Talibanes ganan en 3 meses una guerra que costó 20 años y 2.500 muertos a EE.UU

Con los talibanes nuevamente en el poder y a menos de un mes del aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, se plantearán con fuerza los por qué: ¿por qué esas casi 2.500 vidas estadounidenses perdidas? ¿Por qué la factura de 2 billones de dólares por esta guerra?

Talibanes ganan en 3 meses una guerra que costó 20 años y 2.500 muertos a EE.UU

Al término de 20 años de presencia en Afganistán, la guerra más larga liderada por Estados Unidos termina con una espectacular victoria de los talibanes que empañará a largo plazo la imagen de la primera potencia mundial.

El colapso, el domingo, del gobierno afgano y de su ejército financiado por Washington, la huida al extranjero del presidente Ashraf Ghani, el ballet de helicópteros para evacuar al personal de la embajada estadounidense: estos hechos históricos probablemente pesarán mucho más que los dichos del gobierno de Joe Biden de que la misión de su país en Afganistán alcanzó sus objetivos.

Con los talibanes nuevamente en el poder y a menos de un mes del aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, se plantearán con fuerza los por qué:

¿Por qué esas casi 2.500 vidas estadounidenses perdidas? ¿Por qué la factura de 2 billones de dólares por esta guerra?

Los talibanes, que ingresaron este domingo en Kabul tras la fuga del presidente Ashraf Ghani al extranjero, encadenaron una serie de victorias hacia la toma del poder desde mayo, beneficiándose de la retirada de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN.

 

Inicio de retirada de tropas

El 1 de mayo de 2021, Estados Unidos y la OTAN empiezan la retirada de los 9.500 soldados, entre ellos 2.500 estadounidenses, todavía presentes en Afganistán.

Algunos, como la legisladora republicana Liz Cheney, destacan que Estados Unidos ya no inspira el mismo miedo que antaño entre sus adversarios.

“Es imperdonable. Es catastrófico. Y tiene consecuencias no solo para Afganistán, no solo para la guerra contra el terrorismo, sino globalmente para el papel de Estados Unidos en el mundo”, dijo Cheney el domingo.

“Los rivales de Estados Unidos saben que pueden amenazarnos, y nuestros aliados se preguntan esta mañana si pueden contar con nosotros para algo”, se lamentó.

Credibilidad en duda

Husain Haqqani, exembajador de Pakistán en Washington, confirma esos temores: “La credibilidad de Estados Unidos como aliado se ve erosionada por la forma en que el gobierno afgano fue abandonado durante las conversaciones de Doha”, dijo, refiriéndose al ciclo de reuniones internacionales celebradas en Catar.

Para Haqqani, actual experto del Hudson Institute, la forma en que los talibanes engañaron a los delegados estadounidenses en estas reuniones “alentará a otros (países) a practicar una diplomacia del engaño”.

Mensaje ambiguo respecto a China

En su defensa, la administración Biden puede argumentar que el acuerdo de Doha se negoció bajo Donald Trump y que la mayoría de los estadounidenses se oponen a las “guerras interminables”.

Pero Trump pretende cargar con toda la culpa a su sucesor. “Lo que ha hecho Joe Biden con Afganistán es mítico. Permanecerá como una de las más grandes derrotas en la historia estadounidense”, dijo el domingo el expresidente republicano.

“Esto no es Saigón”, dijo de su lado el secretario de Estado Antony Blinken, parar rechazar las comparaciones entre lo sucedido en Afganistán y la derrota estadounidense en la guerra de Vietnam.

“Fuimos a Afganistán hace 20 años con una misión y esa misión era ajustar las cuentas de quienes nos atacaron el 11 de septiembre. Y esa misión se logró”.

Permanecer en Afganistán indefinidamente “no es de nuestro interés nacional”, agregó, recordando que Estados Unidos ahora pretende darse los medios para contrarrestar la política agresiva de China en el Pacífico.

“No hay nada que a nuestros competidores estratégicos les gustaría más que vernos atrapados en Afganistán por otros 5, 10 o 20 años”, señaló Blinken.

China pasa por caja

Considerado el rival número uno por Washington, Pekín ya ha comenzado a explotar la situación, a través de un análisis publicado por el diario estatal Global Times.

Según esta publicación conocida por su tono nacionalista, Afganistán ilustra cómo Estados Unidos sería “un actor poco confiable, que siempre abandona a sus socios y aliados en la búsqueda de sus propios intereses”.

Richard Fontaine, experto del Center for a New American Security, considera sin embargo que sería simplista deducir que la derrota afgana podría incitar a Pekín a intervenir contra Taiwán, isla a la que considera como parte de su territorio pero cuya defensa se basa en el equipamiento militar entregado por Estados Unidos.

Al contrario, esta costosa retirada de Kabul, apunta Fontaine, podría ser vista por China como una ilustración de la firmeza con la que Washington pretende ahora volver a centrarse en el Pacífico.

También señala que la justificación para el reenfoque estadounidense en el Pacífico puede no valer mucho en el caso de que se reanuden los ataques fomentados desde Afganistán, ya que los talibanes nunca han roto claramente con Al Qaida.

Mujeres y niñas bajo amenaza

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó el domingo a los talibanes y a todas las demás partes en Afganistán a que “ejerzan la máxima moderación”, pocas horas después de que los combatientes del movimiento fundamentalista entraran en Kabul.

“El secretario general está particularmente preocupado por el futuro de las mujeres y las niñas, cuyos derechos ganados con tanto esfuerzo deben ser protegidos”, dijo la ONU en un comunicado.

Vivir con VIH en Venezuela: cerca del 60% de los pacientes no recibe tratamiento

Las estimaciones se hicieron considerando las cifras que publica el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-Sida. En Carabobo, distintas organizaciones se reunirán el miércoles 1 de diciembre para repartir preservativos y difundir información que ayude a concientizar y prevenir la enfermedad en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida