Morgan Aero 8: Viejo por fuera, potente por dentro

La nueva generación del biplaza deportivo retoma la capota de lona pero incluye un motor de 367 caballos y elementos de alta tecnología

Que su apariencia no los llame a engaño. Podrá tener un aspecto vetusto, pero debajo de su largo capó esconde un potente motor que hace del Morgan Aero 8 todo un superdeportivo con tecnología de punta que nada tiene que envidiarle a sus pares de rancio abolengo en el mercado y diseño futurista.

En su octava generación, el fabricante inglés de autos deportivos Morgan ha puesto un renovado empeño en devolver a su buque insignia un aspecto aún más clásico acorde con los modelos descapotados de principios de siglo pasado, para lo cual ha regresado a la capota de lona, un atributo que el Aero de previas generaciones había perdido en favor del techo de retráctil.

Por lo demás, el Aero 8 conserva su estilacho añejo: cuerpo alargado, capó prominente con una amplia parrilla completa y vertical, faros circulares coronando los altos hombros que describen los muy pronunciados arcos de las ruedas, y un parabrisas bastante bajo que, desafortunadamente, no es abatible.

morgan-2

La visual lateral deja apreciar el inmenso tamaño de las ruedas de 19 pulgadas y esa característica línea que desciende desde el hombro hasta tocar la parte delantera del caucho posterior, justo el punto donde comienza el ensanchamiento de las caderas que culmina en la consabida cola de pato del perfil trasero. Una manilla inusualmente baja es el único detalle que rompe la impoluta superficie de la puerta.

De forma opcional se puede escoger incluir un techo duro, con lo cual el descapotable se trasforma en un sobrio coupé con idénticas cualidades.

La cajuela –que está sí que puede llamarse con su nombre más antiguo- es otro guiño al pasado al recobrar la apertura a la inversa, único detalle que relacionado con los maleteros de antaño, pues el accionar automático nada tiene que ver con los mecanismos convencionales.

 

Potencia pura

Montado sobre un chasis de aluminio y una carrocería enteramente fabricadas en aluminio ligero, el imponente capó esconde el resultado de la alianza de Morgan con la alemana BMW: un robusto motor de 4.8 litros y ocho cilindros en V que entrega nada más y nada menos que 367caballos de potencia y 490 Nm de torque, cifras más que buenas para un auto de 1.180 kilos.

Con tal equipamiento, el auto es capaz de ir de 0 a 100 kilómetros por hora en apenas 4,5 segundos y llevar el velocímetro hasta los 273 km/h; números nada mal para un descapotable de 1.800 kilos.

morgan 4

BMW también es proveedor de las dos cajas de cambio que integra el Aero 8: una manual de seis marchas que se maneja desde una típica palanca con pomo metálico, o automático que se maniobra desde levas en el volante.

Para honrar su promesa de incluir tecnología de punta, Morgan ha pedido a BMW que aporte un nuevo sistema de suspensión regulable de acuerdo con las condiciones del terreno e inéditas barras estabilizadoras, un nuevo diferencial autoblocante, dirección asistida, ABS, control de crucero y nuevas barras estabilizadoras, todo ello con el fin de aumentar la seguridad para los pasajeros.

morgan 3

 

Y como se trata de un auto nada convencional, el lujo es lo que impera en el habitáculo, recubierto por entero en cuero de alta calidad cocido a mano, inserciones en maderas y metales nobles, y todo el buen gusto que los británicos pueden ofrecer. Por primera vez se incluye aire acondicionado, y de forma opcional se puede solicitar una pantalla táctil para manejar el multimedia.

Sin un número determinado de opcionales, la personalización queda a gusto de cada cliente con suficiente solvencia como para desembolsar los 150.000 euros que vale la versión básica.

morgan 5