<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Un huracán expresivo llamado Natalia Román

Desde temprana edad Natalia Román -sí, la hermana de Marisa- ha sobresalido en el mundo de las artes. Tanto en teatro como en cine se ha creado un nombre junto a reconocidos artistas como Indira Páez y Diego Rísquez. El año pasado estrenó su canción "Andar" en Spotify y prepara un show de música y comedia

Un huracán expresivo llamado Natalia Román

Una periodista puertorriqueña llamada Paquita Berio y una doctora de nombre Isabela son algunos de los personajes que Natalia Román ha interpretado a lo largo de su carrera como actriz y cantante. El año pasado estrenó su tema Andar en Spotify y su comedia teatral «Relatos», la cual continuará presentando. En su canal de YouTube «Nati Roman», se pueden disfrutar algunas de sus canciones e interpretaciones. Y en curadas.com, su personaje ScarleTT Bombón brinda divertidísimos consejos para pasar esta cuarentena de la mejor manera posible.

La joven venezolana de ascendencia argentina fue encaminada por sus padres en el sendero de las artes. Todos en su familia son amantes de la música, los conciertos, los museos y los espectáculos. Es hermana de la actriz Marisa Román y ellas lo tienen claro: “El arte siempre ha sido una forma de comunicar cómo vemos el mundo. En estos días de cuarentena ha sido mi mejor aliado, puesto que me ha ayudado a conectar para crear”.

En 2015 incursionó en el cine junto a directores de renombre como Diego Rísquez, con “El Malquerido”, y Edgar Rocca, con “El peor hombre del mundo”. Desde entonces ha formado parte de los largometrajes “Yo, mi ex y sus secuestradores”, de Javiera Fombona, “Bendito pecado”, de Marianela Aguilera, y “Así es la química”, de Mohamed Alcaldi.

A lo largo de su carrera en el séptimo arte, Natalia obtuvo el galardón a mejor actriz de reparto en los Premios Algo de Cine con “El peor hombre del mundo” en 2017 y el Narrative Short en el United Latino Film Festival Award 2018 con su interpretación en “Bendito pecado”.

Además de su recorrido en la pantalla grande, el teatro ha sido segundo hogar desde que comenzó su formación a temprana edad. “Estar sobre las tablas es su gran pasión, ya sea actuando, cantando o bailando”, así se describe su emoción por este arte en el sitio web de la actriz. Ha sido parte de importantes producciones como “Crónicas desquiciadas” de Indira Páez, “La novicia rebelde” de Vicente Albarracín, “Godspell” de Armando Álvarez, “El hombre de La Mancha” de Djamil Jassir e Iraida Tapias y “Secretos de camerino” de Juan Carlos Gardíe, entre otras.

También la mueve una gran pasión por la música, lo que la ha llevado a cantar durante más de una década con diferentes agrupaciones musicales bajo su nombre artístico: Nati Román. La mayoría de sus canciones las ha grabado con la productora audiovisual Chocolate Music, donde trabaja como profesora de canto y vocal coach.

-¿Existe para ti una interrelación entre la danza, el canto y la actuación?

-Por mi formación, desde muy pequeña consideré el arte de cantar, bailar y actuar como disciplinas que se pueden integrar. Son distintas y siempre hay una en la que necesites más horas de estudio que en otra, por supuesto. Por ello, estudiar cada una por separado y luego trabajar en su integración es fascinante. En Caracas me formé con varios maestros, y luego pasé a formar parte de la Escuela de Teatro Musical de Caracas, que posee una excelente propuesta de integración.

-¿Cómo ha sido tu experiencia en el mundo del teatro?

-Tanto en el Colegio Santiago de León de Caracas y en la Universidad Metropolitana, formé parte de los grupos de teatro mientras complementaba mis estudios con clases extracurriculares de danza, yoga y música. A la par cantaba, animaba eventos y trabajaba en producciones venezolanas de teatro como “El Hombre de la Mancha” y “Crónicas desquiciadas”.

Cuando hago un recuento de todo lo que he logrado hasta ahora, me siento muy agradecida. Cada obra de teatro en la que he participado ha sido enriquecedora y fascinante. Todo se va sumando para que sea un mejor ser humano, porque la cultura y el arte, a mi parecer, te despierta esa sensibilidad social que todos podemos desarrollar. Con esto me refiero a la capacidad de observar al otro, ver sus necesidades, identificarlas y ser empático para el bien común.

