<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Un video de Irene Saez para pensar en el futuro del diseño industrial

El Banco Consolidado produjo una serie de videos institucionales emitidos por televisión en los que Irene Sáez hablaba sobre la importancia del aporte de la juventud para el futuro. Uno de los videos fue sobre el diseño industrial, que en Instagram produjo muchos "likes", los comentarios de una de sus protagonistas y la reflexión de un diseñador industrial especializado en negocios

Por allá en 1987, el Banco Consolidado produjo una serie de videos institucionales emitidos por televisión en los que Irene Sáez hablaba sobre la importancia del aporte de la juventud para el futuro. Uno de los videos fue sobre el diseño industrial, que en Instagram produjo muchos «likes», los comentarios de una de sus protagonistas y la reflexión de un diseñador industrial especializado en negocios sobre el estado de esa disciplina en nuestro país.

El año 1983 marcó Venezuela para bien y para mal. Tan temprano como en febrero se suscitó el «viernes negro» que cambió la hoja de ruta económica del país, lo cual no fue óbice para que también fuera momento de inaugurar mega proyectos en el marco de celebración del bicentenario del natalicio de Simón Bolívar: la línea 1 del Metro de Caracas inició su operación al público, la realización de los Juegos Panamericanos estimuló la inversión en infraestructura deportiva y el teatro Teresa Carreño fue inaugurado. En dicho contexto surgió una noticia mucho más modesta, pero que impactó la educación, como lo fue la apertura del Instituto de Diseño Caracas (IDC), segunda escuela relevante después de la Neumann.

Fueron dos jóvenes que estudiaron diseño en Italia quienes fundaron el IDC: Freddy Balza y Carlos Márquez. Entre las menciones que ofrecían -y aún ofrecen-, está diseño industrial.

Irene Sáez y el diseño industrial

En julio de este año, en el Instagram de @disenoenvenezuela se reprodujo un video posteado por @irene_saezconde para promover el diseño industrial como una profesión necesaria para el futuro de Venezuela. Enseguida recibió decenas de «me gusta».

Se trata de un video institucional del Banco Consolidado, entidad de la que nuestra segunda Miss Universo fue imagen. El corto fue emitido por televisión y mostraba a tres jovenes dibujando y armando objetos, mientras que Irene Sáez aseguraba que «El propósito es desarrollar un diseño propio con la utilización de materiales venezolanos, de esta manera comenzaremos a crear nuestra propia tecnología».

Al tiempo se manifestó una de las «jóvenes presentes en el video», María Margarita Vernet, quien señaló que grabó junto a sus compañeros Héctor Sanzana y Arianne Vanrel mientras cursaban el último semestre de la carrera en el Instituto de Diseño Caracas y que las piezas que allí se mostraron eran sus entregas académicas. «Me causó alegría verlo, porque nunca lo grabé y me encantó poder compartirlo con mis hijos. Que vieran mis trabajos de escuela», confesó Vernet.

Primera promoción

El trío formó parte de la primera cohorte de diseñadores industriales graduados del IDC en 1987. La mención se ha mantenido abierta hasta el presente.

Al preguntarle a Vernet sobre por qué decidió estudiar diseño industrial, contó que «siempre quise producir algo, desde niña. Digo algo, porque no me importara lo que fuera, hacía objetos y los vendía. Cuando supe de la Bauhaus en bachillerato, creí que era algo que sólo pasaba lejos de Venezuela».

Como en el país se contrataban pocos diseñadores industriales, María Margarita produjo por cuenta propia. Creó y gerenció una empresa que llevaba su apellido -Vernet Marketing-, con la que produjo estuches y bolsos.

Al tiempo bajó la santamaría y se radicó en Miami, Estados Unidos, donde en 2014 abrió un restaurante de comida casera venezolana: La Casserola

Pese a que vive en el extranjero y que no está ejerciendo como diseñadora industrial, María Margarita Vernet considera que «ahora es mucho más difícil producir lo que sea en Venezuela, pero eso también ayuda a desarrollar nuevas opciones, a ser más creativo. Puede ayudar la globalización, porque puedes vender en muchos más sitios que Venezuela».

