de un periodista de Deutsche Welle y matan a uno

Los talibanes mataron a tiros a un pariente de un periodista que trabaja para la Deutsche Welle (DW) en Afganistán, durante un ataque planificado a su familia. Otra persona resultó herida.

Los radicales buscaban al periodista de la cadena de noticias alemana y como no lo encontraron, atacaron a la familia. Los talibanes fueron puerta a puerta, en el vecindario donde vivían, buscándolos. Algunos lograron huir.

El periodista de la Deutsche Welle, cuya identidad no ha sido precisada, se encuentra ya en Alemania con el resto de su familia.

«El asesinato de un familiar de uno de nuestros editores a manos de los talibanes ayer (jueves 19 de agosto) es increíblemente trágico. Ilustra el grave peligro en el que se encuentran todos nuestros empleados y sus familias en Afganistán», comentó Peter Limbourg, director general de la DW, en un comunicado.

«Está claro que los talibanes ya están llevando a cabo operaciones organizadas de búsqueda de periodistas, tanto en Kabul como en las provincias», afirmó. «¡El tiempo se acaba!», añadió.

Según la DW, los talibanes allanaron los domicilios de al menos tres de sus periodistas.

La Deutsche Welle y otros medios de comunicación alemanes pidieron al gobierno de Alemania que actúe rápidamente para ayudar a su personal afgano.

Nadie les cree a los talibanes

Tras tomar el poder en Afganistán y entrar a Kabul el domingo, los talibanes lanzaron un bombardeo de relaciones públicas en el que han prometido respetar la libertad de prensa y perdonar a todos sus opositores.

Dicen una cosa y hacen otra, como lo demuestra este asesinato.

Además, un documento confidencial de la ONU, consultado por la agencia AFP, afirma que están intensificando la búsqueda de personas que «trabajaron con las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN». Allí incluyen a los periodistas.

Los afganos no han olvidado el régimen islámico ultraconservador que impusieron los talibanes cuando gobernaron de 1996 a 2001, con castigos brutales, como la lapidación hasta la muerte.