Aura Ávila es de agua dulce

Sirena exótica de estas costas, la más tierna de las modelos que ha salido de las filas de una famosa marca de cerveza, fue también un hallazgo en aquel lejano Miss Venezuela del 2003. Entre la animación y el modelaje, luego de su separación del grandeliga Ronny Cedeño, la exuberante maracayera es siempre una buena excusa para recordar

Aura Ávila es de agua dulce

 
“En esta playa está obrando la recta acción de Dios”, se lee en un cartel vetusto clavado en la arena ardiente. El cielo parece un chroma key de azul perfecto y las caricias de la brisa oceánica hacen pensar en torno al mensaje celestial del letrero.
A la playa de Uricao, en las costas de Choroní, estado Aragua, sólo se le puede llegar en peñero, y eso le da su carácter virginal y remoto. Sobre ese explosivo paisaje de la naturaleza Caribe, Aura Ávila busca hacer las paces con sus agitadas curvas para lograr la pose perfecta de ese venerado cuerpo, a medio sumergir, en un riachuelo de agua dulce y salada, justo en el punto donde el río sucumbe al mar.
La mirada profunda que hechiza al lente de la cámara mueve fuerzas telúricas del trópico y despierta energías poderosas en la inmensidad. Aura nació en Maracay, es una diosa de esta Tierra en donde los elementos parecen envolverla para hacerla sagrada.
Sin embargo, en el mundo de los mortales, la chica de 25 años, recientemente casada con el grandeliga y shortstop de los Tigres de Aragua Ronny Cedeño, es también conocida por haber sido la primera finalista del Miss Venezuela en el año 2003, además de haber pasado por el Olimpo de los cuerpos perfectos como Chica Polar y haber hecho una breve carrera como animadora en televisión. Su verbo intrépido y naturalidad autóctona refrescan cualquier alocución, siendo sin duda su espontaneidad el mayor de sus fuertes: “Sólo me gusta actuar en la vida cotidiana”, dice entre risas quien tampoco teme ocultar que a veces es necesario valerse de la belleza para obtener lo que se quiere: “Me gusta llamarlo inteligencia o astucia”, apunta irónica, mientras ahoga sus palabras en unos carnosos labios que palpitan.
Aura-Avila5
Somos los últimos en abandonar la playa, la tarde efervesce de colores inéditos y juntamos esfuerzos para lograr que la pintoresca embarcación se haga a la mar.
Uno de los lancheros improvisa maromas para afanarse en la labor, sin perder de vista la figura de Aura Ávila mientras se sube a bordo, como por cierto, es también el nombre del programa que conduce en Sun Channel: Todo a bordo.
“Allá en la montaña se ve la silueta del Cristo mirando al cielo”, dice alguien. Cuesta apreciarlo, pero ahí esta. Aunque no sea tan contundente como la estupefaciente anatomía de la maracayera.
Caída la noche y curada la piel de salitres escamosos, los ojos de quien es realmente prófuga de una inocencia pueril en disputa permanente con su avasallante seducción, aún están encandilados por el destello de la costa.
La luna está chorreada sobre la piscina y nos acompaña el sonido profundo de la selva húmeda que bebe del mar. Monumentales árboles escenifican el concierto de las criaturas. Enigmáticas criaturas. Divinas.
No está nada mal la casa que consiguió la producción para esta edición especial de playa. Choroní: 10:22 pm.
El grabador es un objeto extraño en medio de tanta naturaleza. Captura todo lo que sucede alrededor.
-EC: ¿Tú estás consciente de lo buena que estás?
-AA: Jajajaja, que cómico… bueno de alguna manera creo que sí.
-EC: Cuando ves tus fotos, cuando te miras desnuda al espejo…
-AA: Algunas veces veo fotos y digo: “Aquí me boté”. En cambio a veces quedo insatisfecha, soy muy crítica con mis fotos…
-EC: ¿Cuándo supiste que te ibas a transformar en el mujerón que eres?
-AA: Cuando Sergio Duarte y la gente de “People´s Model” en Maracay me descubrieron. Tenía 15 años y fue así como en las películas, me vieron en un centro comercial caminando.
-EC: ¿Y cuándo se te ocurrió que había que mercantilizar lo que Dios te había dado?
-AA: Cuando participé en el Miss Venezuela llevando la banda de mi estado. Ahí decidí lanzarme al modelaje, al medio artístico…
-EC: ¿Y qué dijo tu familia?
-AA: Siempre me apoyó. Mi mamá me decía que yo estaba como “pa´l Miss Venezuela”, aunque siempre estuve motivada por conseguir que me hicieran una operación para agrandamiento del busto.
-EC: ¿Te metiste en el Miss Venezuela para buscar unas prótesis de intercambio?
-AA: No, no lo vería así. Pase la prueba y después me apunte en la lista de las chicas que querían la operación, porque quería mejorar mi estética, era el primer paso para entrar en la carrera de modelaje.
-EC: ¿Qué hiciste al terminar el certamen?
