Instagram también tiene su Dios: Brock O’Hurn

Ser el hombre más atractivo de la red social también tiene su lado malo. Con casi millón y medio de seguidores este hombre común se hace notar por su "vida perfecta"

Instagram también tiene su Dios: Brock O’Hurn

Brock O’Hurn tiene más de 1 millón de followers y casi medio millón de likes en Facebook. No es actor, ni cantante. Es entrenador personal, tiene 23 años y gana aproximadamente 30.000 dólares por campaña publicitaria.

Es la clase de hombre por la que todas las mujeres mueren pero él no se aprovecha de ninguna. Sonríe, tiene los ojos claros y el cabello rubio. A Disney no creado un personaje tan perfecto como él en el mundo real.

Brock parecer ser un producto diseñado para vender campañas en Marketing. Todo es pulcro y perfecto. En su cuenta no podrás encontrar una foto que lo tilde de “chico malo”. No hay drogas, ni alcohol, ni … mujeres. Lleva una vida familiar plena a la luz del día y, casi siempre, sin camiseta. Un lienzo perfecto para ser anunciante de alguna marca. Tanto así, que supera el prototipo de lumbersexual desde que Jared Leto apareciera en público con camisas de cuadros y melena de mechas californianas.

 

Sampson and I enjoying a much needed coffee by the pool ☕️ and catching a few rays ☀️ Who's ready for the weekend?

Una foto publicada por Brock O'Hurn (@brockohurn) el

Beard and Bun gang Happy Hump Day!

Una foto publicada por Brock O'Hurn (@brockohurn) el

Made a new friend "Bentley" and we were laughing at how hard he loved to cuddle! Tell me he doesn't love life right now? Haha

Una foto publicada por Brock O'Hurn (@brockohurn) el

En medio de tanta perfección, sin embargo, una pregunta: ¿cómo debe ser la vida real de Brock?