Michelle Lewin: otra venezolana en Miami

Es venezolana pero vive en Miami y ha saltado a la fama luego de un trabajo fotográfico en Estados Unidos llamado “Black Tape” en donde las modelos solamente llevan “teipe negro” como vestuario. Aquí la tenemos en versión playera, con seco, jugo y contorno

Michelle Lewin: otra venezolana en Miami

-¿Desde hace cuánto tiempo modelas?
He trabajado como modelo desde el año 2009.
 
-¿Por qué decidiste irte de Venezuela?
Primero me fui por el amor. Llegó ese hombre que me atrapó y me quiso mostrar lo grande que es el mundo…  pero siempre que puedo estoy de visita en mi país.
 
-¿En Miami la vida es más sabrosa?
No sé si es mas sabrosa. Soy 100% venezolana y disfruto cada minuto cuando regreso a mi país. Amo a mi Venezuela. Pero a la vez, estoy disfrutando Miami, la tranquilidad y seguridad. Por lo menos en South Beach, donde vivo.
 
-¿Extrañas las playas de Venezuela?
Muchoooo! Prácticamente yo crecí en Chichiriviche. Mis padres me llevaban todos los fines de semanas.
 
-¿Qué es lo que más disfrutas en la playa?
Los atardeceres, el sonido del mar y los mariscos.
 
-¿Cuáles son tus playas favoritas de Venezuela?
Pues… Los Roques sin duda es el paraíso del mundo. Y las playas del estado Falcón y, que te cuento, de mi Choroní o Cuyagua. En fin, nada como las playas de Venezuela
 
-¿Qué hace falta para conquistarte Michelle?
No soy nada fácil… Cada vez exijo más y más. Soy una mujer muy perfeccionista y detallista al máximo. Si me quieres conquistar no me gustan los chistes ni poemas.
 
-¿Qué es lo primero que le ves a un hombre?
El rostro y enseguida sus manos.
 
-¿Cuál es la parte más sexy de tu cuerpo?
Pues, voy al gimnasio por lo menos cinco veces a la semana y he formado mi trasero y piernas muy bien. Al natural señores, es «Made in gym«. El falso se nota de aquí a China, jajaja…
 
-¿Cuál es el venezolano vivo más admirable para ti?
Aquí debería decir algo de algún famoso… pero la más admirable venezolana para mí es una mujer muy luchadora, que sufrió mucho con sus hijos para tener comida en la casa cuando no teníamos nada de plata. Y es interesante como la veo ahora cuando estoy lejos de ella. Es la mujer más fuerte… Y sí, estoy hablando de mi mamá.
 
-¿Cuál es el piropo más recordado por ti?
Uy… me han dicho muchísimos, pero el más destacado de todos fue hace muchos años. Iba camino al colegio y un hombre se me acercó y me dijo «qué ricas téticas para hacerle la montaña rusa». Y lo peor de todo es que mis padres me hicieron con mucho amor, pero no lograron hacerme 100% perfecta. A mí nunca me salieron senitos, eso es lo mas cómico del cuento.
 
-Para los hombres en la playa, prefieres que usen traje de baño o short?
Shorts por favor!
 
-¿Cuáles nuevos proyectos tienes dentro y fuera de Venezuela?
No tengo muchos proyectos dentro de Venezuela. En EEUU he comenzado a competir en fitness, una categoría que se llama bikini. Creo que será muy interesante!
 
-¿Te llama la atención la actuación?
Me encantaría y he estado pensando en hacer cursos y prepararme muy bien. Aunque les confieso algo. Me dan miedo las cámaras, pero creo que pudiera manejarlo
 
-¿Dónde te ves en 10 años?
Todavía en Miami. Pasando los días en uno de estos yates grandotes que veo aquí con helicóptero en el techo, escondiéndome de todos los paparazis, jajaja. Bueno, vamos a ver… No cuesta nada soñar, ¿verdad? Si me preguntas en 10 años, puede ser que tenga una canoa agujereada en el sótano, jajaja.
 
-¿Tu esposo es celoso? Conoce la revista UB
¿Celoso? Para nada. Antes, eso me preocupaba un poco. Pero bueno, yo era la celópata antes, típico venezolana. Pero todo es confianza, ¿no? Yo diría que gracias a él estoy aquí en este mundo. Es un hombre que me ha apoyado en todos mis proyectos, él es mi manager, entrenador y mi mejor amigo.  Y sí, él conoce a UB, se la pasa viendo a esas mujeres bellas que ustedes publican. Cada vez que estamos en Venezuela él va directo al kiosco a comprar la revista.
 ]]>