-AA: Ya en enero de 2004 agarré mis maletas y me fui a Caracas a buscar algo en los medios, en la televisión, aunque mi meta final era quedar plasmada en la historia como Chica Polar y eso fue lo que logré.
Aura toma aliento mientras sube la mirada hacia el cielo metalizado de la noche:“Desde niña siempre vi el calendario de las Chicas de la cerveza; cuando estaban Gaby y Norkys pasaba horas viendo esas fotos y me dije que algún día iba a lograrlo, y tiempo después lo pude conseguir. Fue algo muy grande para mí.
EC: ¿Y por qué esa obsesión con ser Chica de eesa marca?
AA: Bueno, porque es algo muy sensual y representativo de la mujer venezolana, tú siempre ves que el mayor sueño de las actrices, animadoras y modelos aquí es que Polar las incluya en sus campañas. Es un orgullo poder pertenecer a esa gran familia y participar en el excelente trabajo que hacen con los calendarios, además quedé como la más joven en la historia de la marca porque tenía 19 años.
Junto a Marjorie De Sousa, Anarella Bono, Gaby Espino y Norelys Rodríguez, la prometedora chica fue la imagen de la cerveza por poco tiempo, a pesar de que los fanáticos quedaron obsesos con su figura.
EC: ¿Quisieras volver a ser la chica del oso?
AA: Yo creo que sería posible, pero ya estuve ahí. Logré mi meta y hay que ceder el paso para darles la ilusión a otras niñas.
EC: Más allá del modelaje, ¿nunca quisiste estudiar una carrera?
AA: Sí, sí… Mi sueño fue siempre ser antropóloga y hasta el sol de hoy veo esos programas en Discovery (Channel) que hablan de momias, dinosaurios y me encantan. También quise en algún momento estudiar Nutrición, después Comunicación, pero nunca concreté nada.
EC: ¿Y no crees que puedas estudiar Antropología algún día?
AA: No sé, no es que se me haya muerto la ilusión… pero la vida del antropólogo es una vida muy solitaria, muy “yoísta”, porque uno se va por meses a hacer una investigación…
Aura-Avila4
Oceánico sabor
EC: ¿Cuál es el mito de la playa como afrodisíaco?
AA: Ay no sé, es difícil de explicar… son sensaciones, algo como la arena que te molesta al principio pero después te gusta…
EC: ¿Te gusta que te molesten?
AA: No, no. Odio a un hombre déspota.
EC: ¿Qué más odias de un hombre?
AA: Que no tenga sentido del humor, que sea problemático, que le guste lucirse frente a sus amigos… yo soy muy juguetona, me gustan mucho las bromas, hacer cosquillas, a veces me extralimito.
EC: ¿También en el sexo?
AA: Eso queda para la intimidad de mi hogar.
EC: ¿Eres desinhibida?
AA: Con mi pareja lo que sea, así de sencillo. Entre la pareja todo es válido, más si tengo mi esposo…
-EC: ¿Cuál es la parte de tu cuerpo que más te gusta?
-AA: Bueno, no me quejo de nada. No hago ejercicio entonces no puedo protestar… me gustan mucho mis piernas y mi cintura…
-EC: Ahora estás más voluptuosa que hace unos años…
-AA: Sí, me gusta, aunque sigo sintiéndome en la línea…
-EC: ¿Eres de las que piensa que la depilación en hombres y mujeres ya está pasando de moda?
-AA: ¡Nooo mi amoorrr!… nada de eso. El que esté conmigo no puede tener ni un solo pelito…
-EC: Y tú haces lo propio…
-AA: Por supuesto, estoy completamente en contra de los pelos… jajaja…
-EC: ¿Qué ves en el físico de un hombre?
-AA: Bueno, que sea alto como yo y generalmente me gustan trigueñitos, de cabello oscuro. No me atraen los rubios, aunque no digo que nunca beberé de esa agua, pero el hombre latino es el que tiene más sex appeal
-EC: ¿Crees que hay más hombres gays que hace unos años?
-AA: No, lo que pasa es que ahora no están en el clóset, por lo menos el 90% de mis amigos hombres son gays.
-EC:¿Qué tienes en tu iPod?
-AA: Me gusta la música latina, me encanta la salsa, amo el reggaeton.
-EC: Último libro
-AA: Me leí el libro de Ricky Martin y lo amo.
Luego de dos años al frente del programa “Todo a bordo”, el apetito por la aventura es quizás el principal motivador de su trabajo: “He viajado por todo el Caribe, nadando con leones marinos, delfines y conocido a muchísimas personas”.
EC: ¿Y también te gustan las aventuras prohibidas?
AA: No, no, por el momento no —dice conteniendo una sonrisa en la punta de sus labios.
La luna sigue colgada, intentando mantener a flote su reflejo en el borde de la piscina. Después de contemplar el bostezo más sexy que he visto en mucho tiempo, me doy cuenta que la conversación llega a su fin.
Estoy a punto de pedirle a Aura que me deje observarla mientras duerme en su habitación, pero en el último instante desisto de tan intempestiva idea. Es cerca de la medianoche.
-EC: ¿Eres agua dulce o agua salada?
-AA: Yo creo que sería el punto exacto en donde el mar y el río se unen (risas). Se apaga la luz. Del grabador.
Suenan enormes criaturas ocultas, la noche es viscosa como la selva tropical.
Dos gigantescos vasos de agua y a dormir.
Después otro más y ahora sí, a dormir.
Aura-Avila3
 
 ]]>