<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Tiroteo en un Fedex de Estados Unidos deja 8 muertos

Un hombre armado entró a una planta de la empresa, ubicada cerca del aeropuerto de Indiana, y disparó indiscriminadamente. Según la policía, luego se suicidó. Se desconocen los motivos

Tiroteo en un Fedex de Estados Unidos deja 8 muertos

Al menos ocho personas murieron y varias resultaron heridas en un tiroteo en una planta de Fedex, en Indianápolis, Estados Unidos.

El hecho ocurrió ayer jueves 15 de abril por la noche. La policía cree que el autor de los disparos «probablemente se suicidó».

Todas las víctimas fallecieron dentro de las instalaciones de Fedex, cerca del aeropuerto internacional de la ciudad.

Una vocera de la policía de la ciudad, Genae Cook, dijo que cuatro personas con heridas de bala fueron trasladadas en ambulancia. Una de ellas en estado crítico. Otras tres ingresaron al hospital con otras heridas, mientras que dos fueron tratadas en el mismo Fedex y dadas de alta. «Es una tragedia», dijo Cook.

Las autoridades creen que el presunto tirador se suicidó. Consideran que ya no hay amenaza para la seguridad pública.

Un hombre que trabaja en la planta de FedEx dijo a una televisión local que vio cómo un individuo armado abría fuego en las instalaciones. «Vi al individuo con un subfusil, o un rifle automático, y empezó a disparar al aire libre. De inmediato me agaché. Tenía miedo», dijo Jeremiah Miller.

Fedex

Foto Photo by Jeff Dean / AFP

Un portavoz de FedEx confirmó a la AFP que su planta fue escenario de un tiroteo y dijo que la empresa está colaborando con las autoridades. «Estamos al tanto del trágico tiroteo ocurrido en nuestra planta» indicó la compañía.

Esta planta emplea a más de 4.000 personas, según informaciones de prensa.

Timothy Boillat, otro emplead, dijo a WISH-TV que fue testigo del tiroteo. Afirmó que vio a unos 30 vehículos de policía llegar al lugar.

«Tras los disparos, vi un cuerpo en el piso», señaló. «Afortunadamente, estaba lo suficientemente lejos y [el agresor] no me vio», agregó.

Sucesión de tiroteos

Estados Unidos ha sido escenario de varios tiroteos masivos en las últimas semanas.

El 9 de abril, una persona murió y varias resultaron heridas en una tienda de muebles de Texas, horas después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, presentara un plan limitado para combatir la violencia con armas de fuego.

El 31 de marzo, cuatro personas, entre ellas un niño de nueve años, fueron asesinadas cerca de Los Ángeles. Este tiroteo siguió a otros dos asesinatos, en Boulder (Colorado) y Atlanta (Georgia), que habían dejado 18 muertos el mismo mes.

Casi 40.000 personas mueren cada año en Estados Unidos a causa de las armas, y más de la mitad son suicidios.

El presidente Biden anunció este mes seis medidas para contener la «epidemia» que a su entender es la violencia causada por las armas de fuego en el país.

El mandatario presentó un plan limitado para prevenir la propagación de las llamadas «armas fantasma» -de fabricación artesanal, a veces con impresoras 3D-, que son imposibles de rastrear en caso de ser utilizadas en un crimen.

También propuso aumentar las regulaciones para los soportes de brazo diseñados para estabilizar el arma. Este dispositivo fue usado por el sospechoso del tiroteo de Colorado.

Biden indicó que sus propuestas son solo un punto de inicio. Llamó al Congreso a legislar para lograr medidas como el control de antecedentes y terminar con la venta de fusiles de asalto que muchas veces son el arma utilizada en los tiroteos masivos.