<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Tom Monasterios es un hijo de su madre

Asegura que el bachillerato venezolano es un proyecto secreto de la CIA para hacernos daño. Se define desde su twitter como un “cuenta cuentos” y aquí lo confirma con un puñado de historias y opiniones tan explosivas e hilarantes como las que ha espetado por radio desde hace casi dos décadas

Tom Monasterios es un hijo de su madre

Por alguna razón, su caja toráxica retumba cuando habla como si tuviera un sistema de amplificación en el ombligo. Parte herencia genética, parte afección vocacional que ha ejercitado desde las cabinas de radio de esta capital desde hace rato.
Comunicador Social de la UCV, también pasó por la TV como guionista e insiste en que este año estrenará su primera película, “El Gayxorcista”, una parodia homo-erótica del clásico de Linda Blair que da miedo hasta imaginársela.
Su participación en el legendario programa “El show de la gente bella” sirvió para que los contenidos radiales alzaran el vuelo hasta la llegada del apartheid cultural impuesto por la Ley Resorte. Y es que Tom tampoco se la pone fácil a los censores de Conatel por ser quizás el padre indiscutible del humor negro y el sarcasmo mal sano –pero siempre inteligente-, que tanto se ha perdido en el dial venezolano. Hoy por hoy, lo que se escucha, entre recitadores de twitter y voces domesticadas – a veces muy edulcoradas- en ese vilipendiado medio radioeléctrico , parece haber perdido el brillo de creatividad desbordante que venía avanzando desde principios de los noventa en las emisoras juveniles.
Fue sin embargo un verdadero alivio volver a escucharlo durante el último año a través de 107.3 fm la mega estación, junto a Falco Antonio y Juliet Pardieu en el espacio llamado “Los hijos de su madre” que estuvo al aire hasta diciembre pasado.
El hecho es que Tom no esta hablando en tu corneta por el momento, entonces tenemos que inventar que hacemos para escuchar sus ideas, que bastante le hacen falta a esta “somatizada” opinión pública. Tenemos que buscarlo, llamarlo por teléfono, seguirlo en las redes sociales y por supuesto darle esta entrevista en UB de consolación- y es que hay que chalequearlo también- hasta que vuelva a descalibrar las ondas hertzianas. Que va a ser pronto.
-EC: Ya no eres un “hijo de tu madre”. Después de la salida de la mega, ¿que andas haciendo con tu vida bastarda?
-TM: Estoy armando un proyecto de cine guerrilla, una comedia en donde soy guionista y director. Se llama el “Gayxorcista” y trata sobre las andanzas de un exorcista de gays.
-EC: Finalmente canalizaste toda tu homofobia en algo productivo…
-TM:(Risas) No, no. Más bien es un canto a la tolerancia. Surge a partir de esa idea absurda que vemos últimamente de gente que cura la homosexualidad con métodos espirituales o psiquiátricos, una cosa descomunalmente risible. Yo estoy sumamente agradecido con la comunidad homosexual mundial porque gracias a ellos, carajos como yo, pueden tener sexo ocasionalmente.
-EC: ¿Pero en la película hablas del marico endémico o del marico universal?, sin ánimos de ofender a nadie con lo de “marico”, por supuesto.
-TM:(Risas) Es el marico en todas sus fases. Porque el marico en Venezuela, por ejemplo en el llano, de donde tengo familia, se decía mucho que marico no es el que coge sino el que se deja coger. Por ejemplo muchos llaneros tampoco saben lo que es la zoofilia pero se sigue practicando en muchos lugares remotos del país. El venezolano tiene unas concepciones muy particulares de su sexualidad.
-EC:¿Y por qué lo llamas un proyecto de cine guerrilla? ¿Salen guerrilleros?
-TM: (Risas). No. La idea es que el proyecto sea autofinanciado porque en el CENAC me batearon la idea que yo, la verdad, creo que es muy buena. Quiero entrenar a estudiantes, nuevos talentos que se formen en la elaboración de la película.
-EC: ¿Y no te ves de nuevo en la mega?
-TM: En un momento nos cansamos del horario, creemos que tenemos el mejor programa de humor que se está haciendo ahorita (risas) y no hubo un acuerdo con la gerencia. Nada malo, yo le agradezco mucho a la radio por haber creído en el proyecto .
-EC: Luego de haber sido protagonista del medio durante tantos años, ¿Cómo ves la radio de ahora?
-TM: Hubo buenos momentos, en particular con la radio juvenil hacia finales de los noventa. Los gerentes se arriesgaban porque había mucha más libertad. Esa franja horaria de las nueve de la noche era para espacios experimentales. En 92.9 estaba no solamente “El show de la gente bella”, sino también Luis Chataing, Erika De La Vega, Macho y No mucho. Fueron buenos tiempos. Hoy en día la censura no permite nada y por eso es normal que los gerentes de las radios se encuentren temerosos de poner nuevos talentos al aire porque no tienen experiencia. El resultado son contenidos muy pacatos. Lo de siempre: censura mata creatividad.
-EC: Ahí los que pagamos somos la audiencia…
-TM: Totalmente. Mira, esto es una hipótesis pero yo creo que está ocurriendo el proceso de imbecilización del venezolano y tiene mucho que ver con nuestro origen. Nos apegamos mucho a la cultura visual, nos gusta ver pero nunca profundizamos en nada, es algo de nuestra naturaleza y lo puedes ver hasta en el arte. Alguien me decía que en Soto o en Cruz- Diez, no existe ningún juicio de valor, es una vaina divertida para el ojo, que se ve chévere pues.
-EC:¿Padecemos de “cheverismo” entonces?
-TM: Exactamente. Lo ves cuando la obra de Arturo Uslar Pietri o Ibsen Martínez ha recibido menos centímetraje de prensa que lo que lleva Diosa Canales hasta el momento. (Risas).
 
