<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Un solo pasaje entre Guarenas y Caracas cuesta un tercio del salario mínimo mensual

La tarifa es de 500 mil bolívares, solo de ida. Una persona que viva en Guarenas y trabaje en Caracas debe pagar 20 millones de bolívares al mes. Los transportistas aseguran que la tarifa debería ser "un dólar"

Un solo pasaje entre Guarenas y Caracas cuesta un tercio del salario mínimo mensual

500 mil bolívares, más de un tercio del salario mínimo mensual en Venezuela, es lo que cuesta un pasaje entre la cercana población de Guarenas y Caracas. Si la persona trabaja en Caracas y vive en Guarenas, algo usual pues se trata de una ciudad dormitorio a una media hora de la capital, debe pagar un millón de bolívares de ida y vuelta cada día. Eso son 5 millones por semana, si trabaja de lunes a viernes. 20 millones al mes.

No es difícil deducir que, para muchos, es más barato estar desempleado que gastar más del sueldo en el pago del transporte.

Hoy 11 de enero comenzó la primera semana de flexibilización del 2020 y, de inmediato, golpea la ya vapuleada economía del venezolano que debe trasladarse de las comunidades periféricas a la capital.

La mayoría de quienes viven en Guarenas y Guatire usan el transporte público para irse a su trabajo. Y este acto tan simple en otros países, se convierte en un obstáculo insalvable por muchas razones: las costosas tarifas, la escasez de unidades y la falta de dinero en efectivo para pagar, porque no hay punto de pago electrónico.

pasaje

La dolarización del transporte público

Sin un plan gubernamental formal, la economía venezolana ya se dolarizó por completo. Eso comenzó a cambiar todo, incluso la dinámica de traslado entre ciudades.

El pasaje para subir de Guatire o Guarenas cuesta 500 mil bolívares. Ese precio está desde la última semana de diciembre por lo que es probable que suba pronto. Las principales líneas de transporte entre esas ciudades y Caracas son Conductores Unidos y Buenaventura. Ambas aseguran que el alza de las tarifas dependerá de los saltos que dé el precio del dólar.

Un calvario sobre ruedas

Rosa Blanco es una de esas personas que prefirió renunciar a su trabajo a gastarse todo su sueldo en transporte. Trabajaba en un banco, y debía ir y venir de lunes a viernes, todos los días. «Pedí cambio a la sucursal de Guatire y no pudieron dármelo. Decidí no desgastarme más y renuncié», cuenta.

Ahora hace postres por encargo en su casa y los vende. Sigue yendo a Caracas, pero mucho menos, solo un día de cada semana flexible, para comprar insumos.

«Aunque voy a Caracas una vez cada 15 días, pagar el pasaje sigue siendo un dolor de cabeza. Sobre todo por el tema del dinero en efectivo, que es muy difícil de conseguir», comenta.

Yusmery Galindo vive en Guarenas. Sube a diario a Caracas. Cada día paga entre 1.400.000 y 1.500.000 en pasaje porque, además del autobús que enlaza a las dos ciudades, tiene que tomar otros transportes para poder llegar a su casa.

«Se me van 35 dólares cada mes solo en pago de transporte público. Y yo gano 150 dólares. Es mucho dinero lo que se gasta en movilización. Y si pagas con un billete de dólar, porque se te acabaron los bolívares, los autobuses quieren darte el vuelto a mucha menor tasa de la debida. Entonces, el usuario sale perdiendo más», comenta.

Dice que lo único positivo que le ve a la situación es que ahora, por la pandemia, sube menos gente a Caracas por lo que las filas son menos largas y puede ir más cómoda.

«Mínimo, un dólar»

Los transportistas justifican el incremento de sus costos. Afirman que los 500 mil bolívares que cobran de tarifa da pérdidas debido a todo lo que deben invertir en la unidad de transporte.

Manuel Giménez, de Conductores Unidos, dice: «Tengo casi 20 años como chofer de autobús. Primero fui «avance» (persona que maneja una unidad ajena y le entrega al dueño un monto diario acordado) y luego compré una Encava (marca de los autobusetes más usados). Hasta hace 15 años tú podías trabajarle a otro, entregabas al dueño su dinero y te quedabas con el resto. Era manejable porque te alcanzaba para comprar lo que necesitara el autobús y vivir. Ya no es así», asegura.

Los «avances» se han quedado sin trabajo porque los dueños ahora prefieren manejar sus autobuses, porque ya no hay ganancias.

«Lo que genera un autobús da para un día. Hay que pagarle al colector y guardar para un fondo de mantenimiento. Prácticamente no hay ganancias. Cada 10 mil kilómetros, por ejemplo se debe cambiar el aceite. Los repuestos se pagan en dólares. Algo súper costoso y que se gasta mucho son los cauchos. Cobrar 500 mil bolívares es pérdida. Mínimo debería ser un dólar», complementa.

guarenas

Sabe que buscar dinero en efectivo se le hace complicado a los usuarios. Aunque la solución podría ser la tarjeta digital que se creó con ese fin, lamentablemente no es así. Algunos transportistas carecen del sistema para cobrarla y muchos usuarios no la tienen.

Para el día de hoy, la tasa cambiaria es 1.519.000 bolívares por dólar, más que el salario mínimo mensual que Nicolás Maduro fijó en 1.400.000.

Los que sí están cobrando el dólar íntegro son los que prestan el servicio de transporte Caracas-Charallave, que incluye también a los Valles del Tuy. Son ciudades dormitorio pertenecientes al estado Miranda, al igual que Guarenas y Guatire, pero más alejada. Los usuarios ya se han quejado del costo del servicio.

Pedro Hinojosa trabaja en una ferretería en Caracas y viene diariamente desde los Valles del Tuy. «Ahora es terrible. El tren que viene desde Charallave en las mañanas y en las noches es un colapso total. Hay mucha gente. Prácticamente todos los días veo trifulcas y desorden. No hay espacio. Por eso trato de pagar el dólar y venir en autobús. Es difícil conseguir el billete pero prefiero buscar y cambiarlo a pagar en bolívares, porque cobran más».

Aunque recibe sueldo básico, es decir, menos de un dólar al mes, Pedro gana comisión por lo que vende en la ferretería. Eso le permite enfrentar gastos como el del transporte que, para él, son 10 dólares semanales.

Editado por Giuliana Chiappe

Cómo cruzar entre Colombia y Venezuela por el Orinoco

Este es el testimonio de una mujer que emprendió el retorno a Venezuela por la "trocha fluvial" del Amazonas para reencontrarse con su hijo de ocho años el día de Navidad de 2020. Los puestos de frontera entre los dos países permanecen cerrados en prevención al coronavirus. Así, esta madre tuvo que armarse de valor para cruzar una zona selvática, rodeada de cientos de kilómetros de agua y donde el tránsito de personas también puede ser un negocio. Escribe Rocío Sulbarán/El Estímulo