10 cosas que hacen las jevitas cuando van al baño

Las mujeres suelen tardarse un poco más en el baño que los hombres. Esto hace que los varones duden, infieran y hasta se angustien sobre las conductas femeninas en este cuarto ¿Qué harán? ¿Por qué siempre van juntas? ¿Por qué tardan tanto? En esta guía quizás consigas algunas respuesta

10 cosas que hacen las jevitas cuando van al baño

Algunos se morirían por conocer los secretos detrás de la puerta con la muñequita u otros darían un día de vida por poder mirar a través de esos espejos que guardan tantos misterios. En UB conversamos con un grupo de mujeres sobre sus actividades y comportamientos en los baños y hemos encontrado que no hay mucho de extraordinario. Sin embargo, en la búsqueda de conocer mejor al género femenino, logramos realizar una lista de arquetipos que definen la conducta del género femenino en este cuartico.

Le advertimos, cada mujer disfruta de su individualidad y es por eso que no todas hacen lo mismo en el baño. Esta lista se trata de un esfuerzo de aproximación para ejemplificar las acciones en las que suelen gastar tiempo las damas cuando van “al tocador”.

1. La Community Manager: 

selfie

Lleva su propia marca, con nombre y apellido, y sabe que la clave para mantenerse activa en las redes sociales es tomarse una foto con cada cambio de ropa o de planes. De estas hay de dos tipos, la que toma fotos en el baño público del centro comercial y otras que lo hacen en el yate más fino que hayan pisado. De cualquier manera estas mujeres no pueden evitar hacer una trompita (DuckFace), a pesar de que sea una maña pasada de moda.
2. La que practica: 

la que practica

 

Es fácil intuir que las chicas que son adictas a las selfies suelen posar durante horas en el baño, pero no solo ellas, todas practican frente al espejo. Posan para cuando les tomen la foto, para cuando vayan a hablar con el chico que les gusta, para cuando se conviertan en top model (a pesar de que se pasen en edad y kilos para esto). Hay un grupo de ellas que suele dárselas de coreógrafas e inventan todo tipo de secuencias de baile, hay otras que practican sus discursos o incluso la canción con la que ganarán en el American Idol o Fama Sudor y Lágrimas de su país. No importa si fue al baño dos minutos o una hora, ese espejo es testigo de miradas y movimientos que ella usará.

3. Las doñas tertulieras: 

donas tertulieras

 

Si en el local de música no existe un ambiente para conversar, ellas lo harán en el baño. Se caracterizan por tener una necesidad imperante de compartir, hacerse escuchar y hablar. La mayoría de las veces que las mujeres van al baño juntas es para darle rienda suelta a toda esa conversación reprimida que se les ahoga en la garganta. En la medida de lo posible se ponen al día, a veces hay que recurrir a hablar de cubículo a cubículo mientras miccionan. Si usted está empezando a salir con una chica esas ganas de hablar se incrementan e ir al baño es una manera de canalizar esas pulsiones. No se asuste si le pican los oídos cada vez que ella pase por esa puerta, lo están “cosiendo y descosiendo” completico.

4. La Houdini: 

la evasionista

 

Si usted lleva esperando más de una hora, no le atienden el teléfono y nadie da paradero de su jeva detrás de esa puerta de la muñequita, olvídese… estaba en presencia de la típica houdini. Una escapista por naturaleza. Ella estaba tan fastidiada que ni quería regresar a dar explicaciones de por qué se fue. Este tipo de chama también se encuentran en las noches previas a la quincena. Cuando todo el mundo está raspando la olla, ella mejora sus habilidades de evasión.

5. La lambucia: 

cremitas

 

Este es el tipo de jevita que aprovecha todo lo que hay en el tocador. Es esa que va a las casas de familia y prueba todos las cremitas, perfumitos e incluso los jaboncitos con figuritas que dispone el dueño de la casa. Cuando va a una fiesta de envergadura, como una boda o un quince años, los baños suelen tener un obsequio como toallas sanitarias, tampones y cremas; y esta jevita no se pela ni uno de estos agasajos. Los mete en su cartera junto a los chocolaticos de la mesa de dulce que se comerá en la mañana (cuando engordan menos). Esta misma es la amiga que siempre carga servilletas de panadería en su cartera y se dice “mujer precavida vale por dos”. Pero cuidado con estas, que en tiempo de escasez, suelen convertirse en cleptómanas.

6. La carterista: 

la carterista

 

Van mucho al baño, y a pesar de que no están tomando ningún trago, se van emborrachando poco a poco. No es un efecto placebo de la rumba, es que este tipo de jevita precavida se burla de la crisis bebiendo algún tipo de aguardiente del bar del papá. La bebida espirituosa suele vertirla en una carterita sofísticada o botellita de agua pequeña. Este es el tipo de jeva que tienes que llevar a los juegos del Caracas Futbol Club o tu equipo de preferencia, pues ella siempre sabrá cómo escabullir el alcohol entre sus ropas.

 

7. La amiguera: 

las que se besan

 

Este es el tipo de jeva que se hace amiga de todas en el baño, hasta de la señora que vende chicles. Suele tardar porque está compartiendo toda su vida con sus nuevas amigas y por supuesto al salir te las va a presentar y hablar maravillas de lo bellas, inteligentes, exitosas y graciosas que son. Por supuesto tú te vas a imaginar lo que a continuación sale en la escena. Aunque si supieras, no estás muy lejos de la verdad, varias mujeres han confesado haberse enamorado en el baño de mujeres espectaculares y exitosas y como entre ellas todas son muy cariñosas…

8. La insegura: 

las inseguras

 

Estas nunca faltarán. Se la pasan en un “no me mires, no me mires” si no se han maquillado y al llegar frente al espejo es “sombra aquí y sombra allá”. Estas son las que pasan horas y horas definiendo sus cejas con el lapiz, gastando toda la pasta de la pintura de boca en sus labios y arreglándose el rabito del ojo. También suelen verse una y otra vez de frente y de perfil para corroborar si el look les hace ver flacas y se batuquean el cabello mil veces para verse “chic natural”. En el baño de estas damas no suele faltar, plancha, secador y todo el kit Maki Club.

9. La que se afeita: 

la que se afeita

 

Esta es la improvisada que se dio cuenta a último momento que esa noche no se escapará de un momento romántico. Se puso falda sabiendo que no pasaba “la prueba del rastrillo” y tiene que remediarlo en el medio de la noche. Cuando salgas con una chica con áreas mal afeitadas, no pienses que es una mamarracha, es probable que no se haya afeitado para obligarse a ir lento en la relación y no acostarse contigo en la primera cita. Sin embargo, es una inexperta porque si se conociera mejor sabría que ni los pelos ni nada evitarán ese momento ardiente en que solo piensan las hormonas.

10. La narcótica: 

narc[otica

Ojo, cuidado con esta jeva. No te llevará a nada bueno. Podrías pensar que es una carterista porque de la nada se le “pasó el suiche” y anda súper activa y emocionada en la fiesta. Pero te damos un dato: mírale bien las pupilas. Suelen gustar de estupefacientes y psicotrópicos, aunque a veces puede ingerir sustancias que alteren el sistema nervioso y que son fácilmente adquiribles en las farmacias.