La moto más exclusiva y cara del mundo

Copia casi exacta de la moto utilizada en el Mundial GP, la nueva joya de cada japonesa tiene un precio que la iguala a un Ferrari básico

La moto más exclusiva y cara del mundo

Por Jesús Hurtado

De los circuitos a la calle. La frase no es una exageración, pues corresponde exactamente a la definición de la Honda RC213V-S,  una copia al carbón de la motocicleta ganadora del MotoGP 2014, lo que la convierte en la moto fabricada en serie más potente producida hasta ahora.

Con un nombre que ya habla de cualidades superiores, la nueva integrante del portafolio Honda es también la moto más cara: 180.000 euros (unos 235.000 dólares) es el precio base, seis veces superior a los 30.000 euros que cuestan las motos más exclusivas fabricadas hoy y colocando a esta hermosura a nivel de un Ferrari básico.

El elevado precio se entiende al comprobarse que en su fabricación se utilizan los mismos materiales de la moto de competencia: aluminio de alta calidad, fibra de carbono y metales nobles para semichasis y horquillas; tungsteno para los tornillos; fibra de carbono en el carenado. Además, la fabricación de cada pieza ha sido mecanizada y producida con la máxima precisión, acción que en el caso de los japoneses adquiere una significación especial.

Pero su precio bien lo vale. Musculosa e imponente, la RC213V-S hereda prácticamente todos los elementos de su hermana de competición, entre ellos el potente motor de cuatro cilindros refrigerado por agua que en este caso es capaz de desarrollar 159 caballos de potencia, una fuerza contenida solo para poder recibir la autorización de circular en calle.

HONDA MOTO UB 2

No obstante, a quienes no les importe limitar el uso solo a los circuitos pueden exigir el paquete opcional Race Kit, que con algunas mejoras logra llevar la fuerza a 215 hp, potencia más cercana a los 235 caballos que desarrolla la moto de pistas.

Con un par máximo de 118 Nm A 10.500 revoluciones por minuto, la RC213V-S solo pesa 160 kilos, lo que concede una relación peso-potencia brutal: cada caballo solo debe mover 0,74 kilos (1 caballo por kilo en la versión estándar), por lo que hay que ser un experto para poder maniobrar esta bestia de dos ruedas.

El motor está unido a una caja de cambios de seis velocidades, que aunque sin versatilidad de la caja seamless de la fiera de Mundial, permite una manipulación más que eficiente.

A diferencia del modelo del que deriva, la RC213V-S no incluye los frenos de discos carbocerámicos. En su lugar, Brembo ha desarrollado un mecanismo igual de eficiente pero de discos de acero, con lo cual garantiza la durabilidad del sistema por tiempo casi indefinido.

HONDA MOTO UB 1

Los neumáticos, fabricados con materiales especiales por Bridgestone, son unos RS10 específicamente diseñados para esta moto, con medidas de 190/55 ZR17 para el eje trasero, garantizando el máximo agarre a cualquier velocidad.

Poder sacar al tráfico esta joya obligó a los ingenieros de Honda a incluir algunos elementos esenciales: encendido (por botón), faros delantero y trasero (que son LED), intermitentes, retrovisores, escape con catalizador, un velocímetro y bocina, entre otros.

Por lo demás, la moto es gobernada por los mismos sistemas de su hermana mayor, y conserva la misma apariencia estética del carenado con los colores e insignias de Honda exhibida en los grandes premios de la máxima categoría. Y si se solicita el paquete de carrera, se eliminan todos los elementos externos extra, inclusive los faros.

Construida artesanalmente por cuatro ingenieros dedicados exclusivamente a razón de una unidad a la vez, la exclusividad será otra de la cualidades de esta maravilla de la tecnología japonesa, pues solo se producirán 213 unidades numeradas, de las cuales las dos primeras ya tienen dueños: los campeones de GP Marc Márquez y Dani Pedrosa.