Jalymar Salomon: jugando con tempera