Natalia Román

-¿Cómo es tu proceso para interpretar a los personajes?

-Como actriz busco investigar, leer, formarme, ir al teatro, adquirir herramientas y observar. Los personajes que interpreto se nutren de una u otra manera de todo esto.
Antes de entrar a escena es de suma importancia estar preparada. Para concentrarme en el papel que desarrollaré, me visto, maquillo, caliento cuerpo y voz. Esto devendrá en estar relajada y presente en escena.

La fluidez es el resultado de meses de ensayos durante el proceso creativo. Lo que le da forma e identidad al personaje es mi actuación y el trabajo de todo el equipo de producción. Por eso, durante las funciones, enfoco mi energía en la obra y busco cuidarme al máximo para poder dar lo mejor de mí al público.

Saber darle un cierre es saludable, y hay distintas maneras de finalizar el entrenamiento actoral. Meditar es una manera de hacerlo. La respiración me ha llevado a lugares maravillosos de bienestar.

-¿Sientes que hay alguna diferencia entre trabajar en el cine y en el teatro?

-Ser actriz de cine es un reto fascinante ya que mi formación es principalmente en teatro. He tenido excelentes compañeros de trabajo, además de directores inolvidables como Diego Rísquez.

Hay varias diferencias entre el cine y el teatro. Una de ellas es el manejo del cuerpo, la voz y las emociones. El cine es un poco más sutil, por describirlo de alguna manera. La voz y el cuerpo comunican desde un lugar intimista, mientras que en el teatro buscan magnificarse para una audiencia en vivo. En este último el actor tiene una línea emocional continua: así se equivoque, la obra prosigue. Por el contrario, en el cine no se graba en orden escénico, por lo que no hay continuidad emocional para el actor.

-¿Qué técnicas utilizas para meterte en el personaje?

-En mi trabajo y entrenamiento actoral, lo primero que hago cuando estoy frente a un libreto es leerlo, casi siempre en voz alta, para escuchar al personaje. Luego indago en la identidad del mismo: qué busca, cómo se relaciona, cuáles son sus obstáculos, qué hace, qué quiere, cuál es la época en la que se desarrolla la historia.

Todo esto me va dando pistas para situarme en un contexto que me genera sensaciones, emociones, ideas para encontrar y escoger un camino. Muchas veces complemento mi búsqueda con música, ejercicios corporales, y si es un personaje de otro país o región, busco un coach vocal. Durante el proceso creativo pueden aparecer nuevas propuestas, ideas o enfoques, y eso es lo más emocionante de mi trabajo, porque el arte está siempre vivo: se modifica y te modifica.

-¿Hay algún personaje que sientas que te marcó?

-Todos los personajes que he interpretado me han revelado y enseñado algo importante. Por ejemplo, en “El Malquerido” hice el papel de Paquita, una periodista puertorriqueña de los años 70, pareja de Felipe Pirela. Para ello tuve un coach de acento puertorriqueño antes y durante la filmación. También viajé a San Juan, caminé por las calles donde creció Paquita y pasee por el lugar donde conoció al bolerista de América.

Tuve una buena preparación del personaje y una excelente comunicación con Diego Rísquez, además de vestuario y maquillaje impecable, de la época y un equipo de producción profesional, lo que me hizo sentir cómoda para la interpretación. Esta experiencia me llevó a enamorarme del cine.

Natalia Román

-¿Cómo fue trabajar con un director como Diego Rísquez?

-Diego Rísquez fue un genio con el que tuve la dicha de trabajar. Un ser humano extraordinario y un gran exponente del cine venezolano. En la película, “El Malquerido”, siempre tuvo muy claro lo que quería en cada escena. Cuidaba los detalles como nadie, era respetuoso y profesional con todo el equipo, teníamos una excelente comunicación para llegar a donde él quería que el personaje estuviera. Fue una experiencia inolvidable. Lo recordaré siempre.

-¿Te marcó el haber ganado el United Latino Film Festival y los Premios Algo de cine?

-En el United Latino Film Festival ganamos el Narrative Short con el corto “Bendito Pecado”. Recuerdo que estábamos muy contentos, tanto mi compañero Marco Alcalá, como la directora que nos informó sobre el galardón. No estuvimos presentes ya que este festival se celebró en Chicago y teníamos compromisos en Caracas.

