Trump mejora y médicos prevén darle de alta este lunes

Brian Garibaldi, otro de los médicos de Trump, dijo que el presidente ha estado "de pie y andando" y se está sintiendo bien. Si continúa sintiéndose y viéndose tan bien como hoy podrán darle de alta el lunes para que pueda continuar su tratamiento en la Casa Blanca, dijo.

Trump mejora y médicos prevén darle de alta este lunes

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “sigue mejorando” y podría ser dado de alta el lunes, dijeron este domingo sus médicos, luego de que fuera hospitalizado el viernes por covid-19.

El equipo médico del mandatario precisó que sus niveles de oxígeno habían bajado dos veces brevemente en los últimos días y que está siendo tratado con esteroides, pero dieron una evaluación optimista de la salud y las perspectivas del presidente de 74 años.

Trump hizo ver este domingo que se recupera del covid-19 al mostrarse fugazmente ante sus seguidores y sus médicos creen posible que regrese el lunes a la Casa Blanca.

Sorpresivamente, una  caravana de vehículos negros surgió en las afueras del hospital Walter Reed y desde uno los autos Trump, portando mascarilla, saludó a sus partidarios reunidos ante ese establecimiento en las afueras de Washington.

Trump regresó poco después al hospital, dijo la Casa Blanca.

“Aprendí mucho sobre covid, lo aprendí al ir realmente a la escuela”, dijo Trump en un video publicado en Twitter antes de su paseo.

“Esta es la escuela real. Esta no es la escuela de ‘vamos a leer libros’, y lo entiendo, y lo comprendo, y es algo muy interesante”.

Tras dos noches en el hospital un optimismo prudente dominaba el domingo al entorno de Trump aunque su médico, Sean Conley, admitió que el estado inicial del paciente fue más severo de lo informado en principio.

En contraste con su alentadora rueda de prensa del sábado, Conley admitió que Trump  había necesitado oxígeno suplementario por cerca de una hora; un episodio suficientemente grave como para decidir su internación.

“Estaba preocupado por una evolución potencialmente rápida de la enfermedad y recomendé al presidente una suplementación de oxígeno”, dijo Conley, que aseguró que Trump nunca se mostró ahogado.

Reconoció que no había revelado este incidente el sábado para proyectar una imagen “optimista”. Pero en el mismo momento, el jefe de gabinete presidencial, Mark Meadows, confió a periodistas que las 24 horas precedentes del mandatario habían sido preocupantes lo cual generó confusión.

Conley indicó también que en “la mañana” del sábado se había producido otro episodio de baja de oxígeno.

El mismo día, los médicos le administraron dexametasona, un corticoide eficaz contra las formas graves de covid-19, además del antiviral remdesivir y del cóctel experimental de la empresa Regeneron, que le fueron administrados a partir del viernes.

El equipo médico dijo estar preparando el regreso de Trump a la Casa Blanca, donde podría continuar con las inyecciones de remdesivir, un tratamiento intravenoso programado para extenderse por cinco días.

“Hay muchas cosas que se pueden hacer en la Casa Blanca”, dijo la portavoz del presidente, Alyssa Farah.

Pero Conley se negó a describir el estado de los pulmones de Trump, cuando se plantea la cuestión de las secuelas para un cargo tan pesado como la presidencia de Estados Unidos.

“Hicimos algunas observaciones, pero nada importante desde el punto de vista clínico”, se limitó a responder.

Al mando

El presidente siguió con sus labores pese a su internación, haciendo llamados y tuiteando desde el centro médico, según su hijo Eric, su asesor Jason Miller e incluso la presentadora de Fox News Jeanine Pirro.

Trump también difundió fotos suyas “trabajando” y publicó dos videos. El sábado por la noche dijo que los próximos días serán “la verdadera prueba” sobre su evolución.

A un mes de las elecciones, un sondeo realizado dos días después del debate con su rival demócrata Joe Biden el martes, y antes de que se conociera su enfermedad, mostró que la adhesión a Trump está llegando al punto más bajo en el año.

La encuesta de Wall Street Journal/NBC le dio a Biden una ventaja del 53% contra 39% entre los votantes registrados.

Negligencias

La polémica crece paralelamente sobre la supuesta negligencia de la Casa Blanca y la familia Trump ante el coronavirus, y también sobre la decisión del vicepresidente Mike Pence de continuar con la campaña, cuando él debería tomar las riendas del poder en caso de incapacidad del mandatario.

La política de prevención del Ejecutivo se basó íntegramente en los tests, un error denunciado por expertos durante meses y que parece haber convertido a la Casa Blanca en un hervidero de contaminación.

“No podemos decir por un lado que debemos actuar, y por otro dejar que el virus circule libremente. Terminó circulando libremente en la Casa Blanca”, dijo Nancy Pelosi, presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, en CBS.

El 26 de septiembre, decenas de legisladores y figuras republicanas acudieron en masa a la ceremonia en que Trump nombró a la jueza Amy Coney Barrett para la Corte Suprema.

Numerosos casos positivos reportados en los últimos días, incluidos senadores y asesores del presidente y colaboradores presidenciales, estuvieron vinculados a ese acto.

El equipo de Biden sale reforzado en su decisión de realizar una campaña limitada, con un fuerte componente virtual, y de respetar escrupulosamente los protocolos de prevención.

En cuanto al segundo debate entre los dos candidatos, programado para el 15 de octubre, el campo de Biden confirmó que el candidato demócrata se hará presente.

Biden, que hasta ahora ha dado negativo en las pruebas de detección de corononavirus, hará campaña el lunes en Florida.

“Desde que hablamos por última vez (el sábado), el presidente ha seguido mejorando. Como con cualquier enfermedad, hay frecuentes altibajos a lo largo de su curso”, dijo el médico de Trump, Sean Conley.

Conley agregó que el mandatario fue llevado al centro médico militar Walter Reed el viernes tras un “rápido avance” de la enfermedad, con sus niveles de oxígeno bajando a niveles preocupantemente bajos.

Trump recibió entonces oxígeno suplementario en la Casa Blanca antes de ser internado.

Brian Garibaldi, otro de los médicos de Trump, dijo que el presidente ha estado “de pie y andando” y se está sintiendo bien.

“Nuestro plan para hoy es que coma y beba, que esté fuera de la cama lo más que se pueda, que se mueva”, añadió Garibaldi.

“Y, si continúa sintiéndose y viéndose tan bien como hoy, tenemos esperanzas de poder darle de alta tan pronto como mañana (lunes) para que pueda continuar su tratamiento en la Casa Blanca”, dijo.

El sábado en la noche, Conley había dicho que “aunque (el presidente) aún no está fuera de peligro, el equipo sigue siendo cautelosamente optimista”.

Esto, luego de haber dado más temprano un reporte mucho más optimista, que entró en conflicto con la evaluación más alarmante del jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, quien se refirió el sábado a los signos vitales “muy preocupantes” de Trump.

Los comentarios de Meadows a Fox News generaron muchas idas y venidas, con informes contradictorios sobre la salud del presidente que crearon gran confusión.