La pick up del futuro: con o sin "escoltas"

Ford-Atlas-Concept12 La propuesta de Ford conjuga la alta tecnología y el diseño para mejorar las prestaciones de un vehículo que en esencia sigue siendo hecho para el trabajo duro Si algo dejó claro Ford Motor en el Salón del Automóvil de Detroit 2013 es su deseo de mantener el dominio del segmento de carga ligera que ha detentado en los últimos 36 años, algo que parece tener garantizado con la Atlas, modelo que definitivamente marca el futuro de las camionetas. Fuerte y definitivamente masculina, la figura de esta pick up resume todo lo que puede pedirse a un vehículo de trabajo, comenzando por esa apariencia de rudeza extrema que le aporta la amplia parrilla de tres tramos, cada uno delimitado por un juego de luces rectangulares que no dan chance a diseños innecesarios. Todo el sistema de alumbrado, incluso el habitáculo y la caja de carga es LED. Detrás del frontal se esconde una de las innovaciones patentadas para la Atlas: unas persianas que se abren o cierran automáticamente según el enfriamiento que requiera el motor, de manera que están completamente abiertas cuando se está en una cola y se pliegan cuando se conduce en autopista para mejorar la aerodinámica. El frontal también cuenta con un alerón desplegable que baja cuando se conduce a alta velocidad a fin de facilitar el flujo de aire en la parte baja, lo que redunda en una menor resistencia al viento y mejora el desplazamiento. El alerón se eleva automáticamente cuando percibe que se conduce en suelos irregulares. Pero aquí no terminan los sistemas retráctiles. Accionadas por baterías que se autorecargan con el movimiento, unas persianas en las ruedas se abren a altas velocidades para mejorar la aerodinámica y se cierran automáticamente para dar la mejor apariencia posible a los grandes neumáticos. Por tratarse de una pick up bastante más alta de lo habitual, la Atlas incluye estribos que se esconden automáticamente cuando se conduce en autopista para disminuir la resistencia. Trabajo duro pero cómodo Como vehículo de trabajo, es lógico que la caja de carga incluya algunas sorpresas como las tomas de corriente de 110 voltios para enchufar equipos eléctricos que se alimentan de las baterías adosadas a la ruedas para no comprometer la energía que mueve a este pequeño camión. Con varios puntos de anclaje en suelo y laterales de la caja, la puerta trasera no solo incluye la funcionalidad de bajar para servir de escalón y facilitar la carga sino que puede extenderse para aumentar la superficie de apoyo de objetos extra largos. Adicionalmente cuenta con rampas de carga ocultas bajo la caja que ayudan a subir equipos rodantes. maquinas-UB-ford El techo también tiene lo suyo: no solo cuenta con puntos de anclaje para carga sino que cuenta con aletas extensibles que amplían la superficie de transporte, y no dudamos que en el futuro puedan ser convertidos en paneles solares que alimenten el sistema eléctrico. Otros dos detalles que facilitarán el trabajo son los sistemas de asistencia de enganche y marcha atrás de tráiler. El primero ayuda a alinear los enganches de la camioneta y el remolque y muestra toda la información en la pantalla central del panel de control; mientras que el segundo programa alinea correctamente el tráiler en maniobras de retroceso. Un sistema de cámaras para visión 360° complementan los elementos que facilitan tanto la conducción como las labores de estacionamiento, al tiempo de avisar de cualquier imprevisto que ponga en riesgo la seguridad de los ocupantes. Aunque es temprano para afirmar qué tipo de motor incluirá la pick up Atlas cuando se producirá comercialmente, es seguro que será un propulsor EcoBoost de próxima generación, lo que significa que será todavía más potente y eficiente que el 2.0 litros de 4 cilindros turbocargado que incluyen los modelos Edge y Explorer actuales, y que desarrollan 240 caballos de potencia y 270 libras/pie de torque. Lo que sí es un hecho es que incluirá el sistema Start-Stop que detiene el motor en las colas, lo que junto un motor más eficiente y los avances en aerodinámica repercuten en reducir hasta en 20% el consumo de combustible de 20%, nada mal para un auto que por sus características demanda mucho más carburante que un familiar convencional; sin olvidar que además reduce hasta en 15% la emisión de CO2.]]>