Fallece Roger Moore, un clásico Bond, James Bond

El actor británico Roger Moore, famoso por su papel en las películas de James Bond, el Agente 007, y la serie El Santo, murió hoy en Suiza a los 89 años, informó su familia.

Fallece Roger Moore, un clásico Bond, James Bond

Moore, que residía en ese país desde hacía varios años, falleció tras una corta batalla contra el cáncer.

“Con muchísimo pesar, debemos compartir la terrible noticia de que nuestro padre, sir Roger Moore, falleció hoy. Estamos devastados”, señala un mensaje colgado en la cuenta de Twitter por sus tres hijos, Deborah, Geoffrey y Christian.

La nota agrega que el actor, que fue embajador de buena voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), “murió hoy en Suiza tras una corta pero valiente lucha contra el cáncer”.

“El amor del que estuvo rodeado en sus últimos días fue tan grande que no puede ser cuantificado solo con palabras”, subraya la familia en la nota, y agrega que mucha gente en todo el mundo sentirá admiración por Moore, tanto por los que le conocía como por su trabajo en Unicef, que le valió el título de “caballero” (Sir).

“Muchas gracias papá por ser tú, y por ser tan especial para tanta gente”, añade el texto, firmado por los hijos, que piden apoyar a la última mujer del actor, Kristina Tholstrup, con la que se casó tras divorciarse de su esposa italiana, Luisa Mattioli, en 1996.

Moore, que interpretó al agente 007 en siete películas, tendrá un funeral privado en Mónaco, otro lugar donde ha residido.

El artista también se hizo famoso por su interpretación de Lord Brett Sinclair, en las serie “The Persuaders!”, en la que actuó junto al fallecido intérprete estadounidense Tony Curtis, quien hacía el papel de Danny Wilde.

Roger Moore, el actor británico de la sonrisa pícara y la ceja arqueada, saltó a la fama en la serie “The Saint” (El Santo), así como en la serie “Dos Tipos Audaces”, junto a Tony Curtis.

Más famoso por sus célebres personajes que por su capacidad para la actuación, Moore será sobre todo recordado por su papel del agente 007 y el de Simon Templar en “The Saint”.

Nacido el 14 de octubre de 1927 en el barrio de Stockwell, sur de Londres, Moore era hijo de un agente de policía y un ama de casa, que de pequeño se vio obligado a vivir en el condado de Devon (suroeste de Inglaterra), por el estallido de la II Guerra Mundial.

Desde joven se interesó por la actuación y estudió en la Real Academia de Arte Dramático aunque, debido a la falta de recursos, consiguió que la matrícula fuera pagada por el director de cine Brian Hurst, que después lo fichó como actor secundario en la película de comedia musical Trottie True en 1949.

En los años cincuenta aparecería en anuncios de publicidad para revistas, sobre todo de ropa de lana y pastas dentales.

Por entonces estaba casado con Doorn Van Steyn, pero se divorció de ella en 1953 al conocer a la actriz Dorothy Squires, doce años mayor que él y quien, según los críticos de cine, le ayudó a avanzar en su carrera artística. La relación terminó en 1961 cuando Moore conoció a la que sería su tercera mujer, Luisa Mattioli.

Moore tuvo que esperar hasta 1969 para casarse con Mattioli por la negativa de Squires a concederle el divorcio, pero para entonces había consolidado su fama gracias a su actuación en la película “Ivanhoe” y por el personaje de Simon Templar, ese Robin Hood moderno, sofisticado y culto.

Con la italiana Mattioli, de la que se separó en 1996 para casarse años después con Kristina Tholstrup, Roger Moore tuvo tres hijos, Deborah (1963), Geoffrey (1966) y Christian (1973).

Alto y apuesto, Roger Moore conquistó al público internacional, sobre todo el femenino, con Simon Templar y esa ceja izquierda que arqueaba cada vez que miraba hacia arriba para ver el halo blanco distintivo de “The Saint” antes del comienzo de la banda sonora.

El éxito de esa serie le ayudó a recibir otra oferta en 1971 para interpretar a Lord Brett Sinclair en la serie “The Persuaders!”, junto a Tony Curtis.

Pese a no triunfar en EEUU, fue muy seguida en Europa e Hispanoamérica por las divertidas aventuras de dos mujeriegos millonarios: Roger Moore en el papel de Lord y Tony Curtis como el petrolero estadounidense Danny Wilde.

La serie, de la que no se hicieron muchos episodios, fue la última que hizo Moore antes de que le ofrecieran el papel de James Bond una vez que Sean Connery abandonó el personaje.

Así, Moore se puso en la piel de Bond en 1973, haciendo “Live and Let Die”, con música de Paul McCartney y la primera de las siete que hizo con Albert Broccoli, lo que le convirtió en el actor que más tiempo interpretó al agente 007 (doce años).

Aunque el Bond de Ian Fleming no se parecía al de Moore, el actor consolidó su fama gracias a los tintes de humor irónico, su voz profunda y el carácter flemático que aportó al personaje.

En 1985 Moore se despidió de Bond para hacer filmes menos conocidos, pero años después inició su trabajo con UNICEF tras quedar asombrado por la labor de su amiga Audrey Hepburn.

En 1991, retirado ya en Suiza, fue nombrado embajador de buena voluntad de la UNICEF.