La marca es Ramón Castro

Pasó de ser un grunge revoltoso, a convertirse en una de las figuras más cotizadas de la industria publicitaria. Niño consentido de los seriados juveniles e inventor del mensaje “sincero y casual” como estrategia de venta. Estrenándose como papá, el conductor del programa “Play” de la Mega Estación se confiesa con UB

La marca es Ramón Castro

El cachete de Ramón Castro mide 10×5 metros cuadrados.
La gigantesca valla publicitaria de Movistar acapara toda la atención de los viajeros a las puertas del aeropuerto internacional de Maiquetía. Ahí, más que los símbolos patrios, los avisos de controles de seguridad o la señalización de los pasajes peatonales, lo que queda claro es que existen tres nuevos planes de telefonía fija y millones de minutos en post/pago.
Y no es cuestión de nosotros, lo mismo sucede a lo largo y ancho de América Latina, al respecto de la masiva publicidad del gigante español de telefonía. Claro que en los aeropuertos de Guayaquil, Concepción o Bogotá, no está la cara de Ramón Castro. La cara de Ramón, está más bien, imantada en el inconsciente colectivo de toda Venezuela. Eso es un hecho.
Hombre-marca, Valla-humana, este venezolano de 35 años, tiene un largo camino recorrido en el medio artístico del país, gallina de huevos de oro para la industria publicitaria, es sin duda también, la más representativa de las personalidades juveniles de un tiempo para acá.
Y es precisamente desde el terreno movedizo de la escena joven que Castro quiso alguna vez incursionar en la vida artística, primero con su banda de rock grunge “Despues de Vieja” – hoy regresa con un nuevo proyecto musical, Jack Bondy – pero también con su afanosa labor en la radio local, como bitácora exquisita de la música y sus protagonistas. Desde ser el maestro de ceremonia de la Fundación Nuevas Bandas, hasta el espacio “Play” que lleva de lunes a viernes a través de 107.3.
Tras su despertar en la televisión venezolana con aquella serie juvenil de RCTV llamada “Hoy te vi”, hasta su último trabajo en esa planta, un magazine llamado “La Pareja Dispareja” junto a Camila Carabal, hemos visto ininterrumpidamente su impoluta imagen en la palestra nacional: cuñas y programas de TV, afiches, vallas y avisos, radio, cine, podcasts y revistas. Y, ciertamente, tal exposición mediática ha traído también su lastre de críticas y señalamientos.
Ramon-Castro-2-UB
 
