Una conversación sin rodeos entre Carmen Victoria Pérez y Pedro Padilla

Comentarios, réplicas y cotilleos entre dos o más personas dentro de una conversación intrascendente, chismes y habladurías. Así se suele definir a la expresión "dimes y diretes"; sin embargo, Carmen Victoria Pérez y Pedro Padilla se estrenan con un programa que le da la vuelta al enunciado para mostrar dos caras de los hilos noticiosos que recorren el mundo.  La Romántica 88.9 se refresca con una de las flacas más experimentadas de la televisión venezolana y un curtido hombre de espectáculos de 3pm a 5pm.

«D
imes y Miretes» es un programa donde los locutores hacen literalmente lo que les da la gana, o por lo menos así lo afirma Pedro Padilla, quien atestigua el lujo y privilegio que significa el hecho de que cualquier noticia sea dicha, hecha o reseñada por Carmen Victoria.  “Tener a una mujer tan experimentada, tan culta y tan profesional que se pueda pasear por la noticia porque tiene tantas historias maravillosas, hace que la información tenga una visión muy particular», sostiene.
– «Eso es embuste» , bromea La Flaca. Entrenada en el Miss Venezuela y aprendiz de Renny Ottolina, Carmen Victoria es tan auténtica como se puede pedir.  “Yo lo que soy es una gran cuenta cuentos. Hay un tiempo de vida en el que tienes muchos cuentos que contar , y valga la redundancia yo lo que tengo es eso”.
El programa transcurre con la naturaleza de lo familiar, entre cuentos, chismes de pasillo, noticias del día a día, susurros prohibidos y consejos entre cortes comerciales.
-Ni se te ocurra empatarte con el dueño de la empresa- le suelta Carmen a Pedro
-Salúdame a Eladio- contesta este con complicidad
-Esta cara no aguanta durante mucho tiempo así que aprovechen los lentes de sol- le recuerda la locutora a nuestra fotógrafa
-¿Vas a echar el cuento del que compartía contigo la cama?- ríe Pedro
El cuento es este:
-Yo tenía un hermano, un amigo gay, mi gran compañero de fiestas, un extraordinario maquillador. Cuando llegábamos de las fiestas y cocteles fabulosos de la Caracas de los años 80 yo tenía una cama de 2×2 y el dormía al otro extremo, yo le decía que porqué dormía tan lejos, como si yo le fuera a lanzar encima una pierna, la que voy a perder el tiempo soy yo. El se moría de la risa.
CarmenVictoria_FabiolaFerrero-1
En «Mires y Diretes» los puntos de vista se unen para descartar cualquier libreto o patrón editorial. Cuando a este par le ofrecieron trabajar juntos no lo pensaron dos veces.  La animadora, que se compara con El Observador Creole por la vigilancia que le pone a su alrededor, ratifica a Pedro como «un señor muy serio en su trabajo, responsable y disciplinado con una característica esencial para trabajar en un medio de comunicación: la ética profesional».
Con estos edulcorantes el tiempo compartido carece de egos y pretensiones. «Refrescarse la vida y regalarse un buen comentario», así define Pedro el nuevo programa de La Romántica, al tiempo que Carmen Victoria afirma:
«Yo estoy aquí ya para divertirme no para hacerme un nombre, ya estoy bastante realizada por una sola razón: he hecho lo que amo y con lo que tengo una gran pasión. Encontré el camino muy bien encontrado».
Pedro Padilla cuenta con 22 años de experiencia en los medios. Sus herramientas, la pantalla de televisión y micrófono en mano, son las mismas con las que Carmen Victoria lleva 54 años cabalgando. En este momento el micrófono es su utilería predilecta. Ambos vienen de esa televisión intensa e incansable de 24 horas, de la Radio Caracas de producciones en donde de seis de la mañana a seis de la mañana del día siguiente se trabajaba sin parar. Cuatro horas de descanso era todo lo que podían mendigar.
CarmenVictoria_FabiolaFerrero-2
La radio y la animación ya han pasado por Carmen Victoria o ella ha pasado por estas, de todas formas agradece no haber tomado el camino de la actuación, porque se considera pésima actriz. «Me decidí por la animación porque me di cuenta que soy muy mala actriz, una actriz que no se sabe desdoblar no es buena actriz. Un día me vino a besar un actor y casi lo mato , no me gusta esa vaina, yo me beso con el que yo quiera» se defiende.
«Yo  de la radio ya tengo aprendida que no hay arma más letal y peligrosa que un micrófono en vivo. Este es el medio de comunicación más perfecto que existe , es la verdadera universidad del comunicador social. Lo que está pasando hoy mañana no sería igual, todos los días son distintos, como la vida», recuerda.
CarmenVictoria_FabiolaFerrero-4]]>