<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

¿Tarek William Saab dijo que había que reestructurar las FAES? Sí, pero no se emocionen

"Creo que es momento de una reestructuración de la FAES y de todos los cuerpos policiales", dijo el funcionario en una entrevista transmitida en Venezolana de Televisión. Eso es cierto. Sin embargo, lo que vino después fue una serie de aclaratorias y deformaciones de la realidad venezolana que solo pueden salir de una mente enajenada

¿Tarek William Saab dijo que había que reestructurar las FAES? Sí, pero no se emocionen

No se emocione. A pesar de los titulares que se han difundido en las redes sociales, y que parecieran indicar un mea culpa, incluso un leve reconocimiento al exceso de fuerza, la verdad es que el discurso del fiscal general de la ilegal Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, sigue muy alejado de la realidad y de la rectificación, en un país en el que se violan los derechos humanos a diario, como sucedió recientemente en Yaracuy.

¿Dijo Saab que debía reestructurarse las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), organismo que salió muy mal parado en el reciente informe de la ONU? Sí, pero ese sí tiene muchos condicionales. Mejor leamos exactamente la declaración: “Creo que es momento de una reestructuración de la FAES y de todos los cuerpos policiales. Es importante que cíclicamente se haga una reestructuración, no porque haya una coyuntura, sino para mejorar”. Las palabras salen de una entrevista televisiva ofrecida al ministro de Cultura del gobierno de Nicolás Maduro, Ernesto Villegas.

Y ahí, como decía el gran Mario Moreno, está el detalle. En ese apunte al pie de la página: «No porque haya una coyuntura, sino para mejorar”. El fiscal suelta la frase como cualquier cosa, como si estuviera hablando en un taller de crecimiento personal y tocara el turno de hacer críticas constructivas.

Recordemos que el informe de Misión Internacional de Naciones Unidas, en el que acusan al Gobierno de Nicolás Maduro de cometer crímenes de lesa humanidad, presenta más de 400 graves violaciones a los Derechos Humanos en Venezuela. En el documento se detalla el nivel de sadismo de las FAES, como sucedió con la violación de un hombre de 21 años, joven que fue penetrado con un fusil. La víctima, en lugar de justicia, recibió hostigamiento por denunciar el hecho y tuvo que abandonar el país.

Saab sin embargo, responde con orgullo: “¿Cuántos funcionarios de las FAES tiene imputado el Ministerio Público? Te pudiera hablar de decenas. Agentes de seguridad del Estado, militares, funcionarios policiales, eso lo ha hecho el Ministerio Público, porque es prioridad del Estado».

«Nosotros, en más de tres años, un tiempo muy corto (…), hemos logrado por impulso del Ministerio Público la condena de 140 agentes del Estado violadores de derechos humanos (…), pero si me preguntas de imputados, en proceso de ser finalmente condenados, 1.000. Dime tú ¿Cuándo se había visto esto?», siguió el fiscal, prácticamente pidiendo una medalla de honor.

Las cifras, sin embargo, no concuerdan ni siquiera con el propio discurso oficialista. El pasado 23 de septiembre,  Saab dijo durante la presentación de un informe alternativo que 638 personas, entre ellos 603 agentes de los cuerpos de seguridad, habían sido imputados por delitos que vulneran los derechos humanos como homicidio, tortura, trato cruel y degradante o violación indebida de la propiedad. Eso dista de los 1.000 condenados que señaló en la nueva entrevista.

Y Saab no se detiene allí. Estas son otras afirmaciones que le dan contexto a su afirmación sobre la reestructuración de la FAES que pulula en Twitter. Por ejemplo, sobre el caso de los empleados de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Alfredo Marcial Chirinos Azuaje y Aryenis Torrealba, acusados de espionaje, dijo: “Nunca discutas, polemices o debatas con quien nunca pero nunca va a creer en lo que dice, porque caerá  en su terreno y ahí él es más peligroso.  Yo no voy a caer en polémicas de ese tipo, yo me voy al Derecho, donde hay 14 experticias de carácter informático e ineludibles que señalan que efectivamente en las computadoras de ambos había información que no deberían haberlas tenido allí”.

O sobre el opositor Juan Requesens: “En aras de la paz ciudadana, y de la reconciliación y del diálogo, algunos sujetos y Juan Requesens son objetos de un indulto, pero la propia Constitución de la República Bolivariana de Venezuela revela y dice que no puede darse ese tipo de preceptos o de favor a personas que hayan violado los derechos humanos”.

De manera que no, Tarek William Saab no cree que las FAES actúen de manera sistemática y que abusen a los ciudadanos. Para él, solo es un problema de «mejorar», de sentarse con un librito de Paulo Coelho, o tal vez una colección de sus propios poemas, a reflexionar.

 

Argentina: a 65 años de la “Revolución Libertadora”

Juan Domingo Perón mostró desde el inicio de su gobierno (1946) una tendencia a la hegemonía política, en abierta contradicción con el ideal democrático. Aunque el movimiento surgido el 16 de julio de 1955 intentó revertir al peronismo, tuvo el efecto contrario por la intolerancia del gobierno que encabezó el general Pedro Aramburu