Rodrigo Gonsalves: “La única manera de que exista Dios es que exista el diablo”

Rodrigo Gonsalves es el vocalista principal de Viniloversus, guitarrista del grupo Arawato y cuando quiere andar por su cuenta es “Rodrigo Solo”.

Un Latin Grammy, varias nominaciones (incluídas dos este año con Arawato), giras internacionales y 7 discos en los que ha participado se cuentan en el currículo de Rodrigo Gonsalves, una de las mejores voces del rock venezolano. Hacer todo esto en una década no parece posible, pero el rock mueve montañas.

-¿Te dijeron alguna vez que no podrías llegar lejos musicalmente?

-Nunca me dijeron eso, honestamente. Eso está implícito. Creo que hay un mito sobre que la música no va a dar para mantenerse, para subsistir de ella y en mi caso nunca fue la intención vivir de ella. Era sólo producirla y compartirla. Hay que quitarse las expectativas económicas respecto a la música porque eso interrumpe el proceso creativo ya que lo estás haciendo para monetizarlo y eso hace que inherentemente sea algo pobre y con poca alma, al menos así lo veo.

-¿Hay alguna canción que te arrepientes de haber escrito?

-Hay una canción que se llama “Perdón” del primer disco de Viniloversus que no me gusta mucho.

-¿Crees que están bien todos los géneros musicales o hay alguno que no debería existir?

-Soy un poco cínico con este tipo de vainas y cuando me preguntan estas cosas siempre digo que no debería existir el reguetón porque odio el reguetón. Nunca he conectado con ese género, pero hay mucha gente a la que le gusta, así que supongo que el equivocado soy yo. Pero si dependiese de mí, eliminaría al reguetón del universo, no existiría. ¿Sabes que en la película “Yesterday” no existen los cigarrillos? Bueno, lo mismo, pero con el reguetón: un mundo sin reguetón sería mejor. En mi humilde opinión “come gato”.

-¿Cómo fue tu peor desamor?

-Mi peor desamor fue, coño… Yo me terminé casando con la persona que me generó el máximo desamor en un principio: es mi esposa y la madre de mis hijos hoy en día. Al principio de la relación creo que estábamos los dos un poco carajitos y eso nos generaba bastantes conflictos. No sé si desamor, pero fue cuando más he sentido dolor por razones sentimentales. Aun más cachorro todavía tuve una novia, como a los 15, 16, que me dio tremendo guayabo, me dolió el corazoncito, pero después se me pasó. Estaba muy cachorro pa’ andar tan enamorado.

-¿Crees que eres feliz?

-Esto lo respondo con certeza. Creo que soy una persona feliz porque reconozco y asumo que la vida no está llena solo de momentos felices, en el plano general soy feliz porque se que hay momentos malos. La vida no es una línea recta, el pulso va hacia arriba y hacia abajo. Soy feliz porque tengo conciencia de eso. Que lo bueno venga acompañado de lo malo creo que es importante. Entender que vas a sufrir es tremenda herramienta para vivir una vida más feliz. En la vida, el sufrimiento es parte de ella. Representa que estamos vivos.

-¿Hay Dios y hay diablo?

-Creo que la única manera de que exista Dios es que exista el diablo. Creo en la existencia de Dios, pero tengo mi propia versión del asunto, como casi todo el mundo. Para mí representa una dualidad porque, ¿cómo hace uno para conocer la luz si no ha sentido la oscuridad? Lo bueno, lo malo. El diablo es igual de necesario que Dios, de alguna manera. Hay que tener ese contraste para tener una métrica, algo con que medir la vida. Sí creo que definitivamente ambos existen, más allá de la creencia religiosa, creo en las dos entidades como representaciones.

Lo más cercano a la representación de Dios es ese todo que creo que engloba lo blanco y lo negro: el ying-yang. Sin que me quede nada por dentro esta es una de las preguntas más complejas que me han hecho en mi vida.