Hace casi dos años, luego de haber cancelado su inminente compromiso nupcial con la ex “tigrita” Jalimar Salomón, los pasquines de farándula lo pusieron en la mira de su arsenal, aunque eso nunca parece hacer mella en su buena voluntad: “no me molesta que hablen, pero que no inventen vainas”, dice con una cálida serenidad en su conversación. La misma que estuvo presente a lo largo de toda esta entrevista, “he aprendido a tomarme las cosas con calma, antes era muy desenfrenado”.
Habla con la experiencia de más de 15 años siendo referente de la mass media local , incrustado en el imaginario infraestructural del paisaje de las principales ciudades del país y con esa voz que suena tan familiar como la de tu mamá. También lo dice Ramón, sabiéndose participe de una enorme transacción que lo mantiene prendado a un tórrido romance comercial con marcas como Movistar o Pepsi, aún en estos tiempos de gallinas flaquísimas.
Eric Colón: ¿Es verdad que estás podrido en billete?
Ramón Castro:(risas), Bueno quien diga eso que me preste unos reales. Me va bien pero trabajo duro, ahorré durante 6 años para pagar la inicial de un apartamento.
-EC: ¿Te consideras un artista?
-RC: Si, totalmente, creo que nací para esto. Comencé con la música y en verdad nunca pensé que la fama iba a venir por donde vino.
-EC: Pero estudiaste Comunicación Social.
-RC: Porque era lo que había.
-EC: ¿Cómo fue que entraste en la televisión en esos años en que eras más bien rockero?
-RC: A través de Félix Duque, cantante de un grupo que se llamaba Barranco Mix quien también era jefe de casting en RCTV. Ahí me descubrieron Renato Gutiérrez y José Simón Escalona.
-EC: Eres la figura juvenil más emblemática de la publicidad, ¿eso tiene fecha de vencimiento?
-RC: No puedo seguir siendo el niño joven toda la vida, estoy en un proceso de evolución.
-EC: También tu imagen a cambiado un poco, ahora andas de saco, sin piercing, hasta con pelo, ¿te hiciste un tratamiento capilar?
-RC:(Risas). No, nada que ver, créeme que no usé Ervamatin. Uno cambia también, me di cuenta que un saco o una corbata de vez en cuando no tiene nada de malo.
-EC: ¿Qué tal tu contrato con Movistar luego de tanto?
-RC: Pica y se extiende y es una gran alegría pero ahora trabajamos bajo otro formato, los talentos de la marca no estarán en vallas ni avisos, sino en la radio, eventos y otro tipo de actividades. En mi caso, me corresponde todo lo que es la línea de “innovación”.
-EC: ¿Y tú tienes algún tipo de participación corporativa?, ¿algún tipo de poder de decisión?.
-RC: No, pero si se escuchan mis opiniones. Muchas veces, en reuniones estratégicas se toman en cuenta mis ideas. La empresa es muy abierta en ese sentido, yo puedo llamar al dueño y decirle ´señor Juan, ¿qué piensa usted de esto…?´ Igual me pasa con Pepsi, aunque arranqué con ellos este año.
-EC: ¿Qué crees que se combina en tu rostro, en tu tono de voz, que la industria publicitaria lo consideró tan efectivo.
-RC:(risas) Honestamente no tengo la más mínima idea. Creo que la gente “real” como tú o como yo, no abunda en los medios, donde más bien prevalecen los muñecos de cartón y los papeados. Creo que la audiencia hoy en día está buscando que le hablen lo más sinceramente posible.
-EC: ¿Algo así como tu imagen en Movistar?
-RC: Sí. En este tono, como yo hablo contigo.
-EC: Pero también eres muy comedido en tus comentarios, cuidas mucho tu imagen y tienes un aspecto impecable, uno podría decir que eres “políticamente correcto”
-RC: Si. Es que a mí no me gusta hablar mal de nadie.
-EC: Por cierto, ¿tienes alguna posición política?
-RC: Mi posición política es que estoy harto de las injusticias, harto de los robos, harto de los secuestros y de vivir encerrado en cuatro paredes. He votado en todas las elecciones y he aprendido que hay que tener conciencia política.
-EC: ¿Has sido víctima de la polarización?
-RC: Sí, claro. Me han insultado en la calle. Yo soy un oligarca, tú sabes…
-EC: ¿Hace cuanto no te montas en el metro?
-RC: Hace mucho, desde que hicimos una protesta en contra del cierre de RCTV.
Ramon-Castro-3-UB
El lugar y el momento indicado
-EC: Recordamos haberte visto en unas fotos muy románticas alzando una copa de champaña junto a Jalimar Salomón anunciando la fecha de su matrimonio. ¿Qué pasó con eso?,
-RC: La relación no trascendió. Las relaciones son de química y si eso no funciona no hay nada.
-EC: ¿Entonces pasaron de un amor profundo y publicitado, a la nada?
-RC: Si. Así mismo.
-EC: ¿Crees que has tenido suerte en la vida?
-RC: No. Mi papá dice que yo tengo mucha suerte pero siento que lo que he logrado me lo he ganado trabajando. Sin embargo, eso de que debes estar en el momento y el lugar adecuado es totalmente cierto. Uno no sabe lo que le puede esperar a la vuelta de la esquina, además el éxito es relativo y te puede llegar a los veinte pero también a los setenta.
-EC: ¿Quién será tu sucesor?
– RC: Por el momento nadie (risas). Aunque apuesto por un chamo que se llama David Capella, tiene la energía y la actitud, lo he presentado incluso a la gente de Movistar. Yo siempre le digo que no me dé las gracias, que si la pone, lo mato (risas).
-EC: ¿Qué es lo que tiene la mujer criolla?
-RC: Que están “explotáas..”
 
 
 ]]>