El futuro del diseño industrial en Venezuela

El video que Irene Sáez extrajo del baúl de recuerdos sirve para propiciar la reflexión sobre qué ha ocurrido con el diseño industrial en el país. Sobre este tema que parece para muchos una causa perdida, indica Axel González, egresado del IDC: «Desde sus inicios el diseño industrial en Venezuela ha estado atrapado en un limbo entre lo formal e informal por la creación de proyectos y conceptos muy futuristas que terminan siendo distantes a nuestra realidad e impiden una aplicación tangible en nuestra sociedad».

Además, prosigue el especialista, «se puede leer en la historia venezolana que las mejores intenciones de sus promotores se han diluido en el tiempo debido a la falta de políticas gubernamentales para fomentar una visión a largo plazo de algo tan necesario para la industria nacional. Sin embargo, la crisis económica actual dio lugar al fenómeno del emprendimiento que abre la posibilidad de que tal vez el diseño industrial no se instale en Venezuela a través del formato de antes, porque más bien todo parece apuntar a que las carreras cortas y los cursos acerca de conocimientos específicos como el design thinking, finanzas, negocios y personal branding marcarán una nueva etapa en la educación, donde el diseño industrial podrá ser protagonista en una nueva dinámica de producción de soluciones para un mercado tan ambiguo y especial como el venezolano».

Considera Axel González que el diseño industrial tiene las siguientes aplicaciones:

Diseño de Productos: Los diseñadores industriales tienen la capacidad de proyectar la idea de negocio del cliente en forma de dibujo, pero no se deje engañar, ese “dibujo” tiene una cantidad de información que tal vez no aprecie a simple vista. Los procesos de manufactura (cómo se hace) y el trabajo que debe solucionar (la función) son, entre muchas razones lo que hace que un diseñador de productos pueda asistirlo en la creación de su nueva idea.

Diseño de Interfaz de Usuario: Es un área dominada por diseñadores industriales, donde la manera de pensar de estos profesionales trabaja junto a programadores, diseñadores gráficos, ingenieros de sistema, entre otros, para lograr aplicaciones en dispositivos o terminales para usuarios, es decir, para teléfonos, computadores y tabletas. Este tipo de trabajo parece ser intangible, pero su resultado es totalmente medible y podrá apreciar muchos ejemplos en su teléfono inteligente. Solo cuando nos encontramos ante una interfaz molesta o complicada de usar, nos damos cuenta del valor que tienen estos profesionales; una mala interfaz puede arruinar un emprendimiento o incluso un negocio establecido.

Design Thinking: Los emprendedores también contratan a diseñadores para generar innovación en productos y servicios. El método conocido como Design Thinking es otra herramienta típica de los diseñadores industriales, a pesar de ser un proceso multidisciplinario en donde se convocan varios profesionales para un determinado proyecto; es decir, puede encontrar un psicólogo, un agricultor, una maestra de preescolar, o un astronauta; todo depende de qué proyecto esté realizando, pero lo más probable es que sean liderados por un diseñador para aplicar el método de Pensamiento de Diseño y encontrar la soluciones innovadoras. En Venezuela los diseñadores apenas están comenzando a enterarse e interesarse por el Design Thinking.

El mercado de las pulgas de Maracaibo es foco de coronavirus

Venezuela reportó 111 casos de COVID-19 en las últimas 24 horas, 73 en retornados de Colombia. Según Maduro, el presidente de ese país, Iván Duque, dio la orden de contaminar los autobuses en los que regresan. De los 18 casos comunitarios detectados en las últimas 24 horas, 9 son de Maracaibo. Seis de ellos son del Mercado de las Pulgas