<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

"Unsolved Mysteries": la serie que no debes ver de noche y sin compañía

La producción de Netflix sobre casos sin resolver retoma el concepto de décadas pasadas, con capítulos que dejan con la boca abierta al espectador

"Unsolved Mysteries": la serie que no debes ver de noche y sin compañía

El «true crime» es prácticamente un género que ha encontrado en los servicios de streaming un nido calentito para florecer. Desde que se estrenó «Making a Murderer» (2015), las historias sobre asesinatos, convictos y juicios manipulados, han triplicado su presencia en Netflix.

Los casos recientes de Jeffrey Epstein («Jeffrey Epstein: Filthy Rich«) y las atletas de Estados Unidos («Athlete A»), muestran un refinamiento en el fondo y la forma, pero siguen apuntado a un público habido de crímenes, conspiraciones y nuevas revelaciones policiales.

Por supuesto que el género precede a los servicios de streaming. Ahora que volvió RCTV, por ejemplo, podemos ver de nuevo el inolvidable «Archivo Criminal», programa que presentó títulos tan sutiles como «El monstruo de la Vega», «El descuartizador de Barquisimeto» o «Masacre de El Cementerio».

En Estados Unidos, desde 1987 existe «Unsolved Mysteries», serie  creada por John Cosgrove y Terry Dunn Meurer. Fue conducida por diferentes presentadores, el más famoso y más querido fue Robert Stack, quien murió en 2003. NBC (1988-1997), CBS (1997- 1999), Lifetime (2001-2002) y Spike TV (2008-2010) fueron los hogares. Ahora, diez años después, llega Netfix para resucitarla.

«Unsolved Mysteries» de Netflix es menos cursi (no hay dramatizaciones noveleras) y amarillista (sin platillos voladores recreados) que sus versiones anteriores, lo cual le resta emoción. Pero es mucho más elegante, probablemente por la presencia de Shawn Levy («Stranger Things») en la producción.

Además, la serie tiene un pequeño giro en su enfoque. Antes no se afincaban tanto en dirigir la acusación hacia una persona o institución. En su nueva etapa, los directores no te muestran el perro, pero sí los dientes, la colita y hasta el nombre en la plaquita del can. Que eso no sea suficiente para las autoridades que investigan los casos, es otra cosa.

La primera temporada en el servicio de streaming consta de 6 episodios. Muy buenos todos. Sin embargo, «House of Terror» (tercero) y Berkshires UFO (quinto) son los que dejan un sabor raro en la garganta. Después de verlos te preguntas tantas cosas sobre la naturaleza del ser humano y el universo, que aconsejamos verlos en compañía y mantenerla hasta la mañana siguiente para no sufrir de insomnio.

Es probable que esa falta de recreaciones y una puesta en escena mucho más sobria, genere en algunos espectadores una sensación de frialdad cuando terminen de verla. No debemos olvidar, sin embargo, que estamos en otros tiempos y que Netflix no es cualquier servicio. Los que busquen una serie más novelada, aún pueden optar por los programas de Investigation Discovery, como «Abuelas asesinas» y «Madrastras peligrosas».

La buena noticia es que «Unsolved Mysteries» no termina allí. Netflix prometió que pronto llegarán 6 episodios más, que incluyen fantasmas y otras historias sobrenaturales. Yo me froto las manos, pues ya contagié a un grupo de amigos, con los que discutimos cada ángulo que los casos ofrecen. De hecho, recordamos que en la cuadra en la que nos criamos, vivió una persona con gran parecido a un asesino que podría estar prófugo y que, según algunos, podría vivir en Latinoamérica.

Y eso es lo mejor de estas series, que convierten a los espectadores en detectives. En tiempos de confinamiento, ponerte la gabardina como lo hacía el gran Robert Stack, es una genial opción para ocupar el tiempo.