<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Toque de queda en Washington y disturbios se extienden en EE.UU

La ola de protestas por el asesinato de George Floyd a manos de policías blancos ya cumple casi una semana. El domingo escalaron las manifestaciones violentas y actos de vandalismo en ciudades de unos 15 estados de la Unión y llegaron a la capital, Washington DC, donde las autoridades decretaron toque de queda el domingo por la noche.

Washington DC decretó este domingo un toque de queda tras nuevas manifestaciones cerca de la Casa Blanca, anunció la alcaldesa de la capital de Estados Unidos, Muriel Bowser, horas después de una noche de disturbios en varias ciudades del país.

El toque de queda estará en vigor entre las «23H00 del domingo hasta las 06H00 del lunes», precisó Bowser en Twitter, donde anunció haber ordenado el despliegue de la Guardia Nacional para apoyar a la policía.

Miles de personas se manifestaron nuevamente este domingo en numerosas ciudades de Estados Unidos para exigir justicia por la muerte de George Floyd tras una noche marcada por fuertes incidentes, mientras el  presidente Donald Trump fustigaba a militantes «anarquistas».

Guardia Nacional a la calle

La rabia desatada en el país tras la muerte el lunes en Minneapolis de este hombre negro de 46 años a manos de un policía blanco se extendió rápidamente a todo el país, desde Miami hasta las cercanías del a Casa Blanca en Washington.

Miles de soldados de la Guardia Nacional fueron desplegados en 15 estados y en Washington, mientras que se dispuso el toque de queda en varias ciudades, Houston, Los Ángeles y la capital.

En Saint Paul, ciudad contigua a Minneapolis, epicentro del movimiento, miles de personas se manifestaron en la tarde del domingo contra el racismo y en reclamo de que todos los policías implicados en la muerte de Floyd rindan cuentas ante la justicia.

Por el momento, solo uno de ellos, Derek Chauvin, fue detenido e inculpado de homicidio involuntario. Chauvin es el agente que aparece en el video del arresto de Floyd, convertido en viral.

En la grabación se ve cómo clava su rodilla sobre el cuello de Floyd durante largos minutos mientras la víctima, inmovilizada boca abajo, se queja de no poder respirar.

«Tenemos hijos negros, hermanos negros, amigos negros, no queremos que mueran. Estamos cansados de que esto se repita, esta generación no se dejará arrasar. Estamos hartos de la opresión», dijo a la AFP en Saint-Paul la manifestante Muna Abdi, una mujer negra de 31 años.

Saqueos

Otras manifestaciones estaban en curso en Washington, Miami y Nueva York. «Black Lives Matter» («La vida de los negros vale»), «No puedo respirar» (las últimas palabras pronunciadas por George Floyd) son las consignas más coreadas en las protestas.

El exvicepresidente y candidato presidencial demócrata para las elecciones de noviembre, Joe Biden, anunció haber estado presente el sábado en una manifestación contra el racismo que tuvo lugar en su estado, Delaware.

En Los Ángeles, miembros de la Guardia Nacional con trajes de combate y armados de rifles de asalto comenzaron a patrullar las calles céntricas en la mañana del domingo.

Ello no impidió que se produjeran saqueos en varias tiendas de un centro comercial de lujo en Santa Monica.

Una persona en la Mesa, California, observa mientras se incendia un banco el domingo 31 de mayo de 2020 durante los disturbios por la muerte hace unos días de George Floyd en Minneapolis. (AP Foto/Gregory Bull)

En Filadelfia, en la costa este, más de 50 personas fueron detenidas desde el sábado acusadas de saqueos, señaló la policía.

Pese a la presencia policial, la violencia se apoderó en la noche del sábado de ciudades como Nueva York, Filadelfia, Dallas, Las Vegas, Seattle, Des Moines, Memphis, Los Angeles, Atlanta, Miami, Portland, Chicago y la capital.

Hubo cortes de carreteras e incendios de vehículos y comercios, mientras agentes policiales, desplegados en gran número, respondieron con gases lacrimógenos y en algunos casos con balas de goma.

 «Extremistas radicales»

El presidente Donald Trump, que debe hacer frente a los desórdenes civiles más importantes de su mandato mientras el país se ve duramente afectado por la pandemia de covid-19, prometió «frenar la violencia colectiva» y denunció a los «extremistas de izquierda radicales». En particular se afincó contra el movimiento «Antifa» (antifascista), al cual incluirá en la lista de organizaciones terroristas, según anunció.

El domingo, el presidente retuiteó el mensaje de un animador de radio conservador que decía: «esto no parará hasta que la gente de bien se muestre dispuesta a hacer uso de una fuerza aplastante contra los malos».

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, comparó en numerosas oportunidades la actual situación con los enfrentamientos de Charlottesville, donde choques entre supremacistas blancos y antifascistas causaron un muerto y decenas de heridos en agosto de 2017. Trump comentó entonces que había «gente muy bien» de ambos lados.

«El presidente agrava las cosas», dijo la alcaldesa a CBS.

Trump «debe unir a nuestro país (…), no atizar el fuego», dijo a su vez Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, a la cadena ABC.

Las protestas se han extendido por varias ciudades de Europa. En Londres, cientos de personas se manifestaron el domingo al grito de «Sin justicia no hay paz», uno de los eslóganes de las concentraciones estadounidenses.

En Dortmund (Alemania), la estrella del fútbol Jadon Sancho, de 20 años, levantó su camiseta al marcar un gol para dejar ver la leyenda «Justicia para George».

Marcus Thuram del Borussia Moenchengladbach se arrodilla tras anotar el segundo gol de su equipo en el partido contra Union Berlín por la Bundesliga, el domingo 31 de mayo de 2020. (AP Foto/Martin Meissner, Pool)

Venezuela ocupa el quinto lugar como peor crisis mundial de largo plazo

La caída de las capacidades económicas, sociales y sanitarias del país, que se conocen internacionalmente como “Emergencia Humanitaria Compleja” se agudizaron a partir de 2013 con privaciones en los derechos a la salud, alimentación, educación, medios de vida, seguridad y acceso a servicios básicos. En este escenario crítico el gobierno de Maduro busca legitimarse internacionalmente, pero sus acciones radicales lo alejan de esa posibilidad