<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Un militar y dos estudiantes: los rostros de los asesinados el 19 de abril

Dos balazos en la cabeza mataron este miércoles 19 de abril a dos jóvenes civiles que se encontraban en concentraciones pacíficas convocadas por la oposición en Caracas y San Cristóbal. En la noche, un sargento de la Guardia Nacional también fue asesinado, cuando con sus compañeros de armas enfrentaba un protesta violenta en San Antonio de Los Altos, en las afueras de la capital.

Un militar y dos estudiantes: los rostros de los asesinados el 19 de abril

Tres asesinatos en una jornada. El 19 de abril dio lugar a la «madre de todas las marchas», convocada por la oposición contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, y a la «operación antigolpe» del chavismo.

Estos son algunos detalles de la vida personal de estos tres venezolanos caídos en medio de la turbulencia política:

Carlos José Moreno

 

Carlos José, de 17 años de edad, fue asesinado de un balazo en la cabeza en la concentración opositora en la Plaza La Estrella de San Bernardino, en el norte de Caracas. De acuerdo con declaraciones de su madre, Ana Moreno, el muchacho no formaba parte de la protesta, sino que se dirigía a jugar fútbol con algunos amigos de la zona.

Aproximadamente a las 10:30 am, un grupo de hombres a bordo de motocicletas, encapuchados, rodeó la concentración y disparó varias veces al aire para intentar dispersar a los manifestantes. No se ha determinado de dónde provino el proyectil que le dio en la parte frontal de la cabeza al muchacho. La diputada Gaby Arellano lo subió a una moto y lo trasladaron al hospital de Clínicas Caracas, donde falleció en el quirófano.

Carlos José se graduó de bachiller en 2016 en el Colegio San Francisco de Sales, en Sarría, y formó parte de grupo juvenil de la parroquia María Auxiliadora, donde fue animador de planes vacacionales.

Era literalmente un terremoto, inquieto, alegre, tremendo, muy tremendo, convivió en nuestra parroquia, formó parte del oratorio”, escribió Myriam Altuve, amiga del muchacho, en una sentida carta que publicó en su página de Facebook.

El joven estudiaba primer semestre de Economía en la Universidad Central de Venezuela. Este sábado 22 de abril habría cumplido 18 años.

Paola Ramírez Gómez

 

Otro impacto de bala en la cabeza. Paola Ramírez, de 24 años de edad, también murió de un tiro en la frente durante una protesta en San Cristóbal, estado Táchira, que estaba siendo reprimida por cuerpos de seguridad y civiles armados.

La joven era estudiante de la Universidad Católica Andrés Bello. La mañana del 19 de abril había ido a una entrevista de trabajo y al salir había ido a la manifestación a encontrarse con su hermano. Pocas horas antes de morir, había posteado una foto en su página de Facebook. Vestía la misma y una gorra don los colores de la bandera de Venezuela. Decía que estaba «entusiasmada».

«#Lista» «#Saliendo 19A», había escrito.

Según testigos, a las 2:45 pm un grupo de aproximadamente 30 motorizados encapuchados atacó a los opositores y uno la agredió a quemarropa. Inmediatamente cayó.

Niumar San Clemente Barrios

 

Un joven efectivo de la Guardia Nacional fue la tercera víctima de la jornada de protestas del 19 de abril.

Un hombre le disparó, cuando custodiaba la zona de San Antonio de los Altos en el estado Miranda.

Era sargento segundo de la Guardia Nacional Bolivariana. Tenía 28 años de edad y era padre de un bebé de meses.

 

 

El derrame de crudo en Morrocoy se originó en la refinería El Palito

Mientras organismos oficiales aseguran que realizan trabajos para la remoción del hidrocarburo vertido al mar, ambientalistas, moradores de las zonas afectadas y especialistas en la materia, lamentan el impacto que este nuevo episodio tendrá en la zona costera de Falcón. Y han logrado determinar el origen de la fuga. ¿Se investigará para establecer responsabilidades?

La Sirenita no es una historia tan bonita

Bueno, se me callan que voy a contar la verdadera historia de La Sirenita y terminar de arruinarle las infancias… Belén Ayala revisa, analiza y malandrea los relatos infantiles, de princesas y príncipes, de hadas y ogros y hasta de brujas malas. Aquí no se salva nadie: haga silencio y pase