<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Trump pone fin a la transparencia en visitas a la Casa Blanca

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció hoy que ha puesto fin a la política de publicación voluntaria de la lista de visitantes a la Casa Blanca adoptada por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

Trump pone fin a la transparencia en visitas a la Casa Blanca

La Casa Blanca argumentó hoy que esto se debe a «graves riesgos de seguridad nacional y preocupaciones sobre privacidad», según informó el diario The Washington Post.

Con esta medida Trump pone fin a la transparencia adoptada por el expresidente Barack Obama, cuyo equipo revelaba periódicamente casi la totalidad de los visitantes que acudían a la Casa Blanca.

Pero Trump, quien llevaba desde que tomó posesión en enero retrasando la publicación de la lista, ha dado marcha atrás y solo revelará nombres cuando así lo decida el equipo del nuevo mandatario.

Asimismo, solo serán públicos los registros de visitas de agencias que orgánicamente no son parte de la Casa Blanca, como la Oficina del Gestión y Presupuesto, que está físicamente situada en la mansión presidencial.

La Casa Blanca además asegura que al no tener que mantener la base de datos de visitas, que se publicaba en internet a vista de todos, ahorrará a los contribuyentes 70.000 dólares hasta 2020.

La Casa Blanca de Obama se reservaba ciertas prerrogativas a la publicación de visitas a la mansión presidencial, como entradas puramente privadas, como en el caso de amigas de las hijas del matrimonio, o visitas altamente sensibles, como nominados al Tribunal Supremo.

Trump había sido demandado la semana pasada en los tribunales para obligarle a hacer públicos los registros de visitas de la Casa Blanca.

De Hitler a Trump: una lista de insólitos candidatos al Nobel de la Paz

Para que una candidatura al Nobel de la Paz sea válida tiene que ser presentada por miembros de asambleas nacionales y gobiernos; miembros de tribunales internacionales; rectores de universidad, profesores de ciencias sociales, historia, filosofía, derecho y teología o directores de institutos de investigación sobre la paz e institutos de política exterior. Se supone que las candidaturas son secretas, pero a algunos les interesa hacerlas públicas.