<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trump dice que la vacuna contra el coronavirus podría estar lista a finales de año

La vacuna contra Covid-19 es fundamental para la vuelta a la normalidad. El pasado 24 de abril, la Alianza Mundial de Vacunas declaró que no estaba claro que, en lo inmediato, se pueda hallar una para la enfermedad causada por el nuevo coronavirus

Trump dice que la vacuna contra el coronavirus podría estar lista a finales de año

El presidente de EE UU, Donald Trump, dijo este domingo que está «convencido» de que su país tendrá una vacuna contra la Covid-19 para finales de este año, y revisó al alza el número de muertes que la enfermedad dejará en su país, hasta un mínimo de 80.000. «Estamos muy convencidos de que tendremos una vacuna para finales de este año«, dijo Trump durante un encuentro virtual con votantes emitido por la cadena Fox News.

La vacuna es fundamental para la vuelta a la normalidad. El pasado 24 de abril, la Alianza Mundial de Vacunas aseguraba que no estaba claro que se vaya a hallar una para la Covid-19. Muchos leen estas declaraciones del presidente estadounidense en clave electoralista: en noviembre de este año está prevista la celebración de elecciones presidenciales en EE UU.

Hasta ahora, los expertos en salud del Gobierno estadounidense habían citado enero de 2021 como la fecha más temprana en la que podrían tener disponible una vacuna del coronavirus. Trump reconoció que «los médicos preferirían que no dijera» nada más optimista.

“Yo diré lo que pienso: creo que vamos a tener una vacuna más pronto que tarde», agregó, sin aclarar qué le hace pensar eso, más allá de citar sus conversaciones con «jefes de empresas» que trabajan en el desarrollo de la vacuna.

Preguntado por si quiere tener la vacuna antes que cualquier otro país, Trump respondió: «No me importa, solo quiero conseguir una vacuna que funcione. Si otro país la consigue antes, me quitaré el sombrero». «Vamos mucho más rápido que en (el desarrollo de) ninguna vacuna en la historia», subrayó.

Lea también:Gobierno denuncia «invasión marítima» a Venezuela, mientras en Petare se vive un escenario de guerra (+Video)

Respuesta de Alemania a Trump: la vacuna podría tardar años

El Gobierno alemán lo desmiente: el desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus puede llevar «años”, advirtió el ministro de Salud de Alemania.

«Me encantaría que fuera posible lograrlo en algunos meses, pero me parece que hay que ser realista, eso puede durar años porque puede haber decepciones, sucedió con otras vacunas», declaró el ministro Jens Spahn en la televisión alemana ARD.

«El desarrollo de vacunas forma parte de las tareas más difíciles de la medicina», agregó el ministro alemán de Salud.

Nuevo pronóstico de muertes en EE UU

Trump también elevó su predicción del número de muertes que dejará el coronavirus en EE UU, dado que el cálculo de 60.000 fallecimientos que citó el 20 de abril ya quedó obsoleto y ahora supera los 67.000.

«Antes decía que serían 65.000, ahora digo 80 o 90.000″ muertes en total, subrayó Trump, cuya proyección supera la actualizada esta semana por la Universidad de Washington, de 72.400 fallecimientos.

El mandatario reconoció que quizá 90.000 muertes no puede «llamarse un éxito», pero alegó que es preferible al «millón o dos millones que habría habido» sin medidas de restricción del movimiento.

El presidente también rechazó las informaciones de prensa sobre que él ignoró varias advertencias de las agencias de inteligencia sobre la gravedad del coronavirus en enero y febrero.

Afirmó que este lunes las agencias de inteligencia del país respaldarán públicamente su versión de que no fue hasta el 23 de enero cuando le dijeron «que vendría un virus, pero que no iba a tener un impacto real». «Fue una conversación breve, poco después cerré el país a China y yo era el único en esa habitación que quería cerrarlo», recalcó Trump.

También alegó que a «Italia le afectó tanto» la pandemia porque muchos chinos que querían viajar a EE UU fueron, en cambio, «a Europa», tras su veto, a pesar de que el Gobierno italiano cerró el tráfico aéreo desde China tres días antes que él, el 31 de enero.