<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Así se rumbea en el “Caracas Bar” de Buenos Aires

La iniciativa que emprendió un caraqueño radicado en Argentina ha tomado por sorpresa la noche porteña. El caribe criollo hace su fiesta particular en el corazón de la capital sureña

Así se rumbea en el “Caracas Bar” de Buenos Aires

“Caribbean Queen Night” dice en un cartel a las puertas del local con una foto de la ex reina de belleza Bárbara Palacios luciendo la corona de Miss Venezuela 1986.

caracas1
La noche fresca de Palermo anuncia el final del invierno y el ambiente está a punto para lanzarse a recorrer las calles de Buenos Aires, incluso al filo de la madrugada. La ciudad quiere que la gocen, que la bailen, que la toquen. Y hasta que se beban un ron al ritmo de Oscar D´León. La movida nocturna porteña da para eso. Y para más.

caracas2
En la esquina de Guatemala 4802 está el bar que tomó el riesgo de llamarse “Caracas”. Negocio familiar, atendido por su propios dueños, en donde puedes pasar de estar “chupando” una “guarapita” mezclada con Cacique 500, mientras escuchas Illya Kuryaky y viendo una foto luminosa de El Ávila, para después terminar bailando en el segundo piso con la voz “bacana” de Carlos Vives bajo el efecto de 4 shots de anís Cartujo. El caribe se siente, en ese espacio de dos plantas que ocupa la esquina de un edificio de más de 100 años. Sin embargo, una vez adentro, la atmósfera envolvente te puede hacer creer que estás en el Centro San Ignacio. La discoball es un globo globalizado.
“Lo que casi nadie sabe es que este lugar fue la antigua ´Mundo Bizarro´” confiesa emocionado Félix Ovalles, caraqueño con más de 8 años en Argentina, quien es la mente precursora, dueño y gerente, del lugar que alberga un personal de más de 10 empleados, entre bartenders, meseras y cocineros.

caracas 6
“Mundo Bizarro fue el primer bar nocturno de Palermo” refiriéndose al sitio cuna de la vanguardia artística y pionero de la rumba fuerte de Buenos Aires hacia finales de la década de los ochenta. “el local tiene vida propia”. Asegura.
La historia es muy parecida a la de miles de venezolanos que abandonan el país en ensayo migratorio. En esta fase inédita a la que nos ha pateado la historia.

caracas8

“Mi papá es médico pediatra pero se terminó de venir el año pasado, luego del tercer intento de asalto que le hicieron llegando a su consulta”. Uno a uno, entre primos, tíos y hermanos, la familia Ovalles –se ha ido yendo del país- y han ido construyendo, mancomunadamente, lo que es sin duda hoy uno de los sitios más exóticos de la nocturnidad porteña: “Después de 6 años el negocio ha alcanzado el éxito comercial”, asegura Félix.

-¿Cuál es el repertorio perfecto para pasarla bien en “Caracas Bar”?
– Se puede comenzar con una ración de tequeños con una guarapita de parchita, para luego continuar con unos rolls de pabellón criollo estilo sushi y cerrar la noche con un buen ron “linaje”.
Más allá de una barra amplia de licores, la oferta gastronómica incluye arepas, cachapas y demás.
“Tratamos de llevar a ´tapas´ la comida típica venezolana. Son arepas pequeñas y mini-cachapas con todos los gustos que te puedes conseguir en una arepera en Caracas.

caracas7
-¿Cuál es la arepa favorita de los argentinos?
-“La pelúa” sin duda. Aquí, como buenos carnívoros que son, se van por lo seguro (Risas)
Contrario a lo que podría pensar la mayoría, la ciudad ha acogido con beneplácito todo lo relacionado con el folclore caribeño. Con una colonia de venezolanos que llega a casi 20.000 personas -solo en Capital Federal- la ciudad parece recibir con los brazos abiertos a los nacionales.
“Este es un país hecho por inmigrantes y eso lo sientes cuando vives aquí”
-¿Sueñas con abrir el Caracas Bar en Caracas?
-Por el momento sueño con volver a Venezuela, al menos por un rato.

La oferta sigue abierta en Baires. Con tragos que van desde los 50 a los 100 pesos y con el selecto menú musical que ofrecen los djs: Molly, Lamar y el legendario Metra.