tom3
El más feo del show
-EC: Salvando las distancias, porque definitivamente, no es tu caso. ¿Venezuela es el único lugar del mundo donde se requiere ser bonito para estar en radio?
-TM:(Risas) Sabes que hubo un momento en que un gerente, que no voy a nombrar, se le ocurrió la fabulosa idea de meter misses y modelos en la radio, pero al final eso se cayó por su propio peso. Para estar en radio hay que hablar guevonadas y si no tienes nada en la cabeza, entonces no puedes decir nada.
Tom hace un paréntesis y toma aire.
“Lo que pasa es que aquí no está pasando nada creativo…- agarra aire- yo hago un llamado a las universidades para que se pregunten qué coño es lo que está saliendo de las escuelas de comunicación social de este país…(risas)…!no está pasando nada!, porque la mayoría se están yendo. No los oigo. No los veo. No los leo.
-EC: Pero siempre es lo mismo. Fíjate que por ejemplo la llamada “generación boba” ahora son ministros y ocupan altos cargos en el gobierno,¿Qué vendríamos a ser nosotros entonces?
-TM: Qué bueno que recuerdas lo de la generación boba porque eso fue algo que acuñó el mismísimo Dr. Edmundo Chirinos, ¿y dónde está Chirinos ahora?
-EC: Parece que tranquilamente en su casa, porque lo sacaron de Yare. (Risas).
-TM: Lo importante es que hay que decir que la generación de nuestros padres – la de Chirinos- son los culpables. La cagaron, porque mira el desastre de país que nos entregaron y el desastre de sistema educativo que nos dieron….yo sigo creyendo que el bachillerato venezolano es un proyecto secreto de la CIA para jodernos a todos, porque esa vaina en verdad que no sirve para nada. (risas).
-EC:¿Pero tan mal estamos?
-TM: Aquí hace falta educar al pueblo severamente. Nosotros tenemos un peo muy grande en la cabeza, nos gusta la justicia social con Blackberry. Por ahí tú ves a Rosines, en esa foto que salió, con ese poco de dólares y piensas , cómo se explica que la descendencia del padre de esta supuesta revolución socialista tenga los mismo valores que cualquier niñita escuálida. Ser venezolano se ha convertido en una adición chimba. Hay que crear una especie de federación de venezolanos anónimos porque a nosotros nos sigue definiendo la corrupción, la sabrosura, que somos los que tiramos basura, que somos una mierda pues.
-EC:¿Qué hubiera pasado en Venezuela si Lilian Tintori se convierte en primera dama?
-TM:(Risas) Coye vale, yo no quisiera meterme con ella porque por lo menos es más divertida de ver en pantalla que Chávez.
-EC:¿Quién es la locutora más sexy de la radio?
-TM: Bueno a mí me gusta mucho Juliette Pardau. Mi esposa una vez que me dijo que yo lo único que quería era acostarme con Juliette y le tuve que decir que sí pero que ella igual nunca iba a aceptar (risas).
-EC: En el ámbito sexual, ¿Crees que ahora las mujeres se están comportando como hombres?
-TM:¡Coño sí!. La mujer venezolana siempre ha sido una come- viáticos. Esa que tu vez en el juego de pelota y no le importa un coño el beisbol sino que está echándole el ojo a cualquier pelotero, así esté banqueado. Y es que para la mujer venezolana, el pelotero se ha convertido en un referente sexual…y no hay peor padre que un pelotero (risas).
-EC:¿Se va seguir yendo la gente joven de este país?
-TM: No lo sabemos. Lo que pasa es que Venezuela es como una mujer que esta buenísima que todo el mundo la quiere poseer pero nadie se quiere quedar con ella y además como que tiene Alzheimer, porque se le olvida todo.
-EC: ¿Hace falta un gayxorcista en La Asamblea Nacional?
-TM:(Risas) No. Ahí lo que hace falta es sentido común y menos hambre, porque cuando llegan al cargo lo que hacen es comer 6 veces al día (risas).
 
 
 
 
 
 ]]>