El sueño stereo de Alberti y Bosio: ¿Té para dos?

"Gracias Totales" es el nombre de la gira concebida por Charly Alberti y Zeta Bosio para rendir homenaje a Gustavo Cerati. El tour tiene su primera fecha prevista el 29 de febrero de 2020 en Bogotá y continúa -hasta ahora- a Santiago de Chile, Ciudad de México y Buenos Aires. Algunos aplauden, otros se indignan: aquí un fan ventila y razona su molestia

Alguna vez fue que planeamos
Hacernos todo el daño de una vez
Dictando una sentencia desafiante
No existes

 

Superada la etapa experimental de Dynamo (1992), empujados o abrumados por la sobrexposición que significó Canción Animal y tal vez disminuidos por el fracaso de la gira española, la mítica banda decide tomarse un descanso.

 

Un maestro, una causa, un efecto
Embarazada la actriz chilena Cecilia Amenabar, la causa/efecto el disco Amor Amarillo (RCA Internacional, 1993) fue la gestación de Benito Cerati (Zerokill). “El hecho de concebir me puso creativo” habría dicho Gustavo Cerati, explicando el lanzamiento de la placa sin la formación original de Soda Stereo.

Vale destacar que el bajista en la grabación y única presentación del disco (en una emisora porteña) fue Héctor Pedro Juan “Zeta” Bosio.

 

Avenida Alcorta, cicatriz
Hoy volví cansado de hablar de mí

 

(¿Cerati sin Soda?)
Cerati habría explicado que la placa tenía motivaciones personales mas no comerciales y dejaba de lado los insistentes rumores sobre la separación del trío y posterior emprendimiento de una carrera solista.

Según algunos conocedores, Sueño Stereo (1995), luego de tres largos años de espera para los fans, evidenciaba el desgaste de la banda. La solitaria dupla de éxitos comerciales “Ella usó mi cabeza como un revólver” y “Zoom” era fehaciente muestra del ocaso pop del trío.

 

Es el efecto doppler
Cuando te alejas de mí
Es el efecto doppler
Cuando te alejas de mí
Vuelve, vuelve

#SodaReplugged
“Tocar en Estados Unidos delante de gente que nunca nos había visto, nos puso las pilas de vuelta para hacer el unplugged”. Cerati dixit.

Tras una larga negociación con la cadena MTV para la realización de “Confort y música para volar”, el disco desenchufado de los suramericanos (“teníamos cierta reticencia de tocar versiones acústicas de canciones que no fueron concebidas como tales” GC.) fue el paso previo a la separación.

Así como era un hecho cierto la futura carrera solista de Cerati, líder, insignia y cerebro del grupo, no había certeza sobre los destinos de Alberti y Bosio.

No seas tan cruel
No busques más pretextos
No seas tan cruel
Siempre seremos
Siempre seremos prófugos los dos

Luego de dar tumbos como productor, cazatalentos, presentador de TV y hasta bajista suplente del chileno grupo La Ley, Zeta Bosio lidera el intrascendente grupo Shot The Radio. Facetas todas sin la gloria de la carrera solista de Cerati y con menos cobertura que la separación acaecida en 1997.

Charly Alberti (en un mejor perfomance que Zeta) siguió partiéndola en la batería, liderando el grupo Plum junto a su novia del momento, Deborah Del Corral (posterior pareja de Cerati, y según Lilian Clark, madre del intérprete, “el amor de su vida, porque fue la única mujer que le dijó que no).

Fue Plum (Del Corral incluida) lo único rescatable del Alberti post Soda, musicalmente hablando. Su grupo Mole fue tan decepcionante que nos hizo virar a todos los stereoadictos a la lucha por el cambio climático, personificada por Alberti, el Al Gore argento.

El reloj
Marcó la hora del final
De otra época vacía
Despertó
Con el perfume embriagador
De comenzar su nueva vida

¿Habrán motivado estos bajos relieves de la dupla Alberti/Bosio como “solistas” a la apropiación (tras la desaparición física de Cerati) de Soda Stereo, para convertirla en una simple unidad de negocios?

Así como el mundo industrializado dejó de lado el cambio climático, ¿por qué Charly Alberti, dejó de lado la premisa de “Siempre seremos Soda”?, precepto del trío inalterable, inalienable, intransferible, inmodificable.

¿Cuál fue la respuesta de los ahora busisnessmen Alberti/Bosio a la afirmación del mítico productor/tecladista (¿cuarto Soda?) Tweety Gonzalez, sobre el circo que (sin redundancia, literal) significó Cirque de Soleil? “Si Gustavo viviera no hubiese hecho #EnElSéptimoDía”.

¿Merecen los fanáticos de Soda Stereo ser sometidos al escarnio de tener que soportar como vocalista al prefabricado, mainstream y comercial Juanes como sustituto del frontman de la banda?

¿Es saludable para el rock en español (el rock en Ñ, el rock en tu idioma) que un británico como Chris Martin, quien no es capaz de pronunciar el castellano correctamente, vuelva a torturarnos versionando (¿destrozando?) la mil veces ultrajada y mercantilizada en #LaHoraLocaSessions “De música ligera”?

Te vi que llorabas
Te vi que llorabas
Por él
Té para tres

 

Tras la separación, Cerati no solo tuvo la honestidad intelectual de no repetir la exitosa fórmula de Soda Stereo, al contrario, edificó una carrera solista sobre bases distintas y distantes a la génesis grupal, un sonido catalogado al principio por algunos críticos como “el capricho electrónico de Cerati”. Rehusó ser el ex Soda perpetuo, modus vivendi distinto al de Alberti/Bosio, quienes intentan, monetización de por medio, cumplir su sueño stereo: Soda Stereo sin Gustavo Cerati.

Ni Cerati solista sin Alberti/Bosio era Soda Stereo, ni el Soda Stereo de Alberti/Bosio con otro vocalista es Soda.

Que me perdonen Andrea Echeverri, Rubén Albarrán y Enrique Bunbury. Y hasta Benito, que anda en lo mismo.

No puedo seguir maquinándome
No puedo, no puedo
No puedo seguir maquinándome
No puedo, no puedo
No puedo seguir maquinándome
No puedo, no puedo