En Algo de cine obtuve el premio a mejor actriz por mi personaje Isabella, en la película “El peor hombre del mundo”. Para mí fue un honor formar parte del buen cine venezolano y darnos a conocer internacionalmente. Con esta cinta y “El Malquerido”, fui a Buenos Aires a presentarlas en FECIVE, un festival que se celebró en el Centro Cultural San Martin en junio de 2018. Me conmovió el tener la oportunidad de representar a mi país con dos películas que el público disfrutó enormemente.
Obtener reconocimientos por mis trabajos realizados ha sido satisfactorio, ya que detrás de cada personaje hay estudio y horas de entrenamiento. Creo que el mérito lo obtenemos por lo que conlleva ganarlo, no por el premio en sí.

-¿Hay algún director o dramaturgo con quien te gustaría trabajar

-Me encantaría trabajar con Almodóvar. Desde hace mucho tiempo sigo su carrera: “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, “La mala educación”, “Todo sobre mi madre” y su última película, “Dolor y gloria”. Estas son algunas de las cintas que más me gustaron de él. Disfruto su cine desenfadado, que profundiza en las relaciones humanas, la soledad, la familia, con sentido del humor, inclusivo, que plantea la diversidad de género y que tiene identidad. En definitiva, creo que es un extraordinario director que sabe sacar lo mejor de sus actores.

-¿Tienes algún proyecto o meta a futuro en el mundo de la música?

-Actualmente me preparo para las nuevas fechas de mi concierto teatral en el que he estado trabajando por muchos años y estrené felizmente el 18 de diciembre de 2019 junto a una banda de músicos maravillosos. En esta pieza interpreto al personaje central de la historia, quien cuenta sus relatos a través de la música, el baile y la actuación. La pieza y la música son de mi autoría, dirigida por mi coach de actuación Belinda Lozada, apoyada en los momentos de comedia por el comediante Rey Veccionache. La pieza es en vivo y lleva de nombre «Relatos». Dura cincuenta minutos.
En esta obra interpreto cinco de mis temas: Aterrizar, Amar, Apagón, Automercado y Andar. En el canal de YouTube Nati Roman está el vídeo que hice en Buenos Aires de este tema promocional.

-¿Hay algún artista que te haya inspirado?

-Me inspira particularmente la música de cantautor. Si me voy a las raíces, crecí escuchando a Silvio Rodríguez, Serrat y Soda Stereo. Me identifico con las letras de Drexler, me encanta la música de Fito, así como la que se encuentra en otros idiomas: en francés como Camille, en inglés como Ella Fitzgerald y la música brasileña de Djavan. Me identifico con la voz de Andrea Echeverri, de Aterciopelados.

-¿Cómo nació tu personaje ScarleTT Bombón?

-ScarleTT Bombón nació gracias a mis guionistas de la emisora Difusión Latina, cuando trabajaba en No tan serio como locutora. Me escribieron este personaje inteligente, picarón y divertido que se llama ScarleTT Bombón, una enfermera colombiana que trabaja en un consultorio médico. Ella recibe a los pacientes del doctor Husband mientras brinda muy buenos consejos sobre temas de salud y educación sexual para adultos en clave de humor.

Mientras leía los guiones surgió el acento colombiano, sus modismos y las risas de la elocuente señorita pasión. Ambas guionistas me dieron la oportunidad de continuar su desarrollo fuera del espacio radial. ScarleTT ha crecido mucho como personaje y ahora lo escribo, actúo y grabo para el portal web curadas.com.

-Aparte de las artes, ¿qué otras cosas haces o te gustaría hacer?

-Hace muchos años tomé la decisión de investigar sobre los beneficios de tener una vida saludable. Ejercitándome a diario y poniendo en práctica una alimentación balanceada, tuve la idea de mi emprendimiento @lanatinola. Empecé haciendo mi propia granola y ahora contribuyo con la salud y bienestar de otros. @lanatinola tiene como visión poder brindarle al consumidor lo que él quiera y pueda consumir. Ofrezco una base de avena y semillas seleccionadas, endulzadas solo con miel orgánica. A esta base se le puede agregar los adicionales que gustes. Se pide online por Instagram y se entrega delivery.

Mi proceso de cambiar hábitos alimenticios ha sido hermoso. No me he quitado comidas, escucho a mi cuerpo y soy consciente de lo que me hace daño.