<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trabajadores piden a Guaidó instalar mesa tripartita de inmediato

Este 14 de febrero se reunieron cinco centrales sindicales para manifestar su apoyo al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en su condición de presidente interino de la república reconocido por más de 50 países. Los trabajadores exigen la instalación inmediata de una mesa tripartita para discutir los derechos sindicales y gremiales.

Trabajadores piden a Guaidó instalar mesa tripartita de inmediato

La exigencia la hacen tal y como el acuerdo aprobado por el Parlamento en un documento enviado el 14 de marzo de 2016 a la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los trabajadores, en su mayoría de la administración pública, califican las condiciones laborales como inhumanas e instan a la comunidad internacional a que continúen con su solidaridad.

Es la primera vez que se reúnen cinco centrales sindicales desde 2009. 

En el encuentro con el presidente interino, Juan Guaidó, los trabajadores expresaron su apoyo al Plan País, presentado por Guaidó para impulsar mejoras del pueblo trabajador así como llaman a la reinstitucionalización del país.

“Tenemos un plan, un liderazgo, un país”, se lee en una pantalla que posteriormente se convertiría en una especie de bandera virtual para recibir a Juan Guaidó.

“La ayuda humanitaria entrará a Venezuela sí o sí. La usurpación cesa sí o sí. Aquí el juego cambió”, reafirmó Guaidó mientras cuestionaba las declaraciones del ministro de Salud del gobierno de Nicolás Maduro, Carlos Alvarado quien este miércoles aseguró que habían ingresado 933 toneladas de medicamentos.

“Entonces, no había tal bloqueo”, dijo y sostuvo que el gobierno de Nicolás Maduro usa el dinero de todos los venezolanos para robárselo. “La ayuda humanitaria no es una caja, una ampolla. Es una madre que perdió su hijo por deshidratación (…) Tuvieron que traer medicinas y eso también es un logro de nosotros por la presión y su desespero”, indicó.

A propósito de esto, agradeció la ayuda de 100 millones de dólares que aprobó la Organización de Estados Americanos en asistencia humanitaria.

Guaidó se comprometió con los trabajadores a presentar una Ley de Garantías para Trabajares, y que éstos tengan la seguridad de que un nuevo gobierno sí los va a proteger. “Hay que llevar esto a buen término y muy rápido”, dijo.

Desmeritó que Maduro se haga llamar presidente obrero cuando se han despedido empleados con fuero sindical y además, se han despedido a mujeres.

Recordó que los trabajadores y todos los venezolanos en general, debían organizarse de cara al 23 de febrero para que ingrese la ayuda humanitaria.

“Haremos lo necesario para reconstruir este país”, aseguró.

También recordó su pasado como trabajador envolviendo cosas en bolsas. “Sí, lo hice. Y lo hice con orgullo”, respondió a quienes se burlaron y utilizaron esto para minimizarlo.

Los trabajadores alabaron que Guaidó tenga la disposición de conversar, cosa que, según ellos, Maduro siempre se negó.

En el caso de los jubilados decidieron hacer una protesta activa vistiéndose con pantalones negros en señal de luto por los fallecidos estos años, muchos por falta de medicamentos y con camisas blancas en señal de esperanza.