<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Un sacerdote bendice con una pistola de agua para mantener las distancias

También los religiosos han tenido que ser creativos en estos tiempos de coronavirus. Las fotos publicadas en las redes sociales por la Iglesia de San Ambrosio muestran al reverendo Timothy Pelc, con mascarilla y guantes, disparando agua contra la ventana de un automóvil.

Un sacerdote bendice con una pistola de agua para mantener las distancias

Un sacerdote católico romano en la ciudad de Detroit bendice a sus feligreses usando una pistola de agua con agua bendita en un intento por mantener el distanciamiento social durante la pandemia de coronavirus.

Las fotos publicadas en las redes sociales por la Iglesia de San Ambrosio muestran al reverendo Timothy Pelc, con mascarilla y guantes, disparando agua contra la ventana de un automóvil.

La repentina popularidad de Internet fue una grata sorpresa para Pelc, de 70 años, quien lleva 30 años en la parroquia en Detroit y se enorgullece de tener una «mente bastante loca y una congregación bastante receptiva».

«La idea original era hacer algo por los niños de la parroquia», dijo Pelc a BuzzFeed News. «Estaban listos para tener una Pascua diferente de todas las anteriores, así que pensé, ¿qué podemos hacer para mantener todos los protocolos de distanciamiento social?».

Las fotos del sacerdote en la iglesia en Grosse Pointe Park fueron tomadas en Pascua, pero se hicieron virales estos días dando lugar a memes de todo tipo. Uno muestra al sacerdote de 70 años en medio de los fuegos del infierno dirigiendo la pistola de agua a figuras como demonios.

Por su parte, Pelch señaló a BuzzFeed News que estaba un poco preocupado acerca de cómo podría reaccionar el Vaticano, sin embargo, asegura que «todavía no he escuchado nada».

Este artículo fue publicado originalmente en The Objective.

Sobre el arte y su potencial como agente de cambio

La creación artística contemporánea abrió nuevos cauces a la relación entre la obra y el espectador, desacralizando el secular vínculo entre una y otro. La crítica de arte venezolana Mariana Silva retoma esta reflexión a propósito de un acto que resignifica un conjunto de objetos utilitariamente adscritos a la esfera represiva del poder, para dotarlos de una inusitada valoración estética y simbólica